dimarts, 8 de gener de 2013

"Nunca habrá una mujer entrenando en primera división"

Per Andrea Fos Corberá,
estudiante de Metodología de la Enseñanza de la AF y el Deporte

Dura frase para aquellas mujeres que quieren dedicarse al mundo del fútbol... He estado reflexionando acerca de ¿porqué no he visto a ninguna mujer entrenadora de primera división?, es más, ¿porqué no he visto a ninguna mujer entrenando a categorías inferiores? ¿Existen entrenadoras de fútbol?

Claro que hay entrenadoras de fútbol. Lo que despertó mi curiosidad fue una noticia que vi por televisión, y era que habían contratado a una mujer como entrenadora de un equipo de la primera división croata. Esta ex futbolista y ahora entrenadora ha conseguido lo que a muchas mujeres no les dejan ni intentar.
Lo que esta mujer croata, Tihana Nemcic ha conseguido es una caso aislado, fuera de lo común, no es lo que ocurre normalmente nos cuenta otra entrenadora española, Arantxa Alonso en una entrevista (autora de la frase del título). Esta entrenadora con más de 10 años de formación afirma que es más fácil llegar a presidenta de un país que ser entrenadora de primera división. Arantxa tras estudiar varios másteres relacionados con el mundo del fútbol no se considera entrenadora de fútbol, simplemente porque no se gana la vida con ello, entrenar a la selección sub-18 catalana lo considera un hobby, simplemente porque de eso no se puede vivir.

Es triste ver como una persona preparada para un trabajo no pueda ganarse la vida con ello (alarmantemente no ocurre solo en el mundo del fútbol). Quizás en otros países como Estados Unidos y Alemania dice que podría vivir de entrenar porque tiene otra mentalidad diferente a la que tenemos aquí en España, donde "el mundo del fútbol es un mundo muy, muy masculino".

También reconoce que hay hombres capacitados para entrenar la primera división pero que por falta de contactos e influencias no es posible. Tampoco se imagina entrenando a un equipo como el barça, la existencia de una "barrera como dice ella le impide a cualquier mujer llegar a lo más alto. Es más incluso en la superliga femenina, la máxima división del futbol femenino, hay una o ninguna entrenadora, pero con el paso de los años y la evolución (esperemos) se podrá ver a mujeres en esta categoría al menos. Una de las anécdotas que cuenta es que estando como entrenadora, los árbitros le daban la mano a su ayudante en vez de a ella, pero bueno, al final del partido acababan felicitándola.

En conclusión, ser entrenador de futbol tiene sus limitaciones si eres mujer, salta a la vista. En cambio yo no pierdo la esperanza que algún día alguien dará la oportunidad a una mujer (capacitada para el puesto) y podrá demostrar que da igual seas lo que seas, mujer o hombre, si tienes los conocimientos necesarios podrás desempeñar el trabajo de entrenador con un gran nivel. Siempre habrá lugar para una buena profesional...

15 comentaris:

Batxero ha dit...

Tema actual i realment alarmant, el sexisme te acte de presencia en quasi tots els àmbits de la vida, però ens centrarem concretament en el esport en general encara que en l’article comenta el cas del futbol. Encara recordo el comentari de Pere referit a aquest tema en el que comentava com en altres àmbits i havia una “lluita” per la igualtat entre sexes o es denunciaven els cassos de sexisme i com en el terreny del esport aquest actuava impunement, es separava homes i dones, en les programacions dels canals de televisió d’esports la copen pràcticament tota els esports practicats pel sexe masculí i afegien els femenins com a “farcit” i que no donaven igual espectacle, ja es ben coneguda la poca ètica dels mitjans de comunicació provinents de la economia del mercat i el consum, tot mesurable per l’audiència independentment de les conseqüències dels seus continguts i com calen en la gent. Els mitjans de comunicació de masses exerceixen una gran influència en els nostres hàbits de vida, convertint-se en autèntics agents socials que influeixen en les nostres conductes, entre elles la pràctica esportiva. En relació amb aquesta, els mitjans de comunicació, en molts casos, imposen models socials que potencien els estereotips sexuals i en absolut afavoreixen la coeducació.
Però, realment jo em qüestiono, els esports practicats pel sexe femení no son espectaculars realment? O es mes be que en la no seua fomentació pels mitjans i demes institucions ens creen la “falsa” visió de que no ho son?
Si ens fixem en alguns dels comentaris dels comentaristes esportius es pot observar el contingut sexista d’aquests com ara “España roza la machada”, imatges d’animadores en bikini “calentando el ambiente”, sirenes i taurons, ....
En la societat actual la dona es troba esclavitzada per l'estructura patriarcal de la societat capitalista i, aquí, l'esport contribueix a reproduir aquesta submissió justificant-la en termes de "naturalesa" de l'individu. L'esport, en opinió de Brohm (1993) contribueix a institucionalitzar les diferències entre sexes i estructura el cos de la dona a través de la sistematització de diferents mites específicament femenins que es materialitzen en diferents pràctiques esportives: la dona sirena, el mite de la esveltesa, la plasticitat, gràcia, bellesa visual, etc., que es farien evidents en pràctiques com ara la natació, la natació sincronitzada o la gimnàstica rítmica.
En l'activitat fisicoesportiva els estereotips es troben molt més accentuats confonent les diferències anatòmiques i biològiques amb les possibilitats reals de cada un dels sexes. Serveixi com a exemple el cas de la gimnàstica femenina, una disciplina que es desenvoluparà precisament a partir de l'estereotip de "Feminitat" establert i que buscarà inicialment potenciar aquells valors i actituds considerats propis de la dona, deixant de banda les característiques més mecanicistes de la gimnàstica, considerades com perilloses i violentes i, en conseqüència, més pròximes al considerat com "masculí", de manera que es buscarà una gimnàstica suau i expressiva (García San Emeterio, T., 1988).
Com a conclusió citaré a John Stuart Mill (1869), aquest autor va realitzar una interessant reflexió a propòsit del concepte de "naturalesa femenina" imperant en la seua època, demostrant que els caràcters que per aquell temps s'entenien com específicament femenins no eren sinó el producte d'un determinat context històric, social i cultural. Fent una ullada a la situació del esport actual aquesta idea de “naturalesa femenina” continua imperant, encara que s’ha avançat un poc, l’objectiu a aconseguir es que la dona en el segle XXI se li garanteixi la total integració en un món al qual ha arribat amb “retard”, i de ser-ne considerada en igualtat amb l'home.
Jorge Bachero Más

Juan Luis Navarro ha dit...

En primer lugar pienso que nuestra sociedad ha avanzado mucho sobre el sexismo, y la igualdad de oportunidades para las mujeres en muy poco tiempo, si miramos a un pasado no muy lejano, las mujeres apenas tenían derechos en muchos apartados de la vida. Pero aún en los tiempos presentes como vemos en se puede percibir una forma de sexismo oculto y no tan oculto en nuestra sociedad. Este se manifiesta en las condiciones y las expectativas de trabajo de los trabajadores. En la mayoría de los casos sigue habiendo prejuicios acerca de las labores típicamente masculinas o femeninas y es un hecho que las mujeres por lo general suelen ganar menos que los hombres. Es el caso de las entrenadoras de futbol, está claro que por ser mujer tienen una doble dificultad, el de ser buena en lo que hacen y la propia discriminación, también hay que sumarle el bajo porcentaje de mujeres que quieren ser entrenadoras respecto a los hombres, por cada mujer que quiera ejercer esta profesión existirá un innumerable porcentaje de entrenadores que les encantaría asumir ese puesto. Esto se podría cambiar potenciando deportes “considerados para hombres” también en las mujeres o mejor dicho en las niñas ya que desde la escuela se transmite un mensaje sexista de los deportes en los cuales se encasilla a las niñas a jugar a la comba por ejemplo y los niños al futbol.
En varios apartados de la sociedad esas barreras ya se han superado, como por ejemplo en la política, ya hay representación femenina en liderando partidos políticos y perteneciendo y ocupando varias responsabilidades importantes en el gobierno, como dice nuestra compañera en el post es más fácil que una mujer sea presidenta del gobierno.

Continua abajo:

Juan Luis Navarro

Juan Luis Navarro ha dit...

Continuación del comentario anterior:

Para acabar el comentario me gustaría enseñaros la siguiente noticia que encontré buscando casos de sexismo en el deporte, de dos comentaristas que no fueron muy afortunados en sus comentarios sobre un árbitro mujer:

Richard Keys y Andy Gray, las dos caras del fútbol en directo de la cadena británica Sky durante 20 años, han perdieron su empleo acusados de sexismo.
Todo empezó un sábado, poco antes de que empezara la retransmisión del partido Wolverhampton-Liverpool de la Premier League, en el que una mujer iba a actuar como juez de línea. Creyendo que sus micrófonos estaban cerrados, comentan a propósito de la linier, Sian Massey, de 25 años:

- Richard Keys: "Bueno, alguien tendría que bajar y explicarle la regla del fuera de juego".
- Andy Gray: "Sí, lo sé. ¿Te lo puedes creer? Mujeres jueces de línea... Olvida lo que dije; probablemente no sabe lo que es la regla del fuera de juego.
- Keys: "Claro que no".
- Gray: "¿Por qué hay una mujer linier? Alguien la ha jodido bien".
- Keys: "Te puedo garantizar que hoy se va a armar una gorda. Kenny [Dalglish, entrenador del Liverpool] se a poner como loco. No es la primera vez. ¿No había una ya antes?".
- Gray: "Sí".
- Keys: "Wendy Toms".
- Gray: "Wendy Toms, algo así. También era una jodida inútil".
- Keys: (Gruñido exasperado).
- Gray: (inaudible).
- Keys: "No, no, hay que hacerlo, está bien. El fútbol se ha vuelto loco. Fíjate en lo que ha dicho esta mañana la simpática Karren Brady [vicepresidenta del West Ham] quejándose del sexismo. Hazme un favor, cariño".

Lo que ocurrió al final es que la juez de línea acertó plenamente al no sancionar fuera de juego en una jugada dudosa en un gol del Liverpool y que los que armaron la marimorena fueron Richard Keys, conductor del programa, y Andy Gray, ex jugador del Aston Villa, el Wolverhampton y el Everton en los años 70 y 80.
La prensa del domingo reprodujo los comentarios machistas de la pareja y los responsables de Sky decidieron cautelarmente apartarlos de la retransmisión del partido del lunes. El martes, después de que trascendieran adicionales comentarios sexistas de Andy Gray, la cadena decidió despedirle.
Richard Keys decidió dimitir de su puesto después de que se difundiera otro vídeo en el que él aparece haciendo comentarios machistas.

El País

Juan Luis Navarro

Jesús Prieto ha dit...

Este post me ha hecho pensar, que lo mires por donde lo mires, el deporte y todo lo que le rodea, es uno de los medios en los que el sexismo, y otras ideologías están permitidas y a nadie le parece mal. Es cierto que a lo largo de la historia la mujer ha luchado por tener igualdad, por conseguir que el sexo no sea una razón discriminatoria a la hora de encontrar trabajo o en la vida cotidiana. Sin embargo, el deporte es un claro ejemplo de desigualdad de sexos. Está permitido separar de primeras a hombres de mujeres. Personalmente, en el equipo donde yo jugaba, entrenaba con nosotros una mujer, y cuando llegamos a cierta categoría por edad, le obligaron a irse del club para que se buscara un club femenino de futbol. Era mucho mejor que alguno de los del equipo, pero por razones de sexo la echaron.

Este posiblemente sea uno de los muchos casos de este tipo, y es que el deporte, se constituyó a partir de un paradigma exclusivamente masculino, que situaba a las mujeres en un papel de exclusión o de total inferioridad. En su creación, tal y como dice (Barbero, 1993), en el deporte exaltaban los valores de virilidad, o de que a través del mismo se adquiría hombría. Esta “hombría” se tenía como un ideal moral, y para ellos ser deportista era ser caballeroso, viril y poco dado a complicaciones intelectuales.

La separación de sexos se hacía básicamente por la razón de pensar que el hombre es fuerte y la mujer es débil, y esto les permitía hacer claras diferencias para poder separar a hombres de mujeres. Viendo todo esto como dicen (García García, J. y Ruiz Carnicer, M.A., 2001). No es de extrañar, pues, que las actividades deportivas consideradas adecuadas para las mujeres no fuesen más allá de aquella gimnasia practicada en “pololos”: una falda pantalón elástica que servía para preservar de la lascivia el cultivo del cuerpo femenino.

Hoy en día en deporte lo que se prima es el rendimiento. Los deportistas que más rendimiento consiguen son los que pueden llegar a la élite y a vivir de su deporte, aunque buena parte de los ingresos que se consiguen son gracias a los medios de comunicación y a la difusión que se dé de dicho deporte. Es por esto, que las mujeres parten con otra gran desventaja, y es que, como ha dicho mi compañero Jorge Bachero, los medios de comunicación no ofrecen una programación deportiva realizada por el sexo femenino, alegando que no es tan espectacular como el masculino. Este hecho hace que las mujeres estén en inferioridad, y que no puedan alcanzar los beneficios que se obtienen en el deporte masculino.

Como se puede observar, el deporte es un campo que está dominado, al menos en España, por una cultura y un pensamiento arcaico que no nos deja ver que una mujer mejor cualificada que un hombre para ser entrenadora de futbol, no lo pueda ser debido a que no tiene los mismos contactos que un hombre ni la misma valoración social.

En el caso del futbol todo esto se ha magnificado, hasta tal punto que ver a una mujer en el fútbol profesional es algo fuera de lo normal. Hace poco el Rayo Vallecano tenía una presidenta, pero ahora ya no. No hay ni presidentas, ni entrenadoras, ni árbitros femeninos, ni en primera ni en segunda división. Este hecho que nos parece de lo más normal, es un claro ejemplo de que el sexismo en el deporte español es una realidad, y que las mujeres parten con desventaja.

Para finalizar me gustaría pensar que en algún momento de la historia, se puedan ver casos como el de la entrenadora croata que comenta Andrea, y que no nos parezcan algo fuera de lo común.

Mireia Gil Martí ha dit...

Me ha gustado mucho tu post Andrea, es un tema de actualidad y creo que tiene mucha relación con el tema de las ideologías, en este caso la del sexismo. Me parece una gran entrada que reivindica y hace un llamamiento al reconocimiento no sólo del fútbol femenino, sino de otros deportes asociados a la masculinidad y, la consideración de la mujer como más apariencia que rendimiento, no es sino un ejemplo más de varios carácteres de una sociedad caracterizada históricamente por la injusta superposición del hombre por encima de la mujer.

Entendemos como sexismo al conjunto de prácticas sociales o ideología que mantiene en situación de subordinación y explotación a un sexo. Con esta breve definición se nos abren diversas ideas como el concepto de sexo, en el que diferenciamos entre hombre y mujer; y el concepto de género donde diferenciamos entre masculino y femenino.

En el caso del artículo se ve manifestado en que el fútbol esta visto como un deporte de hombres y es muy difícil que una mujer llegue a la élite en un club de futbol. El fútbol femenino siempre ha estado, y continúa estando, por debajo del masculino. Los equipos femeninos de fútbol no tienen las mismas facilidades que se les otorgan a los masculinos ni tampoco el mismo número de espectadores. Además los medios de comunicación no ofrecen programación deportiva sobre el deporte femenino ya que no atrae el mismo número de espectadores que el deporte masculino.

La selección absoluta es campeona de Europa al igual que la masculina y en absoluto ha tenido la misma acogida. El problema ya no está solo en jugar al futbol femenino sino en ser una mujer y llegar a la élite como entrenadora, preparador físico o delegado de un equipo de fútbol masculino.

Como bien han comentado mis compañeros anteriormente, rara es la ocasión en que se va una mujer en lo más alto, excepto la ex presidenta del Rayo Vallecano o la delegada de la Selección Española de Fútbol.

Por otro lado desde siempre en la sociedad el deporte ha sido visto para ser practicado por los hombres aunque desde hace algún tiempo sí se permite en la élite competir tanto a hombres como a mujeres. Aun así, existen los llamados ‘deportes para hombres’ como, en este caso el fútbol, y los ‘deportes para mujeres’ que como bien han comentado anteriormente, serían la gimnasia rítmica o la natación. Otros ejemplos claros de ‘deportes solo para hombres’ serían en motociclismo o la Fórmula 1 ¿Se ha visto alguna vez competir a una mujer en el mundial? Raramente o en algún caso aislado, y el reglamento no estipula que sea un deporte solo masculino.

También se puede abordar el concepto de ‘techo de cristal’. Este concepto se refiere al hecho de que las mujeres aparentemente siempre se dice que pueden ir subiendo de posición social hasta alcanzar el mayor rango en algún tipo de trabajo o actividad. Pero esto no es del todo cierto, ya que en realidad pueden ir subiendo hasta que se dan con el denominado “techo de cristal”, y no pueden subir más escalones sociales. Esto ocurre en todos los ámbitos de la vida, pero en esta ocasión nos referimos al deporte como objeto de estudio. En el deporte, cada vez más, podemos observar cómo la mujer poco a poco está subiendo escalones. Comprobamos por ejemplo, cómo en el fútbol ya hay una mayor participación de mujeres y creación de equipos femeninos.

Como conclusión, me gustaría decir que para introducir cada día más a la mujer en el mundo deportivo, es bueno hacer ver a la sociedad, que aunque sean pocas, las mujeres van ocupando altos cargos en el mundo deportivo, que son buenas en su trabajo y que no por ser mujeres tienen menos capacidad de hacerlo bien.

Apuntes de Educación del Movimiento. 2º FCAFE

MARCOS CAMPOS GIMENEZ ha dit...

En primer lugar me gustaría dar la enhorabuena a Andrea porque me ha parecido un post fantástico, de un tema aparte de actual muy relacionado con la asignatura y más concretamente en las ideologías, el sexismo.
Si es verdad que tal y como dice Andrea en el post, el fútbol es un deporte muy masculinizado, sobretodo aquí en España y menciona a los países más al norte de Europa como Alemania, pos bien yo pienso que esto es debido a que allí el fútbol femenino está más desarrollado, y con ello las profesionales que se dedican a ello. Esto lo podemos comprobar viendo cuales son las potencias mundiales femeninas a nivel futbolístico, básicamente Estados Unidos, Japón y Alemania. España en cambio, está ubicada la numero 18, por el contrario de la masculina que es considerada la mejor selección mundial. Con estos datos estoy diciendo que el futbol femenino español, le falta mucho por evolucionar, y yo creo que con el paso del tiempo, a las entrenadoras femeninas se les tendrá mucho más en cuenta.
Además, tengo claro que en este momento hay muchas entrenadoras femeninas preparadas para entrenar en equipos de nivel, pero es muy difícil llegar hasta ahí. No solo para ellas, sino para los entrenadores masculinos, el fútbol mucho mueve dinero, lo que lo ha convertido en un deporte que se mueve por intereses. Esto ha provocado que grandes profesionales preparados se queden por el camino, y que por ejemplo un dirigente contrate a un amigo suyo con el objetivo de llenarse ambos los bolsillo. (sé que no tiene mucho que ver el tema del blog en este párrafo pero me apetecía y quería criticarlo.
Finalmente me gustaría volver a felicitar a Andrea, no solo a ella, sino a los compañeros que han participado en los comentarios, porque me han parecido muy apropiados, sobre todo los de Jesús Prieto, y Juan Luis Navarro, dignos de leer.

Fernando Amorós Cantos ha dit...

Me ha gustado mucho este post porque te hace reflexionar sobre cosas que parecen ser normales y ni siquiera nos paramos a pensarlas. Al hacerte una pregunta como la que plantea Andrea en el post ¿Existen entrenadoras de fútbol?, es cuando realmente piensas en la ideología sexista que existe en el fútbol y en el deporte en general. Como ha mencionado Juan Luis es algo que parece que hoy en día ya se tiene superado pero viendo ejemplos como el de la mujer linier en el partido del Liverpool, observamos que existe una ideología sexista en el fútbol bastante considerable, ya que ver a una mujer relacionándose con este mundo (como es el caso de la linier) llama mucho la atención a todo el mundo.

Como menciona Andrea, el mundo del fútbol de primer nivel ya es complicado de por si, puesto que para llegar a el no basta solo con ser bueno, ya que si no se tienen contactos es prácticamente imposible llegar hasta ahí. Con esto ya podemos imaginarnos como lo tiene de difícil una mujer entrenadora para conseguir llegar a primera línea entre unas cosas y otras, porque si nos paramos a pensar, ¿cuántos entrenadores buenos existirán que no llegarán nunca hasta segunda o primera división?, claramente muchos, pero así es el mundo del fútbol. Aparte de estos problemas nos encontramos con que aparte, las mujeres no cuentan con la ayuda de los medios de comunicación, puesto que la sociedad de hoy en día no se muestra interesada por el fútbol femenino, cosa que aún dificulta más las cosas a la mujer.

A pesar de todo ello, hoy en día se ven algunos rayos de esperanza de que algún día la mujer pueda estar metida de lleno en el mundo del fútbol, ya que los casos como el de la entrenadora croata Tihana Nemcic hacen que podamos abrir los ojos y podamos darnos cuenta de todas estas desigualdades. También hay que destacar algunos hechos como es el caso de la FIFA, que a la hora de celebrar una gala como la del balón de oro, también se incluye en ella el balón de oro femenino y otro galardón para el mejor entrenador/a de equipos femeninos, que este año lo ha ganado la entrenadora sueca Pia Sundhage. Este tipo de acciones son las que fomentan la igualdad en el deporte y da pie a que en un futuro a los aficionados del fútbol no les parezca raro ver a una mujer árbitro o a una entrenadora en primera división puesto que tienen las mismas capacidades que los hombres para poder hacerlo.

Francisco Sánchez Folgado ha dit...

Este post nos hace reflexionar a todos sobre un tema que todo el mundo conoce pero que a nadie parece que le importe, el deporte femenino. Este post está dirigido a encontrar el porqué una mujer no puede llegar a ser entrenadora de un equipo de élite o incluso de categorías inferiores. Bajo mi punto de vista, es necesario explicar, que todo esto puede venir relacionado con la cultura y el modo de ver el deporte femenino en España. Todo el mundo sabe la poca afición que tiene el deporte femenino en España, a excepción de la gimnasia y natación sincronizada y apurando mucho el tenis, en España el deporte que se sigue es masculino.

¿Por qué ocurre esto? Quizá la respuesta la encontremos en que España es un país que ha avanzado y ha cambiado la mentalidad con el paso del tiempo. Pero quizá no ha avanzado lo suficiente como se piensa, en comparación con otros países como Alemania, Francia o EEUU, donde bien comenta mi compañera en el post, en estos países sí que se podría vivir siendo entrenadora de fútbol.

El aspecto más destacable del post, es el que dice que en la Superliga femenina, solamente hay 2 o 3 entrenadoras, incluso en la mayor liga femenina, se encuentran pocas entrenadoras. Esto es un claro ejemplo de la imagen que se tiene del deporte femenino en un país como España. Como bien dicen mis compañeros en los otros comentarios, está relacionado con las ideologías, concretamente con el sexismo. Hay muchas mujeres preparadas, con estudios y con la experiencia de haber jugado a fútbol muchos años y no se les puede negar la oportunidad de entrenar a un equipo por ser mujer, se desaprovecha el conocimiento que se tiene por fijarse en el sexo.

Muchos de nosotros que estudiamos Ciencias de la Actividad Física y del Deporte sabemos que hay mujeres que están igual de preparadas que muchos hombres, pero también sabemos la poca afición que despierta en la gente el deporte femenino. Lo podemos observar en cualquier competición de liga interna en la que haya por ejemplo fútbol sala femenino y fútbol sala masculino. Esto es triste para un país que busca progresar, aunque hay que destacar que poco a poco se pueden observar casos en los que vemos una mujer entrenadora Tihana Nemcic, una mujer que ejerce de árbitro o linier, etc.

En conclusión, el sexismo en el deporte español es un caso que está presente y en el que todo el mundo debemos intentar actuar para que haya igualdad de oportunidades, con una mentalidad más abierta que nos pueda llevar al progreso.

Andrés Caballer Hernani ha dit...

Previo a comenzar “con nada”, he de dar las gracias a Andrea y a todos/as mis compañeros/as por sus aportaciones. Ya que considero que cada una de ellas han sido muy valiosas para mí como persona.

Dicho esto, sinceramente considero que este “post” se debe tener muy en cuenta, pues como bien señalan todos mis compañeros, es un tema muy actual que en multitud de ocasiones se pasa por alto…Al menos yo, aseguro que el tema que se plantea aquí no había estado nunca en mi cabeza. Sí he reflexionado a veces sobre la participación de los chicos en las diferentes tipos de danzas, patinaje artístico, etc, pero nunca había pensado en el fútbol. Simplemente ni siquiera me lo planteé…

Es claro, como bien han indicado todos mis compañeros que el sexismo, continua hoy en día como punto principal en nuestra sociedad. No hay más que ver lo que bien se comenta en estas publicaciones: se tiene más en cuenta al amiguito (nunca amiguita) del dirigente de turno, que a la persona capacitada para poder hacerse cargo, de la mejor manera posible, de un equipo (en este caso de fútbol).

Me resulta muy triste que una persona tan formada en el ámbito del fútbol como Arancha Alonso diga que “Nunca habrá una mujer entrenando en la primera división de fútbol española”, pero bueno…parece que puede tener algunos motivos relevantes para pensarlo.

Una vez escrito lo anterior, basaré mi comentario en una serie de experiencias de mis familiares que quiero compartir con vosotros, y que creo que son adecuadas al tema que tratamos.

Así, en las “típicas” conversaciones familiares que se pueden dar, recuerdo perfectamente una serie de comentarios chocantes sobre el Deporte en el ámbito escolar. Recuerdo que mi padre (de 51 años) comentaba que él en el colegio, cuando había Educación Física, a los chicos se les daba un balón para jugar al fútbol y “poco más” como comenta él. (No habían chicas en su colegio).

A mi madre y a su hermana (48 y 53 años), les hacían hacer una “especie de gimnasia” y/o jugar a la cuerda, a las “palmaditas con cancioncitas”, etc. Como dicen ellas, “nosotras, el balón no lo veíamos ni en pintura. Eso era de chicos y si tú querías jugar con ellos, te miraban raro…”

Hasta ahí, quizás parece que es hasta comprensible ( pero sólo parece)…que si el régimen político, la sociedad de la época y la inmediata anterior, etc. Pero, y si os digo que mi hermana (13 años) ha tenido (este cuatrimestre) una profesora de Educación Física que no les dejaba jugar al fútbol porque es de chicos, no les dejaba ponerse mayas ni “tops” porque “eso de enseñar”… ¿Qué me decís?

Desde mi punto de vista, para mí esto es lo inaceptable. Que, como bien señala alguno de mis compañeros, que el fútbol y otras muchas actividades se consideren temas “tabú” me parece increíble…

Que si una chica juega al futbol “se le tache de lesbiana” de manera despectiva (por que ya me contarás que tiene de malo ser homosexual) o incluso, como dice Jesús “se le invite a irse”…Es alucinante.

No quisiera ser reiterativo, por lo que únicamente diré que está en las manos de todos nosotros, cambiar la situación en la que nos encontramos. La situación en la que el hombre juega al fútbol, la mujer hace gimnasia rítmica y si es al revés… ¡Alarma!

joaquin ferriz alcolea ha dit...

El sexismo en el deporte es un tema que con el tiempo cada vez existe menos. Pero hay que ser conscientes que no es algo que vaya a suceder de un día para otro. Creo que el caso de esta entrenadora croata hay que tomarlo mas como el primer paso de muchos otros, un espejo donde mirarse otras mujeres que sueñan con ser entrenadoras de algún deporte donde el hombre acapara toda el sitio.

Por otro lado, no solo ocurre esto con las mujeres, también ocurre al contrario. Es muy raro ver a un hombre ser entrenador de gimnasia rítmica. Pero yo no lo veo como un caso de guerra de sexos, lo veo más bien como algo a lo que la sociedad no esta acostumbrado, y por lo tanto sorprende. Pero creo que la iniciativa que ha tenido esta mujer para luchar por sus sueños, y convertirse en entrenadora de fútbol profesional es de admirar. Porque pienso que si alguien merece su puesto hay que dárselo sin importar su sexo. Sin ir más lejos, este pasado mes de Septiembre tuve la suerte de viajar a Japón, cuna mundial de mi deporte (judo), y me encontré en muchas ocasiones que quien dirigía la clase era una mujer. Y todos tenéis que estar de acuerdo conmigo que la mentalidad oriental no es para nada igual que la occidental. Pero esta mujer se lo merecía, sus medallas y galones la respaldaban, por lo que todo judaka que había en la sala agachaba la cabeza cuando ella ordenaba algo. y eso señores, es para quitarse el sombrero. Porque si ella lo ha conseguido en una sociedad donde la mujer esta infravalorada, no hay excusas para rendirse y dejar de luchar por nuestros sueños.

Por eso solo me queda decir que da igual el sexo que tengas, si realmente eres bueno en algo seras reconocido por ello, y sino, como el caso de esta entrenadora croata serás una pionera para producir el cambio.

Jose Botella ha dit...

En primer lugar, y para decepción de muchos he de decir que el equipo que entrena la señorita Tihana Nemcic, está lejos de estar en primera división. El Viktoria Vojakovic pertenece a a la 5ª división croata y por tanto considero debe rectificarse la información dada en este post, ya que es del todo errónea en lo que respecta a esta noticia.
No soy ningún experto en la liga croata de fútbol, pero sin duda esta noticia me resultaba cuanto menos sorprendente e indagando un poco ( algo que debería haber hecho el autor del post ) he descubierto que la señorita Nemcic está aún muy lejos de entrenar a un equipo de la primera división croata.
Existe un principio básico en el periodismo y éste es el de contrastar las informaciones, algo que el autor de este post no ha realizado y por tanto ha cometido un severo error.
Está claro que el asunto de la señorita Nemcic nada tiene que ver con un cambio de mentalidad mas bien todo lo contrario, simplemente responde a una estrategia de marketing. Esta consiste en poner una cara bonita al frente de un equipo amateur para dar publicidad al mismo. La belleza de la mujer en cuestión es indiscutible y es por esto que la noticia ha adquirido una dimensión internacional, sin embargo no deja de ser una breve noticia para rellenar hueco en la franja de noticias deportivas de una cadena a la que no sería muy descabellado tildar de sensacionalista.
Dejando a un lado este asunto y centrándome en el tema central de la noticia, creo que las palabras de la seleccionadora de la sub-18 femenina catalana son del todo ciertas. En toda mi trayectoria como futbolista nunca he tenido como entrenadora a una mujer y no creo que vaya a tenerla nunca.
El fútbol es un deporte mayoritariamente masculino, lo dirigen hombres lo entrenan hombres y en su mayoría lo practican hombres. Sé que estas afirmaciones pueden sonar machistas pero se ciñen a la realidad. El número de federados masculinos es infinitamente superior, el público consume fútbol masculino, y por tanto los medios de comunicación se limitan a ofertar lo que el mercado demanda.
En un mundo capitalista y mercantilizado como el que nos ha tocado vivir lo que predomina es lo que más vende. Sé que ésto está muy lejos de los criterios de igualdad de sexo e incluso de igualdad de oportunidades, pero no se puede negar la evidencia y no podemos vivir en el mundo fantástico e utópico de una igualdad que no existe.
Ojalá la cosa fuese diferente, pero no lo es.
Hay un aspecto muy importante y que nadie ha expresado. Todos mis compañeros hablan de injusticia, de desigualdad... yo sin embargo hablo de lógica, costumbre y realidad.
La realidad es la siguiente: El fútbol desde sus orígenes ha sido practicado por hombres. Si acudes a un estadio de fútbol la mayoría de los aficionados son hombres, cierto que también hay mujeres, pero yo hablo de mayorías. Y hablando de mayorías mi experiencia personal me dice que la mayoría de las mujeres detestan/aborrecen el fútbol (siempre hay excepciones pero como tales confirman la norma) por tanto la lógica nos dice que el fútbol es un deporte masculino, negar la evidencia sería absurdo. Por tanto entra dentro de la normalidad que un deporte predominantemente masculino sea dirigido en todos sus ámbitos por hombres.
Con todo esto no quiero decir que esté en contra de que una mujer dirija un equipo de fútbol, simplemente lo veo muy complicado a corto y medio plazo, del mismo modo que veo complicado que el sustito de Ana Tarrés al frente de la selección olímpica de Natación Sincronizada responda al nombre de Juan. Sin embargo a mi no me produce ninguna animadversión ver los resultados que consiguen las mujeres en el mundo del deporte, por el contrario y parafraseando a nuestro monarca " Me llena de orgullo y satisfacción" es más me emociona ver a una españolita de a pie conseguir una medalla en lucha grecorromana o en windsurf.

EmilioPaco ha dit...

Tema muy interesante expuesto por nuestra compañera, a mi parecer a día de hoy nos resulta muy raro encontrarnos con una chica dirigiendo un equipo de fútbol.

Esto es debido a las tradiciones antiquísimas que tenemos, muchas veces parece que no avancemos y veamos en la mujer como un ser inferior la cual debe hacer lo que supuestamente es cosa de mujeres y no de hombres, pero he de decir que poco a poco está cambiando la situación.

Como experiencia propia el otro día jugué contra un equipo que tenía entrenadora, y he de decir que a todo mi equipo le resultó extraño y novedoso, casi fue lo que más destaco del partido. Con esto no quiero decir que no sean capaces ni mucho menos, me pareció curioso porque era la primera vez que me sucedía esto como jugador. Poco a poco las cosas ya están cambiando, y espero que siga, que no quiera decir que porque el equipo lo lleve una mujer sea peor ni mejor. Este puesto en cualquier club debe de valorarse por sus trabajos, resultados y preparación, independientemente del sexo del entrenador.

Dentro del mundo del fútbol la figura femenina no es lo más común, ya no sólo en el caso de entrenadora, sino como arbitra también. En los campos de primera división no recuerdo ningún caso de arbitra, en cambio en categorías y ligas inferiores, sí. Esperemos que el cambio sea desde abajo y poco a poco vayan ascendiendo hasta primera división y competiciones tanto europeas como mundiales.

En las ligas de categoría inferior en la cual no hay control ni casi protección hacia la figura arbitral es cuando sale el lado más primitivo de algunos aficionados, que por regla general son hombres. Empiezan a criticar y a propinar todo tipo de barbaridades sexistas y de antaño como, vete a fregar o a limpiar, hazme la comida y cosas así. Es por culpa de estos ideales y personas que el género femenino no asciende en el mundo del fútbol.

Gracias a estas entrenadoras la imagen en los campos de fútbol irá cambiando, habrá más diversidad en los banquillos y se valorarán lo realmente importante: LOS RESULTADOS.

Un dato que me gustaría reflejar es, que en la actual gala de los premios a mejor entrenador del futbol femenino hubo una galardonada Pia Sundhage. Este año, ha conseguido con la selección estadounidense el oro en los Juegos Olímpicos de Londres, unos años después de haberlo conseguido en Pekín. También ha conseguido el subcampeonato en la última Copa Mundial Femenino de la FIFA. Después de esta hazaña con la selección americana a partir de ahora pondrá su experiencia a la disposición de la selección sueca. El año pasado en la misma gala de los Premios al Balón de Oro quedo en segundo lugar.

Francisco José Ramírez

Juan Calvo ha dit...

Este “post” me ha parecido muy interesante, porque el sexismo es un tema de actualidad que se encuentra en la sociedad a muchos niveles.
Desde tiempos lejanos, como bien se sabe, las diferencias entre hombres y mujeres siempre han existido. No obstante, la sociedad ha ido evolucionando y la ideología con ella, consiguiendo cada día que la igualdad entre hombres y mujeres esté cada día más próxima y hayan las menores diferencias posibles.

Me gustaría resaltar este párrafo de “Sagan” que me ha parecido interesante:

“ Las ventajas o desventajas en cada sexo, como dice Sagan (1998), proceden de nuestras diferencias y no de nuestras semejanzas, por lo que no debemos limitar las posibilidades de un sexo con base a los estereotipos que las obsoletas ideas de la ciencia nos aportan, pero tampoco debemos esperar que los rendimientos deportivos sean iguales ya que las diferencias existen y no debemos, apelando a ningún otro concepto o filosofía imperante negar la evidencia de que los sexos pueden complementarse y enriquecerse también en la esfera del deporte y de la actividad física.”

Como bien dice “Sagan” las diferencias entre hombres y mujeres son evidentes, desde la propia diferencia del sexo hasta la diferencia en las distintas capacidades motrices. Aquí es donde yo veo justo la separación por sexos de algunos, por ejemplo, disciplinas deportivas donde la diferencia de fuerza entre hombres y mujeres es evidente.

Por otra parte, creo que a nivel intelectual no se ha demostrado ningún beneficio para hombres o mujeres como para separar el sexo en profesiones “simplemente por ser mujer/hombre”, por lo que estoy totalmente en desacuerdo en la existencia de esta separación.
En concreto sobre este caso de entrenador/a de fútbol, creo que no hay ninguna incompatibilidad por parte de una mujer para entrenar a un equipo si esta bien preparada, como otros muchos entrenadores.

Como conclusión, creo que esta separación hombre-mujer en algunas profesiones, como es este caso de la entrenadora de fútbol, va a tardar un tiempo en desaparecer por la ideología de la sociedad que aunque no se quiera perdura en la mentalidad de la gente.

Alicia Martí ha dit...

Al leer este artículo no puedo sentir otra cosa que admiración hacia esta mujer que ha conseguido derribar una gran barrera, la de ser la primera mujer que entrena fútbol en la primera división. Sin embargo, también he sentido vergüenza por los prejuicios existentes en el mundo del deporte, especialmente en España.
Por mucho que nos creamos que vivimos en un mundo civilizado con igualdad de oportunidades eso no es más que una burda mentira. Ello se puede comprobar con el hecho de que en este país muchas mujeres trabajan lo mismo o más que los hombres y cobran menos. Si tienen una familia ven muy limitadas sus posibilidades de alcanzar el éxito profesional y si van al volante se da por hecho que son malas conductoras.
Una película que recomendaría para ver las dificultades de una mujer para conseguir lo mismo que los hombres (en este caso en el mundo militar) es "LA TENIENTE O'NEILL".
Desde pequeños se nos dice qué tipo de comportamientos y actividades son las adecuadas para nuestro sexo y aquel que se separa de los tópicos recibe la desaprobación de los demás. Las niñas juegan con muñecas y los niños con balones ¿no era eso?
En el mundo del deporte ser mujer no es fácil, empezando porque somos una minoría. También influye que físicamente no somos tan fuertes, tenemos menos musculatura y mucha menos testosterona en la sangre.
Sin embargo debemos tener mucha más fortaleza mental, para luchar contra los prejuicios, barreras , bromas sexistas y comentarios inapropiados.
Concretamente en el fútbol, la categoría masculina mueve millones mientras que la femenina pasa desapercibida. Y en la categoría masculina los casos de entrenadoras y árbitros mujer son la excepción y no la regla.
Es curioso que en el mundo de la cocina o el diseño de moda (actividades femeninas según la tradición) sí que encontramos grandes chefs y diseñadores que son hombres.
Entonces ¿cuál es el problema de base?
Yo creo que la dedicación de las mujeres a su familia y los prejuicios de la sociedad dificultan a las mujeres alcanzar el éxito en sus carreras, y ello es aún más exagerado cuando hablamos de puestos importantes en política, en los negocios y en el deporte.
Ante esta realidad no tenemos otra opción que seguir luchando para derribar los muros que se nos presenten y alegrarnos cuando haya casos como el de Tihana Nemcic.

Ander Pérez Peman ha dit...

Lo primero de todo me gustaría comentar y agradecer a Andrea el post que ha realizado sobre este tema. Es un tema que siempre me ha llamado la atención, ya que, como bien has comentado en el post no se ven muchas entrenadoras de fútbol en la élite del fútbol.

En mi opinión creo en primer lugar, que una mujer no tendría que tener ningún problema en entrenar un equipo de fútbol, tanto masculino como femenino. Cuantas veces habremos visto entrenadores de fútbol hombres con equipos femeninos. Y ¿Por qué no al revés? Pues bien, en mi opinión creo que es por la sociedad en la que hemos vivido hasta hace poco años. Antes, el machismo lo teníamos en todos los lados, en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Como se decía antes, la mujer solo vivía para cuidar a los niños y para cuidar de la casa y encargase de las labores de la casa. Pues bien, gracias a dios, en estos momentos eso no existe, cada vez se busca más la igualdad en todos los aspectos. Está claro, que aun no se ha conseguido, y que siempre va haber gente con esa mentalidad machista, pero ahora, más que nunca tenemos que luchar por esa igualdad.

Conozco un caso, de una mujer, que de siempre le había gustado el fútbol, desde pequeña había jugado en mi equipo y no había ningún problema. Siempre se comentaba, y te preguntaba la gente: ¿y se ducha con vosotros? Pues bien, como es lógico no se duchaba con todos los miembros del equipo, en algunos casos le dejaban otro vestuario, o si no se duchaba ella primero y luego el resto, sin ningún tipo de problema. Pues bien, llegó el momento en el que no podía competir con las categorías masculinas. El equipo era de un pueblo de Navarra, a unos 45 Km de Pamplona. Pues bien el primer año, como en el pueblo no había equipo de fútbol femenino, se tuvo que ir a pamplona, a entrenar 3 días a la semana, y después a competir el fin de semana. Todo esto compatibilizando los estudios que los realizaba en el pueblo. Le llevaban sus padres, muy contentos, porque veían que su hija lo hacía muy bien, se sentía competente en ese deporte, etc. Se pegó así solo una temporada. Llegó el momento en el que los padres, por motivos de trabajo, les era imposible llevar a la hija a entrenar y lo tuvo que dejar.

Pasaron los años, y a esta chica le seguía gustando el fútbol, no hacía más que ver partidos de fútbol, por la televisión, en el pueblo, etc. Entonces se enteró de que se impartían en pamplona cursos de entrenadores, y decidió apuntarse. Rellenó la solicitud para acceder al curso, pero se lo denegaron, porque decían que ya estaban las plazas ocupadas. Esto le extraño mucho, pero no le dio más importancia y al año siguiente lo volvió a rellenar y se lo volvieron a denegar. La chica fue a la federación correspondiente, y preguntó a ver porque le habían denegado otra vez la posibilidad de realizar el curso. Le dijeron que no estaba el que se encargaba de ese tema, pero que probablemente sería porque era mujer.

¿Puede ser posible que por ser mujer no te dejen realizar un curso de entrenador de fútbol?

Esto me parece inadmisible en la sociedad en la que vivimos pero como podemos observar aun sigue pasando. Con todo esto quería decir, que en mi opinión, una mujer es capaz, al igual que un hombre de entrenar a un equipo de fútbol de élite y que debería de haber más mujeres que deberían intentarlo.