dijous, 3 de gener de 2013

Fair Play

 Per Joan Nieblas Miquel,
estudiant de Metodologia de l'ensenyança de  l'AF i l'Esport

És necessari en l’alt rendiment el triomf a qualsevol preu? Hi ha que deixar a un costat el respecte per un mateix, pels company i pels rivals, per a aconseguir el triomf? Aquestes preguntes me les he plantejat després de veure el que va succeir el passat 21 de Novembre en un partit de la UEFA Champions League entre el Shakhtar Donetsk ucraïnès i el Nordsjaelland danès, on durant el desenvolupament d’aquest partit es va produir un fet antiesportiu i immoral, no sols des del meu punt de vista sinó de totes les persones vinculades en l’esport en general. Aquesta acció la va protagonitzar el jugador del equip ucraïnès, Luiz Adriano, quan el seu equip va tornar el baló al porter danès després d’un bot neutral i davant la sorpresa de tots, el davanter del Shakhtar va decidir córrer cap al baló i aconseguir el gol per al seu equip. Davant la incredulitat de tots els presents el gol va pujar al marcador, ja que l’àrbitre no podia anular el gol.


Aquest jugador no va tardar ni un dia en demanar disculpes per l’acció, i a remarcar que es tracta d’un jugador que respecta els company, els rivals i les regles del joc net. Explicà que en eixe moment no sabia el que estava succeint al terreny de joc, ja que estava d’esquenes a la jugada i quan va veure que podia marcar no va desaprofitar la jugada. La UEFA ha decidit realitzar-li un procés disciplinari basant-se en l’article 5 de les regulacions disciplinaries del organisme del futbol estableixen que “els futbolistes es comportaran d’acord amb els principis de lleialtat, integritat i esportivitat”, és a dir viola els principis de conducta. Ell confessà estar molt avergonyit d’aquesta jugada, i assegura que no tornarà a succeir. Per tant, com a persones adultes que som hi ha que creure en les seues paraules i esperar que així passi.

La meua intenció no és criticar el jugador per la seua acció, sinó que ens conscienciem tots que, tant a l’esport com a la vida en general, hi ha que respectar a tothom i no sols buscar els beneficis personals. Està clar, que a vegades una persona ha de ser “egoista” per a poder dur a terme alguns aspectes i complir amb uns objectius personals. Amb açò no sols em vull referir a les victòries esportives, ja que sempre en la vida tenim competències com per exemple persones que es presenten a una oposició hi ha menys places que persones es presenten, comerços iguals prop uns dels altres... Aquestes persones necessiten ser millors que els altres per poder aconseguir els seus objectius personals i en definitiva poder viure en les millors condicions. Però al que vull referir-me és que hi ha que intentar sempre ser els millors, sense oblidar-nos del respecte per els altres.

A continuació, m’agradaria comentar-vos una anècdota personal molt relacionada amb aquest fet. Sóc veí de la localitat de Carlet i jugue allí al futbol des dels 10 anys. La filosofia del club sempre ha sigut que cada jugador forma part de l’equip amb els companys de la mateixa edat, però quan jo era cadet de primer any i jugava al cadet B amb els meus companys de sempre, van decidir pujar-me al cadet A, amb la temporada ja començada, i on l’objectiu era pujar de categoria. El primer partit que anava amb ells va ser en el Sueca, on jo vaig iniciar el partit des de la banqueta i no vaig ni poder jugar. Per què? Abans de finalitzar la primera part, i sense cap motiu començà una batalla campal entre els meus company i els rivals, on l’àrbitre es va veure obligat a suspendre el partit. Sempre me’n recordaré d’aquest dia ja que els meus companys que en eixe moment estaven jugant no van tindre respecte per ningú, ni es donaren compte on estaven, que era una partit de futbol i no un combat de boxa, mentre la resta de persones que estàvem assistint al partit ens quedàrem bocabadats. També recordaré sempre les paraules que em va dir el meu pare: “Ací no tornes”. Per sort, aquest fet va ser un fet aïllat i no va tornar a ocórrer, i a més l’equip va ser capaç de complir l’objectiu.

Per concloure, m’agradaria que tothom ens conscienciem en la importància del concepte RESPECTE, i com diu la seua definició “es tracta de reconèixer, apreciar i valorar a la meua persona, així com als demés i al meu entorn”.

Referència:

Loland, S. (2002) Fair play in sport. A moral norm system. Londres: Routledge.

18 comentaris:

Ramon Morata i Alberola ha dit...

NORBERTO MORATA ALBEROLA.

Molt acertat aquest post del company de joan, m’agradaria comentar al respecte algunes experiències que he viscut al meu poble.


Jo soc veí de la localitat de Barxeta, i desgraciadament visc quasi a continu aquestes actituds antiesportives, i que de vegades van més enllà, inclús fins a l'agressió física i verbal entre els jugadors del futbol, o fins i tot he viscut agressions verbals als arbitres que venen a xiular al poble. La veritat que aquest poble sempre a tingut fama de “dur”, de “guerrer”, no obstant, el problema be quant algunes persones confonen aquest termes, i ho fan transmitent agressivitat, amb ganes de barallar-se, amb ganes de donar-se a conèixer. Es una cosa que passa desapercebuda o que molta gent pensa que aquestes coses no passen, però si, jo ho he viscut en 1ª persona.


Sense anar més lluny, aquesta temporada, el mes passat, en un partit disputat entre la U.E Alcúdia i el Barxeta, i anant en un resultat de 1-1, un espectador de l’Alcúdia es posa a insultar de molt mala manera a un company de l’equip, aquest cansat de els insults dirigits a la seua persona i que afectaven a la seua mare, es van encarar a ell, fet que va provocar el salt de aquest espectador al camp, i que va provocar una batalla campal entre els jugadors del Barxeta i els espectadors de l’Alcúdia. Aquest fet va acabar amb la expulsió de 5 jugadors del Barxeta, per cap de l’Alcúdia, per lo que agafant-se al reglament, el arbrit va decidir donar-li per guanyat el partit a l’Alcúdia per 3-0, ja que no es pot jugar amb 6 jugadors. Mai havia viscut aquesta situació, mai s’havia aplegat a tant, que vergonya, ¿que es guanya insultant a la gent que està jugant?, ¿que es guanya barallant-se?, el partit fins a eixe moment havia transcorregut amb una gran esportivitat, el únic que vam perdre va ser el partit. Alguns companys em dient que açò es la segona regional. Pues si, es la segona regional, pareix ser que ací encara no ha aplegat el concepte de RESPECTE, i de ESPORTIVITAT, i que la fi i al cap si estem jugant en el poble es per fer esport.


Tots en tirem les mans al cap quant veiem accions com les de Luis Adriano, però no ens adonem que passen coses molt més greus, que fan perillar la integritat de les persones, i que en algunes vegades han acabat en tragèdia, que tot el futbol no es com el que es veu en la tele, tant sols quant açò passa ens adonem de la importància d’aquest conceptes, crec que s’hauria més de fomentar el respecte, i fomentar la mentalitat de que en el esport ,no es tot guanyar o perdre, sinó que hi ha més, com la satisfacció que es produeix quant estàs realitzant-lo.

Uge Escalera Garcia ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Uge Escalera Garcia ha dit...

Joan, vuelves a acertar con este tema, y eso que es un tema muy enrevesado puesto que el fair play en el mundo del fútbol no es muy respetado a pesar de que nos quieran vender la burra desde las altas esferas de este deporte.

Al igual que tú, también he jugado muchos años a fútbol en un equipo y a pesar de tirarme piedras sobre mí, he de reconocer que algunas veces fui un mal deportista como muchos de mis compañeros y que no respeté siempre al rival algo de lo que me arrepentí en su momento y una de las causas por lo que dejé de jugar a nivel competitivo, no me gustaba tanto altercado por una victoria. Ahora juego para divertirme con amigos, cosa que tenía que haber hecho siempre, y aun así sigo viviendo ciertos conflictos en el campo.

La pregunta que hago es ¿por qué existe esa mala deportividad en el fútbol? ¿De dónde viene esa mentalidad? Y claro la respuesta está en la televisión, cuando vemos un partido de fútbol de los “mayores”, de aquellos que se supone son el ejemplo a seguir y que partido tras partido, jornada tras jornada son capaces de demostrarnos lo buenos que son jugando a fútbol y lo malos que son haciendo de deportistas. Y sí me he expresado bien, porque me hace mucha gracia cuando un jugador protesta airadamente una decisión arbitral sabiendo que no se puede hacer, o cuando se tiran al suelo simulando una agresión del adversario, o se insultan y escupen, y lo que más gracia me hace y todo el campo aplaude, tiran el balón fuera para que atiendan al compañero lesionado y lo hacen a 40 metros de donde estaba el balón. O ahora que está tan de moda el entrenador más conflictivo y marrullero desde Bilardo y su famosos “písalo, písalo”, sacar una hoja con los errores arbitrales del partido. ¿Nos estamos volviendo locos? ¿Esto es fair play? Creo que no, que el mundo del fútbol no sabe aún que es eso exactamente, porque al año en primera división española se juegan 380 partidos y en todos ellos pasa alguna de estas cosas y hay miles y miles de niños que copian a sus ídolos, se compran sus botas, visten su camiseta y quieren ser como ellos, están influidos por ellos. Así que todos aquellos que trabajan para el fútbol, presidente, entrenadores, médicos, fisioterapeutas, jugadores, tanto a nivel profesional como amateur, como en escuelas de fútbol deberíamos mirarnos el ombligo y pensar si estamos haciéndolo bien.

Para finalizar una frase que siempre he tenido muy presente y que me parece muy acertada para este post y que debería hacernos reflexionar;
El rugby es un deporte de villanos jugado por caballeros y el fútbol es un deporte de caballeros jugado por villanos. (Dicho inglés)

Borja ha dit...

Hem pareix un tema molt encertat i que es podria relacionar amb el post del company Marcos Campos sobre els entrenadors, perquè pense que és tasca d’ells inculcar el respecte per l’esport als seus jugadors, especialment quan són menuts.

Justament fa un parell de setmanes em va passar un fet similar jugant contra el Carlet amb l’equip aleví que entrene. Un xiquet del Carlet es va fer mal i l’àrbitre va parar el partit quan un jugador local es va quedar a terra, quan es va recuperar va fer un bot neutral a la frontal de l’àrea del Carlet i com tenien ells el baló en el moment de parar el partit va anar un jugador del meu equip a tornar-lo. El jugador del meu equip va passar el baló al porter del Carlet, que estava d’esquenes parlant amb el seu pare i no va veure la pilota, que va acabar en gol. Ràpidament el meu company i jo li diguérem a l’àrbitre que repetirà l’acció i així ho va fer excusant-se en què al fer el bot neutral no hi havia ningun jugador del Carlet. El gol legalment deuria haver pujat al marcador, encara que si hagués sigut així nosaltres ens haguérem deixat que ens feren un gol ja que va ser un gest totalment involuntari. La cosa haguera acabat ahí si no fora perquè els pares dels jugadors del meu equip van estar increpant a l’àrbitre la resta del partit per no haver donat el gol com a vàlid. En eixe moment em vaig sentir molt avergonyit i vaig haver de demanar-li disculpes a l’àrbitre per l’actuació dels pares. Al finalitzar el partit l’àrbitre em va comentar que va manar repetir l’acció perquè havia vist la jugada de Luiz Adriano que ha comentat Joan, i pensava que el millor era inculcar als xiquets des de menuts el fair play, tant el meu company, com jo, com l’entrenador rival el felicitàrem per la seua decisió.

Com he comentat en altres posts crec que un dels majors problemes del futbol de base és l’actitud d’alguns pares que haurien de col•laborar més i no pensar tant en el rendiment esportiu.

Amb que diu el company Norberto estic totalment d’acord, jo sóc jugador del C.D. Rafelguaraf, fa 4 anys que jugue a Segona Regional i aquest any estic al mateix grup que l’Alcúdia i el Barxeta. A tot el meu equip ens va sorprendre molt la notícia que ha comentat el company encara que tots pensàrem en primera instància que era culpa del jugadors del Barxeta per la fama que tenen, com ha comentat ell. Jo no puc entendre com en aquesta lliga en la qual en molts equips es paga per jugar, els jugadors no siguen respectuosos amb el rival i els àrbitres ja que no van a guanyar res. A mi aquest any m’ha passat, jugar contra jugador que l’any passat era company meu i teníem bona relació i que per una entrada que li vaig fer( gens forta) es va alçar i em va espentar i el van tindre que apartar.

Són coses que per moltes voltes que li pegue no puc entendre, a la Segona Regional juga gent que al dia següent ha d’anar a treballar, ha d’estudiar, i han de seguir amb la seua vida, mai podré entendre certes disputes que es creen i que finalitzen, com en un partit de la temporada passada, amb un jugador amb punts al cap al rebre un colp amb una vara de ferro. Pense que esta gent no coneix la diferència entre agressivitat i assertivitat.(1)

Per concloure dir que deuríem pensar més en la resta i ser més respectuosos amb la gent que ens envolta i traslladar açò a tots els àmbits de la nostra vida(família, esport, medi ambient, etc.) ja que amb xicotets gestos podem fer un món millor i a tots ens aniria millor.

(1)Tema 9. Apunts de psicologia social de l’activitat física i l’esport. Prof. Álvarez, O.

Alejandro Ferrer ha dit...

En primer lugar destacar otro buen post del compañero Joan, en el que nos hace ver como el deporte está perdiendo en muchas ocasiones una de las principales esencias, el compañerismo y el respeto.

En el video, me he intentado fijar no solo en el jugador que marca el gol, que sí que es verdad que se encuentra de espaldas a la jugada y ve el balón llegar hacia el área, sino también en sus compañeros una vez marca el gol. Ninguno de ellos le recrimina nada a su compañero, ni siquiera se acercan a decirle lo que a ocurrido, sino que además hablan con los adversarios de forma que intentan justificar la acción y no me da la sensación que ninguno de ellos se sintiera mal o quisiera marcarse un gol en propia puerta para igualar el partido.

En mi opinión, pienso que todo esto del fairplay aunque la UEFA y demás instituciones quieran destacar su importancia y su necesidad de que se den en los partidos, creo que poco a poco se está perdiendo y está siendo superada por las ansias de victoria y la excesiva competitividad que se da en los campos de fútbol y en otros deportes. En un trabajo de Jaume Cruz et al., podemos ver como describe algunas de las causas de esta pérdida del fairplay y de la deportividad. Entra ellas, podemos encontrar los valores y actitudes de algunos entrenadores que están orientadas al éxito. Esto ya lo hemos podido comentar en el post de Marcos, y estas actitudes de los entrenadores propician que los jugadores le den más importancia a la victoria que al disfrute del juego y quieran ganar por encima de todo y promueva una mayor permisividad al juego duro o incluso violento. Y también por otra parte están las conductas de los padres y de los espectadores. Esto ya lo comenté también en el post de Marcos, pero también podemos ver que influye en el fairplay de los niños, ya que estas conductas de insultar al rival, a los entrenadores y a los árbitros, provoca en los jugadores el querer ganar a cualquier precio.

Por otra parte, también pienso que aquellos deportistas o entrenadores que se encaminen al logro, con una orientación al ego, serán los que en mayor número de veces no respeten al contrario. Así se demuestra en el estudio de José A. Cecchini Estrada et al. donde quedó reflejado el efecto directo en la participación en el deporte sobre el fairplay se redujo sustancialmente cuando la orientación al ego fue introducido. Del modo contrario, hay estudios en que se demuestra que hay una relación positiva entre la orientación a la tarea y algunos aspectos de la moralidad (Duda et al., 1991; Dunn y Dunn, 1999). Por tanto, los educadores deberemos de tener en cuenta hacia donde estamos orientando a los jugadores, ya que esto tendrá influencia en las actitudes antideportivas de los jugadores.

Yo, como mis compañeros, también he sufrido algunos incidentes violentos en partidos y compañeros de mi propio equipo han tenido que ser expulsados de la escuela por ser demasiado violentos, ya que muchos partidos los acababan expulsados por pegar a jugadores del equipo rival e incluso alguno por agredir al árbitro. Todos estos casos son intolerables en todos los deportes, y mucho más cuando se trata de casos en los que no nos jugamos nada más que pasárnoslo bien.


- Cruz Feliu J.; Boixadós Angles M.; Valiente Barros L.; Torregrosa Álvarez M. ¿Se pierde el "fairplay" y la deportividad en el deporte en edad escolar? Apunts. Educación Física y deporte. (64) (6-16)

- Cecchini Estrada J A.; González González-Mesa C.; Montero Méndez J. Participación en el deporte y fair play. Psicothema. Vol. 19; Issue 1; pp 57-64
http://www.unioviedo.net/reunido/index.php/PST/article/view/8597/8461

fernando ha dit...

El tema del fair play es un tema que en el mundo del fútbol está muy mencionado, se fomenta por parte de la fifa, no obstante el fútbol mueve a mucha gente y sobre todo grandes cantidades elevadas de dinero, por eso en ocasiones este deporte que para mí, es el más divertido y donde he vivido grandísimas experiencias, fomenta más el deporte espectáculo que el juego limpio, es decir, hay muchas polémicas dentro del fútbol que se podrían solventar como en otros deportes se solventan como es el caso de si un balón ha entrado o no en “ los goles fantasmas” y sin embargo esa responsabilidad recae sobre una persona que se le suele tachar como “el malo” del juego. Esto puede ser debido a que interesa o es más comercial la polémica del día de después o como ciertos espectadores descargan todas su adrenalina insultando cuando ven estas y otras jugadas polémicas.

Además el mismo post y otros comentarios comentan como hay situaciones antideportivas que se dan en niños que compiten en edades formativas, esto me lleva a hablar del papel de los padres en la iniciación deportiva, y si todos los padres fomentan el fair play y la diversión por encima de vencer a toda costa y que su propio hijo llegue a ser una estrella de carácter mundial y ser “guapo, rico y el mejor”.

Por ello, nosotros como entrenadores-educadores debemos fomentar el fair play a los niños y a nuestros deportistas, pero también debemos tener una comunicación con los padres debido a su fuerte influencia que ejercen en los niños sobre todo en edades tempranas, por ello según el artículo de Ruiz Juan, García Montes y Hernández (2001): ”La actitud positiva de los padres/madres hacia la actividad físico-deportiva extraescolar de sus hijos parece influir en el interés de estos por dichas prácticas”.
Así que padres y entrenadores debemos ir en la misma dirección y fomentar el buen comportamiento, por encima del ganar “cuesto lo que cueste”.

Fernando Martínez Olivares.

Juan Calvo ha dit...

Personalmente este artículo me ha resultado muy acertado porque la falta del juego limpio, y el “afán” de ganar a cualquier precio son cosas que se ven constantemente en las competiciones de todos los deportes.
Muchos de mis compañeros han hablado de situaciones suyas en el fútbol, pero yo compito en vela y las mismas cosas parecidas me han pasado a mi (yo en alguna ocasión tampoco he sido el deportista “ejemplo” porque no he seguido un juego limpio en alguna acción).

Es verdad que en cualquier deporte, un deportista quiere ganar (dentro de sus posibilidades) porque para eso se participa en competiciones (por lo menos ese es mi punto de vista). Por ejemplo yo en una competición si creo que mi puesto es el 10º, pues todo lo que consiga mejor a partir de eso bienvenido sea; pero lo que no se puede hacer es conseguir un resultado mejor por hacer trampas. Siempre un deportista para ganar tiene que ir al “límite del reglamento”, pero una vez te pasa de este límite, el deportista tendría que ser duramente sancionado.

Se me viene a la cabeza “el caso de Lance Armstrong” (que según dicen ahora a lo mejor reconoce el haberse dopado), o “el caso de Red Bull en la F1” (que dicen que siempre van al límite del reglamento y por eso ganan). Me han gustado estos dos ejemplos porque tienen que ver de manera distinta, uno referido a la salud y otro a aspectos físicos del coche, pero que en ambos casos esta el reglamento por en medio.
Me gustaría remarcar con esto, que muchas veces el reglamento no esta simplemente para el “fair play” en el juego, sino en este también se encuentran los aspectos de dopaje, un aspecto que considero muy importante para el “fair play”; pues que hay deportes en los que el dopaje es más relevante que en otros, pero en todos influye. ¿Y por que no se mide el dopaje de igual manera en todos los deportes? ¿No se esta infringiendo el reglamento de manera igual? ¿No se esta incentivando la falta de fair play en algunos deportes? ¿Cómo es posible que ahora Lance Arsmtrong pueda decir que si se dopó y nunca le hayan detectado sustancias prohibidas?
Son preguntas que lanzo y a las cuales no he conseguido llegar a una respuesta, porque continuamente salen cosas de falta de “fair play” que no benefician al deporte ni al deportista.

Ignacio Marzal Abreu ha dit...

El día que se produjo el hecho del que se habla estaba en mi casa viendo un multifutbol de Canal+, y la verdad es que cuando se produjo la jugada tanto mi padre como yo nos quedamos a cuadros. Lo que hace Luiz Adriano es increíble, una falta de respeto total por el juego limpio y por sus rivales. Y lo peor de todo no es la acción en si, porque por lo que puedo leer en algunos comentarios, y según el jugador, él estaba de espaldas y aun podría tener algo de disculpa, pero el comportamiento de sus compañeros de no hacer nada al respecto para contrarrestar la acción es imperdonable. Suerte que al momento les metieron un gol y por lo menos contrarresto el efecto en el partido, aunque al final se acabaron imponiendo los ucranianos.
Ya que se está hablando de jugar limpio, respeto, etc. el inicio de esta jugada viene provocada por otra jugada, que en mi opinión es una simulación de agresión por parte de un jugador del equipo danés. Nadie ha comentado nada al respecto, pero al fin y al cabo es lo mismo: jugar sucio. La acción de Luiz Adriano es escandalosa, pero la otra también es digna de castigo. Todos los días se ven acciones asi, pero solo se remarcan cuando llaman mucho la atención o las realiza algún jugador de los considerados famosos.
Me gustaría compartir con el resto de compañeros dos acciones, una bastante reciente, la otra más vieja. De la primera ni siquiera voy a poner video porque ocurrió hace muy poco, se trata de los salivazos que se lanzaron mutuamente Sergio Ramos y Diego Costa. ¿Por qué este tipo de acciones, tan antideportivas como la de Luiz Adriano o más, quedan sin castigo? No comprendo los criterios que se siguen para esto, porque al igual que con la acción del post, el arbitro no puede hacer nada en el campo, esta vez porque no lo ve, pero que no se haga nada luego… La segunda acción corresponde a un partido del Ajax, y las imágenes hablan por si solas: http://www.youtube.com/watch?v=Pro7ZY-Xab8
Como jugador de futbol que fui hace años, he de decir que he vivido situaciones como las que comentan mis compañeros, tanto batallas campales como pasar vergüenza por los comentarios de algún padre. Pero sobre todo las batallas campales son de las peores cosas que he vivido sobre un terreno de juego.
Por último comentar, que aunque desapruebo lo que hizo Luiz Adriano porque me parece incluso ridículo, a la hora de la verdad y jugándome el pan de cada día como se lo juegan los profesionales de los deportes creo que estaría dispuesto a hacer acciones como esa. Sé que no son los valores que se deben transmitir pero a esos niveles es lo que hay. Juegas dura y a veces rompes las reglas o se te comen. Y mucho más fuera del deporte, en la vida, donde el respeto por el juego limpio solo es una sombra a la que nadie hace mucho caso.

jose luis planes tejada ha dit...

Al ver los comentarios realizados por mis compañeros, me llamó la atención que casi todos hablan del fair play en el mundo del fútbol, y quiero añadir que existe ejemplos de fair play en otros deportes. También me contradigo en una cosa y es que los casos más relevantes se encuentran en el fútbol como el caso de Miroslav Klose y De rossi, que ambos pidieron al árbitro que anularan el gol porque había sido con la mano, por eso he investigado y he encontrado una serie de casos que me gustaría compartir con mis compañeros y que opinaran sobre estos.

En primer lugar, voy a mencionar al atleta Vanderlei Codeiro; éste atleta iba primero en el maratón de los Juegos Olímpicos de Atenas cuando en el quilómetro 32 un aficionado lo saca de la trayectoria, consigue librarse de él y retomar la carrera habiendo perdido por culpa de éste dos puestos. La gente lo arropó hasta llegar a meta dónde consiguió el bronce y se echó a llorar. Creo que hubo una conducta muy antideportiva tanto del ganador como del subcampeón, porque si hubieran creído en el juego limpio, éstos hubieran mantenido sus posiciones y no aprovechar la ocasión para ser alguien en los Juegos Olímpicos. Para mí, esto es una falta de Fair Play, porque ellos serán ganadores, pero en fondo de ellos sabrán que es debido a este accidente; si estuviera en lugar de ellos, no me sentiría ganador, y creo que antes el fair play no es como hoy en día, no se sancionaba. Para terminar con este caso, a Vanderlei le otorgaron la medalla Pierre Coubertin por su valor y espíritu olímpico, y tanto yo como mucha gente le consideramos aunque no esté escrito en ningún lugar campeón olímpico de maratón de Atenas 2004.

El segundo caso, viene un poco relacionado con el caso comentado anteriormente. Hace poco en una carrera un corredor que iba a ganar la carrera, se equivocó de la ubicación de la meta y empezó a celebrarlo antes de hora. El que iba segundo en ningún momento se aprovechó de la situación y fue y le dijo que era más adelante, que el vencedor era él. Días más tarde, compareció ante los medios de comunicación y dijo que si de ganar la carrera hubiera accedido a unos juegos olímpicos, que hubiera actuado de la misma manera con la que actuó, eso sí que es un ejemplo de fair play.

También me gustaría analizar un poco el tema este en el ciclismo. ¿Creeis que existe Fair Play en este deporte? Si por llamar fair play, nos referimos por ejemplo al caso Contador y Andy Shleck que yendo líder uno, éste pincha y el otro en vez de aprovechar la ocasión le espera; creo que debido a averías mecánicas no se debería aplicar este término, es decir, las averías suceden y no son casos como los anteriormente mencionados, existen en este tipo de deportes. ¿Por qué pararse? ¿En la fórmula uno lo hacen? ¿En los rallies lo hacen? ¿Por qué en el ciclismo sí?

Para terminar, me gustaría que se hablara un poco sobre este último caso, con éste no quiero decir que no esté a favor del fair play todo lo contrario debemos eliminar todos los actos antideportivos del mundo del deporte y hacerlo éste más atractivo.

Mario Gandía Serrano ha dit...

Me parece que es un tema muy interesante a tratar. En el blog de la asignatura, en el apartado de la bibliografía específica del tema 6, hay un artículo en el que se hace un poco de referencia a este tema y en el que hemos hablado y discutido por medio de nuestros comentarios. Se trata del artículo de Javier Cercas ¿Es sólo el afán de ganar y ganar?. Publicado en el diario El País. En él, se hace una especie de crítica a las palabras del escritor Sánchez Ferlosio, el cual afirma que el único objetivo que persigue el deporte es la victoria. Esta opinión es respondida mediante una entrevista por el seleccionador Vicente Del Bosque, quien piensa que lo importante no es sólo ganar, sino de la manera con la que se gana o pierde, y esto nos dice mucho sobre lo que estamos hablando.

Hoy en día, el deporte de élite, es seguido por millones de espectadores, y entre ellos, muchos niños que siguen muy atentos y quieren imitar los pasos de sus ídolos deportivos. Ahora bien, incluso en el deporte de élite, con toda su seguridad y reglamentación por el que está formado, ocurren a menudo, desgraciadamente, actos violentos o situaciones que van en contra del fair play, y esto es muy perjudicial, ya que sobretodo los niños son los que más imitan a las máximas figuras deportivas y se quedan con el ejemplo, llegando a ocurrir casos como el que cuenta nuestro compañero Joan en su post. Entonces, si en la élite ocurren estas cosas, ¿qué barbaridades pueden ocurrir en el fútbol aficionado o de menores categorías ya sean 1ª o 2ª regional, o en el deporte en si en general? Pues bien, en algunos comentarios como el de nuestro compañero Norberto nos cuenta casos similares de batallas al de Joan. Sin ir más lejos, estos días ha salido por televisión como en un partido de fútbol amateur en Chile dos árbitros recibían una paliza brutal por parte de jugadores y aficionados, y lo peor es que no es la primera vez que pasa, y es algo que es inaceptable y no se debe de tolerar, porque como ya he dicho anteriormente en el deporte de élite todo es más seguro, ya que un árbitro cuando tenga problemas será escoltado o protegido por la policía, pero ¿y en el deporte aficionado? Aquí tendríamos que hacernos una idea de lo mal que lo pueden llegar a pasar los árbitros, llegando a casos tan extremos como este. Todo este tipo de comportamientos, son debidos a todas aquellas personas que no saben perder y tienen que hacer lo que sea para ganar a toda costa, ya que solamente tienen en mente esa palabra, ganar. Son personas que no actúan bajo los principios morales y éticos que deben formar parte del deporte, y esto es lo que tiene que cambiar.

Esta perspectiva de ver el deporte tiene que cambiar, y debemos de cambiarla todos unidos y yendo hacia el mismo camino, los profesionales de la actividad física y el deporte, los padres de los niños, dando una buena educación a sus hijos, los entrenadores, formando a buenas personas antes que a buenos deportistas, los medios de comunicación, los deportistas profesionales de alto nivel, ya que tienen una alta repercusión mediática, en general, todos, hemos de conseguir el objetivo de eliminar todas las malezas que pueden existir hoy en día en el deporte, como pueden ser la violencia, el racismo, el sexismo, la agresión física, etc, y enriquecerlo de respeto, fair play y buenos valores, ya que como dice Vicente del Bosque, no se trata de ganar, sino de la manera con la que se pierde o se gana, y es que para ganar hay que perder, y cuando se pierde, hay que aprender de ello y saber comportarse, porque lo que si que es cierto, es que a nadie le gusta perder.

José Manuel Palomares Muñoz ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
José Manuel Palomares Muñoz ha dit...

El tema desarrollado en el post, el Fair Play, es un tema de peso importante no solamente en el mundo del juego del fútbol, sino en otros muchos deportes más donde existe un fuerte carácter competitivo entre los jugadores/equipos que lo practican.

El caso que nuestro compañero nos muestra, es uno de tantos que podemos encontrar día a día en los partidos de cualquier competición deportiva, solamente que en este caso la trascendencia sea de mayor rango por el desenlace de la jugada, un gol; en cualquier partido, en este caso fútbol, se producen acciones fortuitas que en un gran número de veces dejan a un rival o a un compañero en situación desfavorable y entonces es cuando surge la pregunta ¿qué hago con la jugada?

Desde mi punto de vista y como opinión personal, en estas “dramáticas” situaciones en las que el jugador de un equipo puede verse con el dilema de qué hacer con la jugada mientras que posiblemente haya diversidad de opiniones entre sus compañeros y los adversarios, el encargado de acabar con cualquier duda o dilema con respecto a la situación, debe ser el árbitro, debido a que es el máximo responsable en cuanto a reglamento y leyes del deporte sobre el terreno de juego.

Por otro lado, pasando al ejemplo de justificación de la necesidad de ser competitivo que ilustra mi compañero por medio de una oposición con menos plazas que opositores, es cierto que todos deben ir al máximo de competitividad en cualquier caso, pero partiendo de las mismas condiciones que el resto de competidores, no mediante el aprovechamiento de una situación desfavorable de uno de ellos.

Y para finalizar, volviendo al concepto del juego, alguno de mis compañeros han comentado experiencias suyas en cuanto a situaciones de este tipo, en mi caso, he vivido en el terreno de juego experiencias similares, y mi opinión sigue siendo que el que en algún caso debe decidir sobre el transcurso del juego en ese momento debe ser el árbitro, teniendo en cuenta los jugadores esa decisión del árbitro y la consiguiente prestación de atención al mismo para ver como decide que transcurra la jugada.

Diego Espinosa ha dit...

Moltes vegades prestem massa atenció al fet de ser competitiu en un esport, de ser millor, de competir per damunt de tot.
El meu punt de vista és que s’ha de ser competitiu, s’ha de lluitar, s’ha de millorar etc. Però sempre tenint en compte que som persones per damunt de tot i que no sols en lo esportiu està la persona.
En el cas del vídeo vegem com el jugador fa cas omís a tornar el baló quan hi havia un rival al terra. Què li passaria pel cap a eixe jugador per a no tornar el baló? De veres no ho sé i m’agradaria saber-ho, tal volta el xic no es va ni assabentar de que havia de tornar el baló... Quí sap?
Com ja vaig dir en altre comentari de la revista sóc monitor d’un equip de futbol base i sempre intente per damunt de tot que els meus jugadors per damunt de tot tinguen un comportament humà. Quan fan mal a un rival, demanar disculpes. Quan l’àrbitre s’equivoca, no protestar. No fer trampes jugant (aprofitar al màxim però dins de les normes) en definitiva, els intente ensenyar que a que juguen net, a que juguen a l’esport que els agrada però dins del “fair play”.
Personalment, són ja 15 anys els que duc vinculat a l’esport del futbol i pense que per davant de tot, rivalitats, manies, enfrontaments... estem les persones, per què el futbol (al igual que l’esport de competició) es queda ahí, en un partit, en una disputa... Després que queda? La vida mateixa on tots som iguals i en el qual debem disputar el nostre propi “fair play”.

Mario Fernández ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
antoni soler navarro ha dit...

A veure, en primer lloc, magnífic post Joan, et felicite.

Després voldria aportar dos comentaris. Primer una experiència personal, que vaig intentar posar en un post, i que per algunes causes no he pogut fer. Jo al igual que tu forme part del club del meu poble (El Genovés), però en el meu cas és l’esport del bàsquet. Passat per totes les categories vivint bons i roïns moments, fins que ara so entrenador de l’equip pre-benjamí, al igual que jugador del primer equip del club. Doncs bé, el que volia contar era una experiència que em va passar amb un xiquet discapacitat que tinc al meu equip. Ell té 2 anys més que els seus companys, però té un problema de mobilitat, el qual té quasi paralitzades les articulacions. Normalment abans de cada partit, vaig a parlar amb l’entrenador rival i li conte el cas, i li dic que si agafa el baló que li deixen tirar per veure si el xiquet fa alguna cistella i sen va content a casa. Doncs bé aquell dia ho vaig fer tot igual, i l’entrenador com sempre va acceptar molt amablement. Quan el nen va agafar la pilota i va fer la cistella, un grup de pares de l’equip contrari va començar a protestar dient que aquells punts no havien de pujar al marcador. Nosaltres per no causar més rebombori vam acceptar i els vam llevar de l’acta. Però si haguéreu vist la cara que se li va quedar al pobre, era un “poema”.

Com tu dius al blog “respecte” és reconèixer, apreciar i valorar a la meua persona, així com als demés i al meu entorn. Doncs en la meua opinió aquell dia eixe grup de “persones” no van respectar el meu jugador.

Després voldria posar una reflexió que te a veure en la nostra carrera, i amb el que has escrit sobre les oposicions. A la nostra generació som més de 100 persones contant la línia en castellà i la línia en valencià. És a dir, que hem de competir contra tots per intentar ser el millor, o almenys dels millors per poder accedir a tindre una bona nota. Això vol dir que no ens hem d’ajudar uns als altres? Crec que de la forma que està muntat aquest sistema ens intenta separar. Però els meus rivals abans de ser rivals, són companys. Companys als que veig tots els dies, en els que em relacione, en els que col•labore, en els que faig treballs, ens ajudem per estudiar i entendre millor les coses... contra ells he de competir? Açò si que no és respecte.

Educación del Movimiento ha dit...

Una vez leído el post y los comentarios que ha generado el tema en cuestión, dar la enhorabuena al autor por qué ha despertado un gran interés entre los compañeros, un tema que da muchas posibilidades de expresarse por su fácil comprensión y que todos los que estamos “enrolados” en esto del deporte nos sentimos aludidos de alguna forma. Me llama la atención de que todos se ciñan por completo al estar de acuerdo con el “fair play” y que el debate solo este en una misma dirección, vamos todos son políticamente correctos sin salirse del papel de las buenas personas y el respeto a los demás, principios de gran admiración por parte de mi persona. Pero como esto va de ser originales y de darle “la vuelta a la tortilla” a las cosas, a veces en temas como estos donde de forma masiva la gente se vuelca positivamente en ello, pues se echa de menos personas que sean políticamente incorrectas, y voy a intentar ser yo.

Primero que todo, yo respeto y alabo el “fair play” en todas sus facetas de la vida, pero este tío, Luiz Adriano, es un profesional del futbol, dícese profesional aquella persona que le pagan por hacer su trabajo, explicado de forma un poco coloquial, entonces ¿qué demérito, salvo el moral que bien poco importa cuando hay dinero por el medio, que este profesional marcase gol? Si es su objetivo es ese, de buen seguro que recibió apoyo de todos sus compañeros y de la directiva que es quién le paga. Además esta persona justifica que no fue consciente de la jugada, ya dejando de ser aplicable el concepto que entendemos por “fair play”, o es que acaso no nos fiamos de sus palabras y desconfiamos de él recriminando lo mala persona que fue en aquel momento, ¿no estamos siendo igual de injustos con Luiz Adriano por no creerlo? ¿Por qué olvidamos nuestro propio “fair play” con las personas que no hacen lo que el 99% de la sociedad cree que es ser un ejemplo de buena persona?

Creo que solo nos ceñimos, la gran mayoría de veces, a ver solo la cara de una moneda olvidando la otra que no deja de ser igual de importante, aunque ahora el fin sí que justificase los medios, no siempre lo hace como por ejemplo que hace ese profesional con su sueldo, igual algún día da una lección a todos los que dijeron la deleznable persona que ha sido. Lo fácil en ese momento fue culparlo de todo por qué la masa social así lo demanda, sin conocer su versión o sin tener como he dicho que él es un profesional del futbol y así actuó, siendo igual de injustos como en teoría él pudo ser, y es que el ser humano jamás será de ser hipócrita.

Ignacio Del Arco Moreno ha dit...

Para empezar este post, quería hacer una pregunta a Joan autor del post, y al resto de compañeros.
Después de escribir este post, y los compañeros leerlos ¿creéis que si os sucediese una acción antideportiva en un partido beneficiándoos la denunciaríais?

Por ejemplo Joan, ¿si en un partido tuyo de futbol un balón bota mal cuando vas a rematar a gol y el balón te golpea antes en la mano y entra, le dirías al árbitro que han sido manos? ¿O si hacéis una entrada y sabéis que es para que os saquen tarjeta amarilla y no lo hacen, la reclamaríais? ¿Y si todo esto sucediese en contra vuestra, como actuaríais la gran mayoría?

Pienso que tanto la guerra campal que le ocurrió a Joan y a su equipo, como las mil acciones similares que pasan en el futbol, no son consecuencia de una influencia directa, sobre los jugadores juveniles, de las acciones que les vemos hacer a los deportistas profesiones, ¿Por qué opino esto? Porque creo que jugadores de edades entre 8-12 años no sean del todo conscientes de lo que ha ocurrido, pero tal vez si empiecen a serlo si un sábado antes del partido su entrenador le pide que haga lo mismo que hizo X jugador la noche anterior, pegar patadas a diestro y siniestro para que no pasen, por ejemplo, por lo tanto esta influencia puede que sea mayor a otros factores.

Con esta pequeña introducción me gustaría enlazar con datos que he encontrado bastante significativos sobre el fairplay en profesionales, en juveniles y en cadetes. En el artículo de J. Cruz Feliu, M. Boixadós Angles, L. Valiente Barros y M. Torregrosa Álvarez, ¿Se pierde el "fairplay" y la deportividad en el deporte en edad escolar? Vemos como después de su estudio observan que los profesionales son los deportistas que menos conductas antideportivas realizan (14%), siendo casi la mitad que en juveniles (32%) y cadetes (28%), por lo tanto deberíamos abordar otros factores que hacen que ocurra esto.

Los autores mencionados llegan a las conclusiones que estas conductas antideportivas en edades juveniles y cadetes es debido ha: aumento de las recompensas económicas por el éxito, valores, actitudes y conductas de entrenadores orientadas al éxito en las competiciones, actitudes, conductas de padres y espectadores durante los partidos y el sistema de sanciones de algunos reglamentos que benefician al infractor.
Autores como García Ferrando (1990) o Pliz (1995) comparten y reafirman las mismas ideas que los autores anteriores, recalcando el énfasis excesivo en el resultado y la victoria tanto de padres como entrenadores.

Entrando en las comparaciones que ha hecho Joan en cuanto a las oposiciones y a la competencia entre empresas, pienso que en nuestra sociedad la gran mayoría de personas si pudiesen beneficiarse de alguna acción ilegal para sacarse una plaza de oposición lo haría, y si un empresario pudiese hundir la empresa vecina también lo haría, y muchísimas cosas más haría la gente, como por ejemplo ¿si alguien puede evitarse pagar a hacienda no lo hace? Esto ocurre mucho, pienso que esto es debido a la sociedad en la que vivimos, una sociedad que se ha acostumbrado a ver todas estas irregularidades convirtiéndose en algo habitual, es más, la persona que engaña es recompensada, laureada por el resto y no denunciada, este desde mi punto de vista, es el mayor problema que ocurre en nuestra sociedad y que termina extrapolándose al mundo del deporte.
Para finalizar quiero indicar varias estrategias para poder promocionar y mejorar el fariplay encontradas en diferentes artículos:
- Desarrollar la cooperación y fomentar entre los niños y niñas estrategias de razonamiento moral en las clases de educación física.
- Mejorar la formación y el asesoramiento de entrenadores de niños y niñas en edad escolar.
- Formar y asesorar a árbitros y organizadores de competiciones Infantiles
- La promoción de la educación deportiva de la población mediante campañas nacionales e Internacionales sobre el “fairplay”

Mario Fernández ha dit...

Sin duda lo que observamos en este post en particular y en el día a día en general, es que se están perdiendo los valores del deporte. Como podemos leer en la Revista de educación (2003), el deporte tradicionalmente ha sido un medio para conseguir valores de desarrollo personal y social; afán de superación, integración, respeto a la persona, tolerancia, acatación, de reglas perseverancia, trabajo en equipo, superación de límites, autodisciplina, cooperación, honestidad, lealtad, etc. Sin duda, todas estas son grandes cualidades y que sin embargo, como observamos en el vídeo y ya han comentado algunos compañeros se están perdiendo, ¿y por qué? Pues creo que es evidente, por culpa de otras cualidades que se están extendiendo en nuestra sociedad y que para nada son positivas. Es ese afán de querer ser más que el otro y ganarle a toda costa lo que está haciendo que se pierdan estos valores, ya que para conseguir esto se hace lo que haga falta, se engaña, se insulta al rival para desconcentrarlo, se hacen un sinfín de trampas.
Ahora, ¿cuál es el problema que se nos presenta? Que este mal ambiente se traslada también al ámbito escolar, o para abarcar más, diremos el ámbito infantil. Para muestra la vivencia personal que nos comenta Joan en el post. Desde mi punto de vista, esto se debe a que no hay una profesionalización del deporte a estas edades, sino que son los propios padres, amigos, los que se encargan del deporte, y como sobre todo a edades tempranas la forma de aprenderdizaje que predomina es el aprendizaje vicario, si estos chavales tienen como entrenador a un padre (que es lo que suele pasar) que solo quiere que ganar sin importarle el hecho de que los niños aprendan o no, esto va a propiciar que llegue el punto en que hagan lo que sea por conseguirlo.
Me viene a la mente una conversación que tuve con un amigo y profesor de primaria en una escuela de mi pueblo y que lleva los deportes extraescolares, y me comentaba que el trimestre que realizaban balonmano, cuando les tocaba jugar casi tenía que suplicarle, postrarse a sus pies, y pedirle por favor al otro entrenador que jugara con un 3-3 y las dos líneas con cierta separación y no con el 6-0 que quería jugar. En este caso se ve muy claro cuando es un profesional el que lleva un equipo y cuando no. Mi amigo tenía claro que para que los niños puedan jugar bien al balonmano y lo que es casi más importante, conseguir meter goles, es necesario que les des espacio y por ello tenía claro que se tenía que jugar de esa forma. Por el contrario, el otro entrenador, que evidenció su afán de ganar o al menos su orgullo por no perder y pretendía jugar con una defensa de 6, lo cual hace casi imposible que unos niños de 10-12 años consigan meter un gol.
Me parece interesante resaltar el artículo de Feliu, Valiente & (2001) en el que no solo hablan de los valores del deporte, sino que también presenta algunas investigaciones realizadas sobre el tema y además para concluir termina con los objetivos que debería tener una campaña de promoción de la deportividad.
Y finalmente, me gustaría terminar con una frase que dijo Kilian Jornet, campeón del ultra trail del Montblanc, que ejemplifica bien lo que intentaba transmitir con este comentario.
“A veces ganas una carrera y no estás satisfecho por lo que has hecho ni has vivido, sin embargo, diez horas más tarde que tú, llega un grupo llorando, abrazándose por la experiencia, por haber terminado y te dices, que cabrón ese sí que ha ganado”
Referencias:

Feliu, J. C. i, Valiente, L., Torregrosa, M., & Anglès, M. B. i. (2001). ¿Se pierde el “fairplay” y la deportividad en el deporte en edad escolar? Apunts: Educación física y deportes, (64), 6–16.
Revista de educación. (2003). Ministerio de Educación.