dilluns, 6 de desembre de 2010

Millor prevenir que curar

Per Vicent Simón Pérez,
estudiant de Disseny Curricular de l'EF

Tot va ocórrer el passat dimarts, dia 23 de Novembre del 2010, a les dos menys quart de la vesprada. Com ja s’ha esmentat en diverses fonts d’aquell dia (El País, 20 minutos, Terra noticias), els fets van esdevenir-se al pati de l’institut d’educació secundària de Vilamarxant. Un alumne de quart d’ESO d’aquest mateix centre jugava a bàsquet amb els seus amics, quan va decidir penjar-se del cèrcol de la cistella. A causa del mal estat, no sols de la pròpia cistella, també dels cargols que la subjectaven al terra, va cedir i es va desplomar damunt del xic. L’accident va acabar en tragèdia: el jove va morir al mateix lloc del succés, ben poc van poder fer els serveis d’emergència que van acudir a ajudar-lo.

La Generalitat Valenciana, sent fidel a la seva política, ha pres cartes en l’assumpte una volta ocorreguda la desgràcia, com sovint sol passar. Però en aquest cas les mesures emprades han anat massa lluny, així que analitzem-les una a una. La Conselleria d’Educació, arran l’accident, pretén l’elaboració d’una nova normativa específica sobre instal·lacions amb elements esportius als centres escolars. Aquesta nova iniciativa inclou l’obligació de revisar de forma periòdica els materials esportius. Un altra mida, dins d’aquesta normativa, serà la realització d’una campanya de sensibilització dirigida als alumnes, que tindrà per objectiu l’ús responsable i segur de cistelles, porteries i altres elements esportius.

Fins ací les mesures que podrien tenir cabuda dins la lògica de qualsevol cervell mitjanament desenvolupat. La tragèdia ve quan la Generalitat Valenciana, actuant des de la Conselleria d’Educació, en un nou manifest de la seva pròpia incompetència, envia una circular a tots els centres públics del País Valencià, prohibint l’ús de cistelles de bàsquet i porteries de futbol, fins que un tècnic especialista revise tant el seu estat com el seu ancoratge, sense especificar el temps que pot transcórrer fins que açò ocórrega.

Aquesta prohibició no sols es redueix a la utilització d’aquests materials en situacions com l’esplai, també s’estén, com era d’esperar, a les classes d’Educació Física. Una mesura que més bé sembla presa per un grup d’Australopitecs sorgits de les entranyes de l’Àfrica Central, en lloc de polítics responsables i amb sentit comú, doncs podeu imaginar la situació caòtica que, a dia d’avui, pot suposar l’aplicació d’aquesta prohibició destrellatada en centres on el bàsquet és un dels esports claus en la programació didàctica. Diverses fonts asseguren que aquesta nova situació dramàtica afecta a més de 2.000 col·legis i instituts públics (Levante, El Mundo). Sense anar molt lluny, i per exposar una situació real, l’institut d’educació secundaria on realitze les pràctiques de l’assignatura de Practicum, només disposa d’un camp de voleibol, sense comptar els quatre camps de bàsquet. Aquest últim esport té un gran protagonisme en el segon cicle de l’ESO, així com als dos anys de batxillerat, arribant a ocupar fins a dos trimestres de l’any escolar. Però tot açò queda capgirat amb la nova circular promulgada pel senyor Alejandro Font de Mora Turón (aquell conseller que pretenia donar xinés als centres educatius, o l’assignatura d'Educació per a la Ciutadania en anglès).

Arran d’aquests esdeveniments, em venen al cap gran quantitat de preguntes: És necessari que passen aquests tipus de terribles accidents, com el del jove de Vilamarxant, perquè aquests ‘polítics’ reaccionen? Si per desgràcia un dia mor un alumne, pel fet que li caiga damunt la pissarra de l’aula, prohibirien impartir qualsevol assignatura que implique estar en aquest espai? Fins quan durarà la iniciativa de revisar periòdicament tots els materials esportius? Quant temps passarà perquè els professors d’Educació Física puguen tornar a utilitzar les instal·lacions necessàries per dur a terme la seua assignatura? Què faran tots aquells professors que tinguen el bàsquet com a matèria clau dins de les seves programacions? Segueix sent l’Educació Física una assignatura ‘maria’ i sense importància dins del currículum escolar, que tot i ser greument ‘violada’ per una mesura com la de Conselleria d’Educació, els seus professors són incapaços de manifestar-se al respecte? El responsable directe d’aquest terrible accident, com es la mort d’un ser humà, no hauria de ser aquell que disposa del poder per decidir què fer amb els diners dels ciutadans, invertint-los en millorar i mantenir les instal·lacions esportives escolars públiques, en lloc de desviar aquests fons a centres concertats i privats, a esdeveniments per a masses com la Fórmula 1, l’America’s Cup o la rebuda del Papa a València?

...I és que ja ho va dir un savi, millor prevenir que curar.

13 comentaris:

Toni ha dit...

Com bé dius, és un fet ben desagradable i que ningú dessitgem. Per desgràcia no és el primer, recorde també una mort a un centre educatiu fa uns cinc o sis anys per la caiguda d'una porteria de futbet.
La reacció de la Conselleria pot ser encertada, el que caldrà vore és quanta part té de messura per a llavar-se la cara i quan part hi ha de messura efectiva. Tot sona molt bé si en cosa d'una setmana o dues un tècnic passa pel centre i revisa les instal·lacions i dóna el vist i plau o proposa millores que es duen a terme en pocs dies i a més amb facilitat i a càrreg de la Conselleria. Tot açò serà segurament un somni. Les normatives de seguretat, prevenció de riscos laborals i totes eixes que proposen garanties són aplicades de portes a fora de l'administració. El país Valencià està farcit de centres en greus mancances relacionades amb la seguretat: portes i escales d'emergència, accesos per a discapacitats, per nomenar alguns. Els centres nous solen estar adaptats, però són molt pocs, els antics són molt més nombrosos i funcionen com poden. Els barracons també són molts i sempre acompanyats de condicions patètiques. I així fins que passen estes coses lamentables que fan pendre decisions amb arrancada de cavall i parada de burro. I és que per tal d'actualitzar totes eixes mancances fa falta tenir informació de primera mà del que són les necessitats dels centres i invertir mots diners que no van a impressionar la societat per tant no proporcionaran la tan buscada rendibilitat política.

Jordi ha dit...

Jordi Sanjuán Vañó

En primer lloc, dir que aquest títol es molt significatiu del que parles en el post i reflecteix de manera clara el que vols transmetre.
Des afortunadament, com diu el nostre company Toni, el que exposes en aquest post es més habitual del que deuria ser. I dic açò perquè jo també he viscut una experiència similar en primera persona sent jo monitor de l'escola esportiva d'estiu a Banyeres de Mariola, encara que afortunadament amb final feliç.
Al pavelló on fèiem activitat física hi havien dos porteries les quals no estaven ben amarrades al terra. Un dia fent una activitat de psicomotricitat vaig nombrar un nombre que coincidia en anar a trucar un dels postes d'una porteria, i, va haver gent que es va penjar de la xarxa fent caure la porteria cap a davant colpejant a una xiqueta en el cap. Gràcies que jo estava a prop i vaig agafar la porteria per a que no li caiguera damunt i la cosa va quedar sols en un bony al cap i un gran esglai per part dels monitors, que si li arriba a passar alguna cosa se'ns cau el pèl. La situació va ser dramàtica per moments perquè la xiqueta va caure al terra i no parlava però era de la por del moment, ja que al minut ens deia que li feia mal el cap però que estava be. Li vam posar gel i va seguir fent activitat física com si res. Poc després va vindre el pare de la xiqueta i li ho vam comentar i com es normal es va espantar i ens va exigir que parlarem en el responsable de l'escola i que es fera càrrec de que al dia següent l'ajuntament amarrara be les porteries per a que no tornara a passar un succés així. Al dia següent hi havia un tècnic a primera hora arreglant la porteria.
Açò no deuria passar en cap centre escolar ni esportiu. Però desgraciadament passa, i molt a menut, per no dedicar un mínim d'inversió per part del Govern en evitar desgràcies d'aquest tipus.
Com comentes tu al post 25.000 escolars van iniciar el curs passat en 1300 barracons. Açò es imperdonable en un país desenvolupat on en teoria es lluita per una educació de qualitat i una nivell de sanitat alt. Els alumnes que es formen en aquests "centres educatius" estudien en pitjors condicions que on han passat les desgràcies que ací estem nomenant. Per això els polítics deurien de posar-se mans a l'obra en mides eficients i funcionals que donen seguretat a l'alumnat i al professorat d'educació física igual que els ho concedeixen als altres professors amb nous elements tecnològics com ara els projectors o les pantalles gegants per a donar classes. I no en mides absurdes i sense sentit que facen més difícil si cap la funció del professor d'educació física.

Jose Vte. ha dit...

En primer lloc m'agradaria comentar el acord total amb les opinions mostrades tant al propi post com als comentaris fets a aquest. Considere igual que vosaltres que hi ha més accidents dels que deuria haver causats pel mal estat de les instal·lacions on desenvolupen aquestes activitats (ja que no deuria haver-ne cap per aquest motiu). També compartisc la vostra opinió sobre les mesures presses per la Conselleria. Aquesta és parcialment adequada i per tant parcialment inadequada, i el problema està en que allò que té d'inadequada o té pel mal fer dels "grans pensadors" que han de donar les solucions i no per la dificultat del problema.

Crec que no cal aprofundir més en la poca cura que es té en el manteniment de les instal·lacions esportives d'alguns centres escolars públics i per tant la poca inversió, mentre que al mateix temps s'estan fent nombrosos malbarataments en coses que ni van ni venen... Per tant, voldria centrar-me en un altre aspecte, sense ànim d'atacar a Vicent, simplement per tal de fer constar una reflexió: tan pocs recursos tenim (o tenen els professors actuals) com per a patir tant per no poder utilitzar les cistelles i les porteries de la seua instal·lació? Al post es dóna molta importància, o almenys així ho entenc jo, al fet de quedar prohibida la utilització d'aquests materials fins a una revisió que no es sap quan arribarà, i per tant a la repercusió que aquesta situació té sobre les classes d'educació física, fet que considere que no hauria ni esmentar-se davant de la desgràcia succedida.


Realment confie en que els professors de les nostres generacions serem capaços de centrar-nos en la problemàtica de que ha mort un xiquet a causa del mal estat de les instal·lacions i del material, de lluitar fermament per la millora d'aquesta situació, i de deixar en un últim plànol el fet de no poder utilitzar les cistelles i les porteries a les nostres classes, i sinó tenim porteries ni cistelles doncs altres coses utilitzarem, sense problema (això sí, sense deixar de reclamar la revisió d'aquest material per tal d'utilitzar-lo tan prompte com ens vinga en gana).

Sevillevich ha dit...

Pues sinceramente, creo que la decisión fue correctamente adoptada. Casos de estos, han ocurrido desde hace muchos años. Sin ir más lejos, conozco a una persona que a los 8 años le cayó una portería en la cabeza. Lo típico, te cuelgas del larguero y ¡¡zas!!, menos mal que puso la mano, aunque sus más de 60 puntos los lleva en la cabeza. Lo que pasa que este caso se ha sobredimensionado, cosa que me alegro, y ha desencadenado para que surjan reacciones como las que apuntas en tu segundo párrafo.

Pero yendo un poco más lejos, pienso que cualquier docente que imparte la asignatura de Educación Física debería revisar el estado de los materiales que va a utilizar en sus clases, con el fin de detectar posibles daños o que la vida útil de ciertos elementos ya ha vencido. Y ojo, no digo que la culpa la tenga el profesor/es de este instituto. Sino que si se hubiera realizado dicha acción, a lo mejor, se podría haber detectado algún fallo en la instalación. Y digo, a lo mejor, porque también cabe la posibilidad de que se haya hecho y de que no se detectara nada. Y ya no sólo el profesor de la asignatura, sino el director del centro debe tener la total seguridad de que las instalaciones del centro que el rige están en estado óptimo. Aunque también es verdad, que puede ser, que el tipo de canastas de este centro no estuvieran preparadas para que se ‘machaque’ en ellas. De ahí la necesidad de concienciar a los alumnos de la utilización correcta de los materiales e instalaciones escolares.

Y, por último, quería reafirmar lo apuntado por José Vicente. Cualquier profesor de Educación Física debe de tener los recursos necesarios para poder impartir sus clases si en un determinado momento, no puede disponer de algún tipo de elemento, en este caso, canastas. O es que ahora me vais a decir que nadie conoce la palabra juego modificado…


Sevilla Monsalve, Joaquín Gil

Pepe Pons ha dit...

Coincido hasta cierto punto con la opinión anterior de Joaquín Gil Sevilla que dice que la decisión adoptada fue correcta… y digo hasta cierto punto porque como bien dice el título del post: “más vale prevenir que curar”.
No debería ser necesario que sucedan estos casos tan desagradables para que se empiece a tomar medidas. Viendo los comentarios hechos hasta el momento en el post e incluyéndome personalmente, todos conocemos situaciones en las que debido al mal estado de las instalaciones o algunos elementos se ha puesto en peligro la integridad de los usuarios y no han alcanzado la magnitud el caso que comenta Vicent Simón, sin embargo a sido necesario que suceda para que se empiecen a tomar medidas que se deberían de haber tomado antes de empezar a utilizar dichos espacios.
Personalmente creo que La Generalitat por medio del personal responsable del centro debería ser quien asegurara periódicamente que las instalaciones se encuentran en perfecto estado y cuentan con las medidas de seguridad apropiadas. Así pues el docente de E. Física debería ser el encargado de revisar el estado de las instalaciones y el material que va a utilizar, y en caso de que alguno este en mal estado, se lo comunicara a la dirección del centro para que se tomaran las medidas pertinentes. De esta forma el estado de las instalaciones y materiales siempre estaría en buenas condiciones para su uso, y en caso contrario repararlo en el periodo de tiempo más breve posible.
Centrándome en el trágico caso de la canasta, estas deben estar preparadas para cualquier tipo de acción del deporte. Digo esto porque la acción del “machaque” no debería alterar la posición de la canasta, bien sea anclándola al suelo o colocando un contrapeso en la parte posterior en caso de ser móvil para que no se desplace o caiga.
Por último, es verdad que cualquier profesor de Educación Física debe de tener los recursos necesarios para poder impartir sus clases si en un determinado momento, no puede disponer de algún tipo de elemento, pero esto no quita a que por dejadez se tenga que prescindir de estos elementos.

Josep Segarra ha dit...

La veritat es que no m'havia assabentat d'aquesta terrible notícia, i es d'extranyar que aquests succesos no ocorreixquen més sovint en les escoles i centres de secundària, ja que en un gran nombre d'ells l'estat dels materials esportius és depriment i denunciable.

Al meu poble tenim la sort de que han construit l'institut recentment, farà uns 6 anys, i els materials i les instal.lacions esportives estàn perfectament noves i cuidades. Però abans tant les classes com les instal.lacions esportives i els seus materials estaven en les últimes, amb els ferros de les canastes rovellats, al igual que les porteries, el paviment estava tot destrossat i més coses que podría dir.

Actualment en aquestes pèsimes condicions es troba l'escola del meu poble, on treballa la meua mare. No para de dir que les instal.lacions i el material esta fet una ruina, però clar, ni l'ajuntament té diners ara ni cap altra institució està per la labor d'arreglar els desperfectes, comprar nou material esportiu, etc.

Així és com s'escomença la tragèdia, primer la paguen els professors i els xiquets aprenent i donant classes amb uns materials tercer mundistes, però bé tots hem viscut alguna vegada eixes condicions i igualment hem creixcut i aprés el que haviem d'apendre. Però sempre arrivarà un moment on de veritat algú la pagarà, com li ha ocorregut a aquest jove de Vilamarxant, i llavors serà quan tots se'n penediràn i voldràn solucionar els danys, però com sempre serà massa tard.

Per finalitzar amb aquest comentari sols vull recoltzar el que ha dit el meu company Vicent en aquest post, i es que hi han coses més importants en les que gastar-se els diners en comptes de fer-ho organitzat xorrades com la Fórmula 1 i l'America's cup. Amb eixos diners jo crec que es podrien renovar alguns dels materials esportius de moltes escoles de la Comunitat Valenciana, i previndre molts accidents.

Julio Espí ha dit...

Inicialmente quería destacar el acertado titulo del documento y con la claridad que ha descrito los lamentables hechos acaecidos en Villamarchante por el compañero Vicent Simón.
De normal en la gran mayoría de los centros los materiales son deficientes, de mala calidad y viejos o desgastados, para mejorar esto, considero que se debería revisar con más frecuencia el estado de estos,el único modo que se me ocurre es dándole más responsabilidades a los docentes de la asignatura de educación física, diseñando algún dispositivo para que el docente sea más activo en esta tarea, por ejemplo mandando un correo trimestral a La Generalitat haciendo un inventario, describiendo el estado de cada uno de los materiales, así como los estropeados, rotos, deteriorados o que necesitan ser cambiados.
Por mi experiencia en el instituto, decir que las medidas adoptadas, al estar el patio repleto de canastas y de porterías, han sido que se les ha imposibilitado la opción de pisar el patio. De esta forma, al haber varios grupos de educación física impartiendo clases a la vez, un grupo está en el gimnasio (de dimensiones muy reducidas, donde cabe muy justo un grupo) y los otros grupos deben de desarrollar como pueden las actividades en unos soportales que son un peligro, ya que en mitad de estos están las escaleras que suben al bar y cada dos por tres los alumnos sufren tropiezos y caídas. Nadie en el instituto saben cuánto tardarán en hacer la revisión pertinente de las instalaciones del instituto por que como todo el mundo sabe estas cosas de la generalitat van muy despacio y los profesores están alarmados porque les trastocan sus evaluaciones y su metodología de impartir las clases, de hecho dentro del claustro realizaron una reunión para debatir como podían subsanar esta situación.
Por esta razón me huno con mi compañero al acertado titulo del documento, más vale prevenir que curar, por todo lo descrito anteriormente.


Julio Espí

Marcos Ortuño ha dit...

En un principio y de acuerdo con algunos de mis compañeros, me gustaría decir que la decisión que se toma sería la correcta si se hubiera tomado en el momento adecuado de forma que ahora no estaríamos en esta situación. Lo que quiero decir, apoyando a mis compañeros, es que no es necesario que ocurran este tipo de accidentes para que nos demos cuenta de que hace falta revisar el material deportivo de forma periódica. Pienso que esa normativa debería de haberse impuesto desde un principio de forma que se hubieran evitado gran cantidad de desgracias. El prohibir en este momento el uso de dichos materiales es un grave problema para la asignatura de educación física que tal y como comenta Vicent, muchos profesores tienen incluido en su programación el baloncesto y sin las canastas va a dificultar en gran mayoría su práctica. Pienso como otros de mis compañeros que la decisión está mal tomada, pero el problema se reduciría ,si en el momento en el que se toma la decisión de no utilizar dicho material hasta que sea revisado, enviar al instante o lo antes posible un técnico que revise las instalaciones para que puedan utilizarse lo antes posible y a partir de ese momento realizar una revisión periódica que no se suspenda jamás. Pienso que al igual que se es tan fácil tomar una decisión causando una serie de problemas que no deberían surgir, también debería de tenerse en cuenta dichos problemas y dar soluciones rápidas y precisas con la ayuda conveniente para solucionar el problema con la mayor brevedad posible.
Mas vale prevenir que curar, nunca mejor dicho pero hay que hacerlo desde un primer momento y no desde que ha habido alguna desgracia.

b2-09-obesitat ha dit...

Estoy totalmente de acuerdo en que vale mas prevenir que curar pero tanto en las escuelas como en las carreteras, como en todo en esta sociedad solo ha dineros para lo que les conviene a los políticos. Para las necesidades de la sociedad, para arreglar los problemas que surgen, para eso no hay dinero. Pero para especular, robar, y lucrarse ellos con concesiones etc, hay de sobra.

Yo también he tenido experiencias como mis compañeros de "casi tragedias", pero no voy a entrar a hablar de eso ni de si las canastas son imprescindibles, o si los profesores tenemos recursos etc, porque ese no es, a mi parecer el tema principal.

El tema prioritario es el de porque no se solucionan y arreglan los problemas hasta que no suceden desgracias. Y como muy bien decía una viñeta en EL PAÍS, que no recuerdo ahora su autoria,
"-¿tan difícil es solucionar el problema?
-uyyy!! dificilísimo!!! Hay que querer."

jose1054 ha dit...

Parece mentira que tengan que ocurrir unos hechos semejantes para que se tomen este tipo de medidas, que como de costumbre ahora mismo llegan tarde. No se puede esperar a que sucedan hechos como la muerte de un joven en el patio de un colegio para decidir que hay que revisar el material de las instalaciones. Desde mi punto de vista todo este tipo de materiales deberían de ser revisados cada un cierto tiempo y cuidados con la máxima garantía, pero no solo las canastas y porterías si no cualquier material que se utilice en la asignatura. Sobre la medida que toman de que no se usen las porterías y canastas hasta que sean supervisadas, dudo mucho que esa norma se vaya a cumplir en los institutos, y dudo porque la mayoría de patios de institutos están compuestos de eso, de porterías y canastas ¿qué van a hacer los alumnos durante el recreo? Estar sentados en un banco sin poder jugar, muchos de ellos esperan esa ansiada hora del patio para hacer lo que más les gusta, jugar a futbol o a baloncesto. En el instituto donde yo realizo las practicas se ha tomado una medida un poco diferente, lo que si se ha hecho( aunque lo tenían que a ver hecho mucho antes) es revisar todas las porterías y canastas, además de introducirles anclajes mucho más fuertes y renovarlos para evitar lo sucedido en Villamarxante, esta medida se ha tomado lo más rápidamente posible y ha sido supervisado por la persona de mantenimiento que hay en el instituto, a partir de ahí los alumnos pueden utilizar el material que nos encontramos en el patio.
Como dice el compañero anterior hay que querer y después actuar!!
JOSE RAMON RODRIGUEZ SANCHEZ

Vicente Amposta Ros ha dit...

Primeramente felicitar a Vicent por realizar un post de actualidad y donde a todos nosotros nos afecta de una manera directa o indirecta, por el simple hecho de que hacemos utilización de material deportivo frecuentemente. Cuando dicha noticia sale en los informativos me pregunto, ¿es necesario que suceda un accidente de estas consecuencias para que se tome medidas? ¿Quién es el culpable?

Como bien apunta Marcos, la Consellería hubiese actuado correctamente si nada hubiese ocurrido. Todo lo que suceda ahora es tarde, aunque no hay que olvidar también que “más vale tarde que nunca”.

Todos sabemos que en muchos colegios las instalaciones y el material no siempre es el adecuado, pero no solamente sucede en los colegios e institutos, sino que también lo encontramos en instalaciones recientes como polideportivos (recordar el análisis que cada uno de nosotros hemos realizado en la asignatura de “Equipamiento y instalaciones deportivas”) o parques públicos. Entonces, ¿qué es lo que sucede? Pues que nadie es capaz de denunciar hasta que sucede algo. Y ahí un ejemplo claro es lo que ha ocurrido. Ahora (tarde) se están revisando las instalaciones en todos los colegios e institutos, pero para ello ha tenido que ocurrir una desgracia. Como futuro Licenciado (todos nosotros) espero que dicho suceso nos haga reflexionar sobre las consecuencias que pueden ocurrir por no tener unas instalaciones en perfecto estado y tener el suficiente valor como para denunciarlo antes que ocurra un hecho de esta magnitud. Como dice Vicent, “más vale prevenir que curar”.

VICENTE AMPOSTA ROS

Alberto Piernas Carcelén ha dit...

Estoy de acuerdo con el título del post, ya que de esta forma se evitarían la mayoría de estos casos que tan poco nos gusta oír. Con lo que no estoy tan de acuerdo es con el hecho de tomar medidas tan extremas como es la de prohibir el uso de estas instalaciones hasta una nueva revisión. Está claro que los profesionales están (o deberían estar) preparados para llevar a cabo una sesión en ausencia de ciertos medios (materiales, instalaciones, etc.), pero lo que no me parece correcto es quitar durante un tiempo indeterminado y sin mucha fundamentación, una herramienta tan importante como puede ser una canasta para el aprendizaje del deporte de baloncesto. Digo esto porque, sinceramente creo que cualquier alumno que reciba clases de este deporte sin experimentar lanzamientos y sin ver como se comporta el balón con respecto a la canasta, va a tener un aprendizaje a medias, que la idea que puede adquirirse sobre ese deporte no es ni mucho menos cercana a la realidad y por tanto, no es la adecuada. Simplemente con promover un uso responsable y supervisando la actividad conseguiremos disminuir este tipo de casos. Por todo esto pienso que no debemos "volvernos locos" ante casos así y que la solución es mucho más fácil que cortar por lo sano.

belenuxq ha dit...

Agradezco a Vicent por este post porque hemos podido observar diversas opiniones sobre este tan terrible suceso que ocurrió. Es un debate donde cada uno de nosotros, tiene una opinión diferente o sugerencia diferente.
En mi caso, soy jugadora y entrenadora de baloncesto y, me acuerdo perfectamente de ese fatídico día. Estoy de acuerdo con todo lo que han dicho mis compañeros, pero voy a ir mas allá del mero hecho de si está bien prohibir el espacio deportivo de baloncesto hasta que un técnico lo revise o no.
Mi experiencia fue la siguiente. Llegué al colegio Maristas donde entreno a niñas de 10 años, en un patio de recreo al aire libre. Nada más entrar por la puerta, vinieron corriendo y me dijeron que no podíamos entrenar, que un niño se había muerto porque le había caído una canasta encima y que en el colegio les habían dicho que estaba prohibido entrenar. Me quedé mirándolas y les dije: pero,” ¿Sabéis porque ha ocurrido? ¿Cuál ha sido la causa?” Y me dijeron:” si, si, si…se le ha caído una canasta encima.”
Con esto quiero destacar, que los alumnos, simplemente se habían quedado con que al chico, se le había caído una canasta encima, no sabían cuál había sido a causa de colgarse. Los alumnos son muy propensos a aferrarse a cualquier noticia para no entrenar, para no dar clase, etc… está claro que es un terrible accidente lo que pasó, pero, desgraciadamente, los alumnos lo usan de “excusa” para no realizar cualquier tipo de actividad. Esta mentalidad, es la que tenemos que cambiar nosotros.
Deberíamos advertirles, en este caso, por ejemplo, que, aunque un material esté en buen estado, aunque todo esté perfecto, siempre puede ocurrir una desgracia y, por lo tanto, lo que se debe hacer es, utilizar el material de forma adecuada porque SIEMPRE puede ocurrir algo cuando menos te lo esperas. A mí, desde que empecé a jugar a baloncesto, me decían que no me colgara de las canastas, que no chutara los balones, etc…
También, si, han decidido prohibir las canastas, en el baloncesto no solo existen las entradas y los tiros, sino que, se pueden entrenar, enseñar y practicar miles de cosas más y que, aunque hayan prohibido utilizar las canastas NO tienen que suspender los entrenamientos como me pasó a mí, ya que, puedes entrenar ese día, técnica individual, pases… entre otras muchas cosas.
Por tanto, ese día, cogí a mi grupo, me lo lleve a una zona sin canastas (porque las habían prohibido) e hicimos un entrenamiento de juegos con técnica individual. Y, por último, quiero decir que, por supuesto, me parece bien que un técnico, revise el material cada cierto periodo de tiempo por seguridad.