dimecres, 8 desembre de 2010

¿Para qué sirve la Educación Física?

Por Domingo Cortell Romero,
estudiante de Diseño curricular de la EF

El post que presento a continuación, se basa en un razonamiento personal que me surge a raíz de mi propia experiencia personal como alumno de Educación Física, y también de la lectura del libro, Educar en tiempos inciertos, de M. Fernández Enguita, concretamente de la lectura de la introducción al capítulo VII, “Las transformaciones de la profesión”, de la que extraigo la idea de la importancia del docente en el proceso educativo.

¿Para qué sirve la Educación Física? Es una pregunta que seguro que os suena. Seguro que la habéis escuchado más de una vez, aunque no sea exactamente con esas palabras, porque, aún no importando el formato, es una pregunta bastante generalizada en la opinión pública de nuestra sociedad. Lo mismo que ocurre con la pregunta, ocurre también con su respuesta, y son muchos los que coinciden en afirmar, que la Educación Física es una asignatura que está de más, queriendo decir que carece de función educativa alguna, que simplemente está para pasar el rato y descansar la mente de los alumnos de los contenidos teóricos de las demás asignaturas, que son realmente las importantes.

Está claro que la gente vierte estas opiniones sin ningún tipo de fundamento, aunque también es cierto que lo defienden con bastante seguridad, por lo que nosotros, los potenciales profesores de esta asignatura, deberíamos de hacer algo al respecto, tratando de demostrar que es una asignatura muy valiosa, o más que demostrar sería facilitar, con las herramientas adecuadas, que se conozca que la asignatura es realmente aprovechable educativamente hablando. No se trata de hacer una publicidad barata sobre los beneficios que se pueden extraer de la Educación Física, sino más bien, se trata de que nosotros mismos y los actuales profesores, tomemos y tomen conciencia, por decirlo de alguna manera, que nos convenzamos, quien no lo esté ya, de que esta asignatura merece el mismo respeto que cualquier otra y por lo tanto no podemos llevar a cabo comportamientos, llamémoslos inadecuados, que pueden llevar, y de hecho llevan, a que muchos alumnos piensen y actúen de acuerdo a su idea de que la asignatura es como una especie de hora libre sin sentido, más que para hacer algún tipo de deporte que sea de su agrado. Si los docentes somos los primeros en llevar a cabo actitudes que muestren un cierto desinterés, (por ejemplo, en mi experiencia personal, cuando llega el profesor a clase y nos da un balón para que juguemos a lo que queramos, mientras él se va a hacer otros asuntos), no podremos exigir a nadie que respete la asignatura, porque nosotros mismos no la estaremos respetando y estaremos transmitiendo involuntariamente, (mediante el currículum oculto), un desprestigio de la asignatura.

La manera de actuar adecuada será elaborar un buen currículum, entendiendo por buen, que sea atractivo y educativo para los alumnos, esto siempre dentro de las posibilidades, para hacer que disfruten aprendiendo, y al mismo tiempo que sean conscientes de su aprendizaje, dicho de otro modo, hacerlos partícipes de su propio aprendizaje. Los alumnos deberán de ver a un profesor con seguridad en sí mismo, en lo que hace y en la asignatura, y sobre todo a un profesor comprometido. Además de esto, los profesores deberán de ser agentes activos, atentos, dispuestos siempre a solucionar los problemas que surjan en la interacción con sus alumnos y entre sus alumnos. De esta forma lograremos que los alumnos, aunque sea uno a uno, vayan tomando conciencia sobre el valor educativo de la asignatura, que cambien su manera de pensar, que vean por ellos mismos que sí que están aprendiendo aspectos muy valiosos, para al final lograr que la asignatura se respete y se valore como se merece.

Sé que lo dicho en el anterior párrafo sobre la manera de actuar, no soluciona nada, ni doy ninguna clave para lograr el objetivo, pero de lo que trato es de hacer una reflexión para que cada uno valore cuáles son realmente sus pensamientos sobre la Educación Física, porque seguramente ahí estará la clave de su futura forma de actuar como docente.

8 comentaris:

Sevillevich ha dit...

Está claro que el conjunto de docentes que imparten la asignatura de Educación Física deberían apostar por lo que comentas en tu penúltimo párrafo pero creo que el verdadero problema viene derivado de las más altas esferas, es decir, del Gobierno de España y de su Ministerio de Educación.

Es obvio que cualquier docente debería actuar como tú muy bien dices, además, de seguir formándose a lo largo del tiempo. No es lógico que un funcionario del Estado, que aprobó un examen hace X años, posea un puesto vitalicio. Pienso que se le debería de hacer una prueba de nivel o como quieran denominarlo cada 4 o 5 años para ver si sus actitudes y aptitudes siguen siendo válidas para la función que desempeña. Cosa que ya se realiza en otros países. Aunque es un tema a tratar en otro momento.

Como comentaba, pienso que el problema viene de arriba. No es lógico que estén o hayan estado pensando en reducir las horas de Educación Física a la semana. ¿Piensan que con una hora un profesor va a poder educar a un niño en todo lo que se cierne a la actividad?, ¿qué un niño va a poder desarrollarse motrizmente teniendo en cuenta el estilo de vida actual? La respuesta es obvia y rotunda; no. Por lo que si desde arriba ya piensan en que la Educación Física es un mero utensilio para relajarse de las verdaderas asignaturas importantes del currículum actual, es muy difícil que la sociedad en su conjunto pueda reconocer el verdadero valor de la EF. Está claro, que todo docente de la asignatura debería apostar por lo que comentas, pero pienso que sería mejor que tanto docentes como ministerio fueran en una misma dirección. Aunque mirándolo desde otro punto de vista, podríamos hacernos una pregunta: ¿reforma o innovación educativa?



Sevilla Monsalve, Joaquín Gil

Sevillevich ha dit...

Relacionando con lo que ayer comenté, y desviando un poco el tema. Me he acordado de un artículo de Arturo Pérez Reverte de hace unos años en el que, sutilmente, hecha la culpa del actual nivel académico a los políticos de este actual gobierno y del anterior:

http://www.aso-apia.org/pdf/prensa/elsemanal20071223.pdf

No comenta nada de la Educación Física ,pero pienso que viene bien para observar que desde arriba las cosas no se hacen bien: el pasar de curso con cuatro asignaturas suspendidas, reducir el número de horas de EF, quitar del currículum ciertas asignaturas, etc. Aunque todo depende si se está de acuerdo con lo que el artículo dice.

JUAN CLIMENT ha dit...

Bien es cierto que la pregunta que forma el título de esta entrada, presentada por mi compañero Domingo, nos la hemos hecho la gran mayoría de los estudiantes de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

De igual modo, no solo nos la hacemos los que frecuentamos estos estudios, sino otra gente como, por ejemplo, amigos míos, me han preguntado en gran cantidad de ocasiones para qué servía lo que estaba estudiando yo y qué futuro tendría yo estudiando esto. Con esto vengo a decir que hay un gran sector de la población que ve la Educación Física como algo secundario, como una herramienta para pasar el rato cuando uno no tiene nada que hacer, sale estresado del trabajo, etc.

Lo mismo sucede en el ámbito educativo. Hay gran cantidad de gente que desea que la Educación Física desaparezca del currículum oficial, pues para ellos piensan que son horas tontas en las cuales los alumnos corren, sudan y hacen ejercicios que no van servirles para nada. De ahí que ya se quiera reducir el horario semanal de dicha asignatura en una hora semanal, etc.

Este es el pensamiento que, desde mi punto de vista, debe empezar a cambiar desde lo más alto de la pirámide. Es decir, desde el Ministerio de Educación, se le debe dar un enfoque diferente al que, actualmente, se le está dando a esta asignatura o disciplina. ¿Qué se conseguirá con esto? Que empiece a verse a ésta como una asignatura más, una más dentro del currículo oficial que es igual de necesaria como cualquier otra que se imparte en un centro escolar y con ello, la gente debería a empezar a mentalizarse de la importancia que ésta tiene y así cambiar ese pensamiento tan cerrado y negativo que hacia la Educación Física existe.

jose1054 ha dit...

SI que es cierto que muchas personas desconocen todo de la educación física y el poder que tenemos con esta asignatura, cuando hablo de poder me refiero a todos esos valores que podemos transmitir con esta asignatura y mediante la actividad física, valores como la cooperación, el respeto, la humildad… Parte de la sociedad vive en ese desconocimiento y como bien han dicho mis compañeros anteriormente, ven la asignatura como un momento de ocio para el alumnado sin más, como si tuvieran otro recreo, y no son capaces de valorar todo lo que puede haber detrás. También es verdad que esto es como todo, es decir depende de la persona que imparta la asignatura, en mi experiencia académica he tenido de todo, es decir desde profesores con los cuales me he podido desarrollar motrizmente, mejorar y entender el deporte, hasta el “típico” profesor que nos ha dado un balón de futbol a los chicos y a algunas chicas mientras otras jugaban a las cartas, es un ejemplo verídico. Con esto quiero decir que está claro que desde las altas esferas son los primeros que nos tienen que dar valor, pero nosotros somos los siguientes, somos quienes dentro de las pocas horas que tenemos para dar clase, debemos demostrar todos los beneficios que pueden encontrar los alumnos con la educación física.
JOSE RAMON RODRIGUEZ SANCHEZ

rafa maícas ha dit...

Efectivamente, esta es una pregunta que reconozco y que muchas veces se nos ha planteado, además la intención de las personas que la suelen formular, no es otra que comprobar si somos capaces de defender con argumentos aquello que hacemos. Por ello y ya que somos los encargados de situar a la Educación Física en el lugar que se merece, ante esta cuestión y sabiendo de antemano que pueden haber diversidad de opiniones, podemos informar de que entre otras cosas, la Educación Física sirve para formar, instruir y socializar al individuo con todo lo que tenga relación con el movimiento y con su cuerpo.

Por otra parte y respecto a los comentarios de mis compañeros, comparto que parte de la falta de consideración que se tiene hacia la Educación Física, es debida a la poca importancia que se le da a esta materia desde arriba, pero creo que igual parte de culpa debe recaer sobre nosotros, que deberíamos aprovechar el poco tiempo del que disponemos, para demostrar la importancia de la presencia de dicha materia en la educación completa del alumno.

Jovi Carrascosa ha dit...

Es evidente que la educación física es vista por un amplio sector de la población como una asignatura con la función de rellenar el currículum escolar. El tipo de personas que piensan así creen que la asignatura se imparte para que los niños jueguen y descansen con el objetivo de llegar a la siguiente clase teórica en las mejores condiciones posibles para el aprendizaje.

En este post, su autor habla de la importancia que tiene la actitud del profesor a la hora de cambiar la mentalidad de la gente a cerca de la educación física.

Después de leer este artículo me vienen a la mente los diferentes profesores que he tenido durante mi etapa como estudiante tanto en Educación Primaria como en Secundaria. He tenido profesores que bajo mi punto de vista actuaban con una gran responsabilidad, haciendo que los alumnos valoráramos la asignatura y la viéramos como una más del currículum, con la misma importancia que cualquier otra.

En cambio, recuerdo un profesor que en muchas ocasiones, como bien se cita en el post, nos decía que “hoy toca juego libre” en ese momento todos los alumnos sentíamos una gran satisfacción ya que eso quería decir que podíamos jugar a nuestro deporte favorito, en este caso el futbol. Por otro lado para la mayoría de chicas de mi clase también suponía una gran alegría ya que se podían sentar en el banco del patio del colegio a contarse lo que habían hecho el fin de semana.

Esta actitud del profesor durante la etapa de alumno no se aprecia porque como he dicho en el párrafo anterior todos estamos contentos (el profesor porque no da la clase y los alumnos porque hacen lo que quieren), Pero con el paso de los años y viéndolo desde fuera nos damos cuenta que con esa forma irresponsable de impartir la educación física se consigue que aparte de no aprender nada, los alumnos lleguen a infravalorar y ver la asignatura como la hora de “jugar al futbol”.

Por todo ello pienso que tenemos que ser nosotros, los futuros profesores, (con ayuda del gobierno y ministerio de educación, como bien comenta en su comentario Joaquín Gil) los que mediante una actitud responsable y profesional consigamos poco a poco cambiar esa mentalidad, consiguiendo que la población valore y respete la educación física igual que cualquier otra asignatura del currículum.

sanvic1987 ha dit...

Como ya han comentado algunos de mis compañeros, la educación física desde el exterior se ve como la asignatura del curriculum escolar que no cuenta para nada, que solo sirve para que nuestros hijos o alumnos, pasen un rato agradable y divertido y que ese tiempo les sirva para recargar las pilas y despejar la cabeza, ya que a la hora siguiente tienen la importante asignatura de matemáticas que les va a llevar de cabeza, realizando durante 50 minutos operaciones indescifrables que no se muy bien de que les va a servir cuando salgan por la puerta del colegio o instituto.

Creo y comparto la opinión de Domingo en que esta concepción que existe de la educación física tanto desde fuera como desde dentro (en algunos casos), tiene que ser cambiada cuanto antes y para ello el principal encargad tiene que ser el profesorado especializado en la materia de educación física. Es por ello que como otros compañeros han comentado, nosotros los futuros licenciados, tenemos que ser los primeros en ser conscientes de la situación en la que se encuentra la asignatura y del mismo modo que los profesores tenemos que poner solución a esta forma que tienen de ver las demás áreas del curriculum escolar la educación física. Para ello con ayuda del gobierno, ministerio de educación y los demás miembros que forman las áreas del curriculum escolar tenemos que cambiar la imagen que tienen de la educación física una asignatura que tiene que ser vista de la misma manera que cualquier otra asignatura ya que solo de esta manera será una asignatura respetada y valorada dentro del curriculum oficial.

Santiago Villanueva Castelló.

Guillermo López ha dit...

Ciertamente esta situacion es una realidad, todos hemos tenido profesores de educación física que se han limitado a soltar un balón en el campo y dejar que sus alumnos jueguen e incluso en mi caso, como el número de chicas era bastante inferior al de chicos el "profesor" hacía una discriminación sexista entre unos y otros, poniendo a los chicos a jugar al fútbol mientras él hacía las veces de entrenador hechando la bronca a los que corrían menos o no eran capaces de jugar a cierto nivel; a su vez proporcionaba a las chicas siempre el mismo material: un par de raquetas de bádminton y un volante y, en un espacio muy reducido las dejaba a su aire sin importarle si realizaban alguna práctica deportiva o no.

De esta manera resulta lógico que la asignatura de educación física sea entendida como una hora de pasatiempo y diversión y se le haya perdido el respeto que se merece. Este es el problema, que aún llamándose educación física no se nos ha proporcionado educación en la mayoría de casos y en los casos aislados en los que el profesor se ha interesado por la asignatura los alumnos no son capaces de apreciar las diferentes dimensiones del aprendizaje simplemente por el hecho de no existir un examen por trimestre que defina los conocimientos adquiridos como en el resto de asignaturas.

Para finalizar he de reconocer que a mi también me han recriminado que estoy estudiando una carrera "fácil" en la que vas para practicar diferentes deportes y ya me duele la boca de explicarle a todas esas personas el trabajo que realizamos durante estos cinco años.

Por lo tanto solo me queda decir que hemos de luchar por aquello que creemos, por la asignatura, por asegurarnos de que nuestros futuros alumnos adquieran conocimientos y sepan apreciarlos con el fin de conseguir el respeto que merecemos. Creemos una forma eficaz de enseñar y démosle una patada a aquellos "profesores" que han conseguido a través de su poco esfuerzo que no se nos tome en serio en las aulas.