dilluns, 22 de novembre de 2010

La Educación Física en la ESO y el deporte de élite

Por Ángel Sánchez Sáez,
estudiante de Diseño Curricular de la EF

Permitidme que comience la entrada con una pequeña introducción para entrar en materia:

Todas las semanas imparto clases físico-recreativas, en un centro deportivo, en las que ayudo a que una serie de personas aprendan o desarrollen ciertas habilidades acrobáticas. Lo cierto es que en este centro existe un grupo orientado a la competición en el que algunos de los chicos y chicas, de entre diez y dieciséis años la mayoría, ya han sido medallistas en Campeonatos de España, Campeonatos Autonómicos, incluso compiten internacionalmente. Debido a estos éxitos, los jóvenes deportistas, obtienen la condición de deportistas de élite según el decreto sobre los deportistas de élite de la Comunidad Valenciana (DOGV nº 5183 de 24/01/06).

Hablando con la chica de mayor edad del grupo, la cual cursa segundo de Bachillerato, me recordó que estos niños y niñas deportistas y estudiantes de la etapa de ESO, pueden optar con el trámite correspondiente a la exención en su currículum escolar de la asignatura de Educación Física. Este hecho lo hace posible la ORDEN por la que se establecen medidas para promover y facilitar la educación en las diferentes ofertas formativas del sistema educativo, para los deportistas de élite de la Comunidad Valenciana (DOGV 2009/8324). Dicha norma no es exclusiva para la Comunidad Valenciana ya que según el Real Decreto 242/2009, en el artículo 4, permite la opción de exención de la asignatura de Educación Física para deportistas de alto rendimiento, alto nivel o estudiantes profesionales de danza de todo el territorio español.

Yendo un poco más lejos y centrándonos en la Orden antes citada para la Comunidad Valenciana, ésta considera la exención de la materia de Educación Física como un beneficio (Artículo 3.1). Además, en la introducción del documento, se expone que el fin u objetivo de las medidas de fomento para deportistas de élite, llevadas a cabo por la misma, es facilitar aún más la preparación técnica de los deportistas […] y su plena integración en el sistema educativo, combinando su formación académica con su práctica deportiva (DOGV 2009/8324: página 28449, párrafo 2).

Llegado a este punto, todo profesional de la enseñanza o estudiante en formación debería preguntarse si privar a un/una adolescente de una asignatura con tal potencial educativo como la Educación Física sería beneficioso para él/ella. Evidentemente, el colectivo que redactó y promulgó dichas medidas (de reciente aprobación, por cierto), no sólo no se lo preguntó, sino que se puede observar que todavía quedan anticuados y obsoletos resquicios, por parte de los dirigentes políticos, en la concepción de la asignatura de Educación Física concibiéndola como poco más que una “asignatura María”. De esta manera, y como se ha descrito, se anteponen ideales enmarcados en una filosofía del rendimiento (facilitar la preparación técnica) en detrimento de la educación en valores de carácter ético, social y moral inmersos en lo físico y/o deportivo (exención de la asignatura de Educación Física).

Por otro lado, parece curioso que como fin u objetivo de estas medidas se pretenda la plena integración en el sistema educativo de los jóvenes deportistas, y digo curioso porque qué mejor manera de integrarse que a través de las relaciones sociales que permite la Educación Física, y a través de contenidos de la cultura física inmersos en la sociedad tan cercanos a los estudiantes. Así pues, con la exención de dicha asignatura, ¿se pretende la integración o es simplemente una burda adaptación para la búsqueda del rendimiento deportivo?

Como último punto a analizar y sin abandonar los fines de las medidas en cuestión, el documento expone la combinación de la formación académica con la práctica deportiva, pero si tenemos en cuenta que los alumnos que se “benefician” de estas medidas no cursan la asignatura de Educación Física, ¿se está eliminando dicha asignatura de la formación académica? O, ¿para unos sí y para otros no?

Uno de los problemas, según mi opinión, es confundir la Educación Física con el Deporte. Por eso en las normas citadas se convalidan o equiparan contenidos y procesos de enseñanza llegando al punto de eliminar la asignatura del currículum escolar de quién tiene cierto nivel deportivo. Y es esto último un resultado de la incierta normalización y equiparación de la Educación Física a otras materias.

Para acabar, en relación con lo dicho en el párrafo anterior, contestaré la pregunta que hacía en referencia a formación académica: la Educación Física, en el caso de los alumnos con condición de deportista de élite, ¿no se considera como formación académica? Mi respuesta: es mucho más, es una formación que no se queda en lo académico si no que vale para la vida, y por lo tanto es vital. Esta es la clave, según mi humilde opinión, para una clara normalización de la asignatura de Educación Física.

10 comentaris:

Alberto Botella Pla ha dit...

Després de llegir el post i des del meu cas personal, encara no estava del tot convençut
que aquesta clase d'exempció puguera estar vigent en un document oficial. Fins que no he clicat el link i ho he llegit, si vos sóc sincer, no m'ho creia. Una vegada comprovat i rellegit, tampoc m'ho acabe de creure. Però, com podem (puc) ser tan ignorant/s?

Voldria anar més enllà i proposar un nova exempció. Com que els esportistes d'alt rendiment estan privats de cursar l'assignatura d'Educació Física, donades les seues capacitats i condiciones físiques, propose que açò també es fasa amb els discapacitats. Les persones discapacitades, com que no acomplixen els requisits físics o psíquics mínims, deurien de quedar exempts de realitzar Educació Física. D'aquesta manera matem dos pardals d'un tir. Les classes tindrien menys alumnes i els continguts es podrien donar amb més facilitat. Inclús de major qualitat. El professor d'Educació Física faria una recerca d'alumnes on escolliria sols aquells que tenen unes condicions "estàndars", que ni sobrepasen ni es queden curts. Per a què ensenyar Educació Física als esportistes d'alt nivell si saben massa, o als discapacitats que, o no saben o no poden?

En aquestes situacions t'adones de les esquerdes o forats que presenta el actual sistema educatiu de l'Estat Espanyol. Els valors socials, ètics o morals queden en un segon terme, predominant valors físics i condicionals. Com estem veient, el model tècnic s'imposa ja des de les altes esferes i l'eficacia de l'ensenyament es mesura amb el resultat o el producte. Nosaltres sols hem d'acatar les ordres i obeïr. O no?

Ànima ha dit...

Jo ja sabia que existia, sí, vaig tenir discussions bastant acalorades amb un amic meu que és entrenador d'uns quans atletes d’elit. Ell defenia, sense cap vergonya (ni cap li n’havia de fer perquè, de fet, ho argumentava), que per als seus esportistes era molt millor no haver de fer educació física. Jo, òbviament, i també com a part interessada en que l’educació física no mora, defenia que sí.

La seua argumentació, si voleu saber-la, era que en educació física els feien un entrenament alternatiu, però també entrenament, que els cansava i interferia en allò que la seva detallada i curosa planificació pretenia. Si ho mires d’aquesta manera, no li falta raó, si l’educació física és al cap i a la fi una mena d’entrenament multidisciplinar i mal planificat, als esportistes “de veritat” els fa autèntica nosa.

La meua queixa, la meua única queixa ¿Com has arribat a la conclusió que l’educació física és això? Em dol si és la imatge que tenim (perquè, a més, té repercussions) i em dol encara més si és la realitat. Em dol perquè jo crec en l’educació física, em dol perquè jo he vist creativitat i il•lusió en alguna gent que s’hi dedica i, sobretot, em dol perquè ja fa molts anys que la nostra assignatura es diu “educació” física.

Jo no sé fer piruetes, de veritat, em costa temor i suor fer l’equilibri invertit, però la part física és, com poc, un cinquanta per cent del que som, és alimentació, és socialització, és relació amb el medi, és salut, és sexe,... si tan sols haguérem de tractar tots els temes que podria incloure en l’educació física no hi hauria temps ni utilitzant l’horari d’alguna de les assignatures “importants” com les matemàtiques que arriben a tenir quatre hores setmanals. Sigam l’educació física vertadera, la que és educació i física, i des de la nostra situació convençuda i la nostra aportació imprescindible a la formació, sigam també un grup de pressió perquè l’assignatura prenga el seu lloc, es normalitze.

PD: haurem de saber més d’alimentació, de salut, de sexualitat,... si volem educar bé físicament als nostres alumnes, haurem de formar-nos al nostre torn.

Clara ha dit...

Lo primero, darte la gracias por el artículo, porque no tenía conocimiento de todo esto y me ha sorprendido muchísimo.
Desde mi punto de vista, y en primer lugar, me parece una falta de respeto total al resto de alumnos que cursan la asignatura, no por el hecho de hacerla, sino por la discriminación positiva que tienen los considerados “deportistas de élite”.
Del mismo modo, los alumnos más dotados en otras materias, deberían estar exentos de cursarla, ¿no?
Yo creo que ninguna de las actividades que se realizan, o se debieran realizar, en las clases de Educación Física (EF) perjudique al rendimiento de los deportistas de élite (de entre 10 y 16 años).
Por otro lado, al igual que mis compañeros me parece fatal privar a los jóvenes de la asignatura de EF. Son muchos los beneficios, además de los propios contenidos, los que tiene esta asignatura, como pueden ser la socialización, la trasmisión de valores o los hábitos saludables entre otros. A parte, con bien ha expuesto Ángel, se tiene a confundir EF con “deporte”. Yo creo que las nociones que se pueden enseñar en esta asignatura, no sólo no son perjudiciales, sino que son beneficiosas, ya que ayudan en la formación integral del deportista, trabajando gestos o habilidades que en “su” deporte no realiza.
Eximiéndoles de esta asignatura se les priva de conocer temas muy interesantes, como pueden ser las actividades en el medio natural, la expresión corporal, etc.
Podría entender (con mucho esfuerzo) que no se les obligara a realizar la clase que se dedique a su deporte, o que su participación sea de un modo diferente, aportando ellos cosas a la clase, planteando alternativas, etc, pero nunca del total de la asignatura.

Toni ha dit...

Amb el rendiment hem topat... sembla que és la meta, el súmmum de l’activitat física. Pobrets dels desgraciats que pensen així d’una pràctica invasora i perillosa per a la salut.
L'article m'ha encisat i a més la situació l’he viscuda a casa meua. Ja fa uns quants anys quan les piscines cobertes de natació eren prou escasses... els tres germanets que som vam topar amb un club de natació. Per als germans, quan vam aterrar al club, anar a entrenar era molt divertit, era un club d’estiu amb molt bon rotllo entre els nadadors i que a l’hivern entrenava desplaçant-se 40 quilòmetres i en dos torns el cap de setmana. Nosaltres, els germans, érem una pinya, on anava un anaven els altres, compartíem amics, aficions, rialles, estàvem molt units. L’entrenador era un bomber divertit i amb ganes de fer coses interessats a més d’entrenar, aprofitant les relacions socials que allà es creaven, però van canviar d’entrenador i a més un dels germans, el menut, va començar a destacar... Primer va ser una Beca a Xest amb 14 anys al centre d’alt rendiment i els fruits van ser bons, sembla: campió de la comunitat en 1500m, classificat per als campionats d’espanya... era l’objectiu!!! La temporada següent l’entrenadora li va aconseguir una beca per a anar a Màlaga a un centre d’alt rendiment amb quinze anyets!!! L’entrenadora va vindre a casa a donar la notícia com qui va a donar un regal... menut regalet! per als meus pares i per als germans que ens quedàvem. Nedava molt ràpid, però Màlaga estava a fer la mà des de la Ribera. Durant tot el curs sols va vindre un pont llarg, per Nadal i per pasqua, a més, les vegades que va vindre venia amb uns entrenaments brutals programats qual ionqui enganxat a l’aigua clorada. (si entrenar natació és pesat, els entrenaments dels fondistes no et dic). La temporada següent ja no li renovaren la beca, va estar entrenant amb un club de la ciutat de València i la següent temporada s’ho va deixar.
Total, que en una edat molt delicada, durant tres anys, dels 14 als 17 anys, va estar desplaçat dels seus amics i família per a estar reclòs fent unes passades d’entrenaments entre 4000 i 8000m diaris i estudiant amb l’Educació Física convalidada i tot per a què? Mai va guanyar un duro per pegar-se eixes pallisses a l’aigua ni tampoc li ha facilitat un lloc de treball més enllà de monitor de natació i socorrista a l’estiu. El que sí és cert és que durant uns anys importants de la joventut ha estat privat de continuar amb normalitat les seues relacions socials i familiars i per tant alguns aspectes del seu desenvolupament han tingut algun entrebanc fàcilment relacionat amb eixe parèntesi marejador i improductiu.
Això sí, ara, si es tira a l’aigua encara nada bé, es nota que ha nedat.
Sort que la natació és dels esports que deixen unes seqüeles lleus, perquè també tinc una amiga que ha sigut olímpica en halterofília, a dia de hui no es dedica a res relacionat en l’esport i té el físic matxucat, però guapíssima a la foto de Sydney.

Toni H.

Jovi Carrascosa ha dit...

La lectura d'aquest article no ens pot deixar com sempre ens sol passar "amb la paraula en la boca".

Aquesta decició presa pels alts càrrecs del govern en la que xiquets anomentats des de ben menuts "esportistes d`èlit", tenen la possibilitat de no cursar l'assignatura d'Educació Física dins del curriculum escolar pel simple fet de realitzar una "pràctica esportiva" de forma sensacional, a part de ser inexplicable, cal dir que no és l'única que tira per terra l'assignatura d'Educació Física.
Hi ha d'altres com poden ser l'escassa càrrega d’hores lectives d'aquesta matèria, la optativitat o fins i tot la no presència d'aquesta en cursos més avançats, i altres molts aspectes que fan que la societat veja l'Educació Física, com molt be cita l'autor a aquest post, com una "assignatura Maria".

Pense que per a frenar d'una volta per totes aquest menyspreu, aconsseguir canviar la mentalitat de la societat, que la gent conega els valors pròpis de l'Educació Física i que no la vegen com una asignatura basada en el rendiment, es fonamental que "nosaltres", professionals dins de l'àmbit de les Ciències de l'Activitat Física i l'Esport i estudiants en formació, no es quedem com he dit al principi d'aquest comentari "amb la paraula en la boca".
Hem de ser nosaltres els que demanem igualtat i respecte sempre i quant donem exemple duguent a terme una correcta i responsable pràctica professional.

Si continuem com fins ara "callant i baixant el cap" cada volta es donarà una menor importància a l'Educació Física, amb lleis com la citada a aquest post, baix el meu punt de vista incomprensible i vergonyosa.

Jordi ha dit...

Jordi Sanjuán Vañó

Jo tampoc sabia d'aquesta llei, i la veritat, me quedat en cara de "tonto". Mai pensava que l'absurd, la ignorància i la incompetència tingueren una recompensa tan gran en llocs de treball que se'ls suposa intel·ligència, sentit comú i bon fer com son la política.
Però que estic dient, quin absurd...açò no és més que una de les moltíssimes perles a les que ja, per desgràcia, ens tenen acostumats aquests personatges.
No entenc ni entendré mai, que té de semblant l'educació física escolar i l'esport d'alt rendiment per a que simplement es pensi en promoure aquesta llei, i mol menys clar, en acceptar-la.
L'educació física escolar afavoreix la inserció en aquest mon tant individualitzat, el respecte per els demés, la cooperació amb els altres i el valor de l'esport per exel·lència, el "fairplay", que cada vegada va perdent-se més i més. Tot açò no ho fa l'esport dalt rendiment. Aquesta vessant s'oblida d'aquests valors i de vegades inclòs va en contra d'ells, per què? Perquè de vegades la competència és tant brutal que hi ha que anar contra les normes morals i ètiques de l'esport per a ser el número un. Perquè en aquest àmbit si no eres el número un no eres ningú. I de vegades ni tan sols això, o algú sabia que el germà petit de Toni havia estat campió de la Comunitat Valenciana de 1500m?
No em pareix mal que es promoga l'esport amb beques i ajudes a esportistes d'elit, però em de tindre en compte que estem treballant amb xiquets i no amb adults, i molt menys amb màquines. I és aquí on l'alt rendiment s'equivoca, i ací cal incloure als pares de les "futures promeses", perquè no podem pensar que Espanya va a treure 100 tennistes al llarg de la història com Rafa Nadal...NO!! Rafa Nadal hi ha un i no hi ha que encabotar-se en voler ser tots com ell perquè després la decepció será més gran, i en conter d'haver fet un be en aquest xiquet, haurem fet un mal creant-li falses esperances i un trauma de per vida per no haver aconseguit allò que li deien que de segur aconseguiria.
Per concloure, compartisc amb l'autor d'aquest post que no hi ha que confondre educació física amb esport d'elit perquè sinó estarem fent un mal a l'educació física i un mal a l'eport, ja que aquest va ser creat amb uns altres interessos més enriquidors com he comentat anteriorment.

David G.M. ha dit...

Tras leer el artículo y los comentarios, he visto que habéis hablado mucho sobra la diferencia entre educación física y rendimiento y el desagrado que os proporciona que sean catalogados como lo mismo, del descontento en general de esta ORDEN, de lo poco valorada que está la asignatura de educación física, he incluso de la mutilación de las relaciones sociales que esta proporciona a todos sus estudiantes.

Decir, que tengo la misma opinión al respecto y que me parece una discriminación para el alumno de élite, pero, ¿ninguno se ha preguntado, que es lo que hace este alumno durante las horas de educación física?, porque en el DOGV 2009/8324 cita “La sustitución de una materia optativa de Educación Secundaria Obligatoria por la práctica deportiva” pero ya sería mucha coincidencia que existiera y el alumno escogiera una asignatura optativa con idéntico horario al de la asignatura de educación física. Además, con edades comprendidas entre los 12 y 16 años (ESO) el alumno no puede salir del centro, y aunque le hicieran un pase especial para irse a entrenar, ¿dónde?, en una hora no puede ir entrenar y volver, y mucho menos ducharse. Lo más lógico sería pensar que se va a estudiar a la biblioteca del instituto para aprovechar mejor el tiempo porque por las tardes, tanto entrenamiento duro no le dejará ni ganas ni tiempo para cumplir con los requisitos del resto de asignaturas. Otra opción es quedarse en el patio “perdiendo en tiempo”, algo que a la mayoría de los adolescentes les encanta hacer, pero esto no les está permitido por el centro, entonces, ¿cuál es la solución que el gobierno plantea a este problema?

Porque en el DOGV a parte de la sustitución por otra asignatura optativa, dicen que se facilitarán horarios y se intentará agrupar a los deportistas de élite, ¿para qué, para marginarlos más?

Aprueban esta ley con la tranquilidad que el alumno deportista de élite ya practica deporte y por tanto no le hace “falta” cursas la asignatura, pero, que hay de la parte teórica de la materia, porque cuando yo estudiaba ESO, mis clases se basaban en “toma un balón y juega” pero, ahora, el currículum de centro dice que hay que impartir una parte teórica sobre la materia, que los alumnos conozcan por lo menos, porque hacen estiramientos, que consiguen corriendo durante 30 minutos, etc. porque dudo mucho que en los centros donde entrenan, les enseñen estas cosas.

Para acabar, decir, que esta ley es aplicable a quien cumpla unos requisitos y LA SOLICITEN, por tanto, parte de la culpa la tienen los que han hecho y aprobado la ley, pero ellos solo dan la opción, los culpables de verdad son la gente que piensa como el entrenador amigo de Ànima que ella cita en su comentario, o de los padres con su misma mentalidad o con la poca personalidad y falta de educación como para dejarse influir de esta manera por los entrenadores de sus hijos, o que pasa, que la fama y el éxito que puedan conseguir los hijos y de ellos mismos reflejados en estos , nubla la mente de cualquiera.

Julio Espí ha dit...

Para empezar quería agradecer el artículo, ya que, desconocía por completo esta ley.
Creo que el problema central, una vez analizado todos los comentarios expuestos es que tanto este decreto, como la mentalidad de muchos profesores está muy anticuada, digo esto porque desde mi experiencia personal me he enfrentado a dos extremos.
La educación física claramente se confunde con el rendimiento, analizando la exención de la asignatura vemos que no tiene ni pies ni cabeza, los valores y el significado de la asignatura no tiene nada que ver con el rendimiento que tengas en el deporte.
Desde mi experiencia personal he vivido varias situaciones al respecto, por una parte, un compañero mío fue traspasado al Real Madrid y residía en una escuela privada de allí. En esta escuela los jugadores de este club, residentes en la escuela por parte del Real Madrid, estaban exentos tanto de la asignatura de Educación Física como de algunas otras asignaturas optativas, la justificación a esto era que así tendrían más tiempo para sus estudios y para ponerse al día, ya que entrenaban mucho y no tenían tiempo para estudiar. Ahora analizo esto, y me pregunto, si fuera el padre de estos niños, ¿me sentiría orgulloso de la educación que están recibiendo mis hijos? Yo ahora por ejemplo, no me sentiría nada orgulloso, ya que están privando de una completa educación a mis hijos.
Por otro lado, el caso contrario me ocurrió a mi persona, estudiando 2º de Bachillerato y compitiendo en una liga nacional, cada fin de semana debía trasladarme a un lugar de España a disputar los partidos pertinentes a cada jornada, una semana se adelantó un partido de liga a un miércoles, justo el día que tenía examen de matemáticas.
Después de hablar con el profesor y exponerle el caso, la respuesta fue que eligiera entre el futbol o los estudios, que las dos cosas no se podían sostener. Seguidamente fui a hablar con el director del centro y me adelantaron el examen al martes.
Visto estas dos posturas claramente contrapuestas… nos preguntamos, ¿qué valores intenta buscar la escuela?, ¿qué posturas deben mantener los profesores en estos casos?
En mi opinión, creo que se debería mantener una postura intermedia a los dos casos expuestos anteriormente. Por una parte, no veo bien que las escuelas convaliden asignaturas simplemente por representar a un club o a otro, pero por otra parte, tampoco veo bien que se le dé a un alumno que elegir entre el deporte y los estudios, ya que son valores completamente compatibles y que considero que se debería fomentar que fueran conjuntos, también concluyo diciendo que el caso del profesor espero que fuera puntual dentro de este gremio, ya que a parte de este incidente, me confesó el director que había tenido varios problemas anteriores.

Julio Espí ha dit...

Para empezar quería agradecer el artículo, ya que, desconocía por completo esta ley.
Creo que el problema central, una vez analizado todos los comentarios expuestos es que tanto este decreto, como la mentalidad de muchos profesores está muy anticuada, digo esto porque desde mi experiencia personal me he enfrentado a dos extremos.
La educación física claramente se confunde con el rendimiento, analizando la exención de la asignatura vemos que no tiene ni pies ni cabeza, los valores y el significado de la asignatura no tiene nada que ver con el rendimiento que tengas en el deporte.
Desde mi experiencia personal he vivido varias situaciones al respecto, por una parte, un compañero mío fue traspasado al Real Madrid y residía en una escuela privada de allí. En esta escuela los jugadores de este club, residentes en la escuela por parte del Real Madrid, estaban exentos tanto de la asignatura de Educación Física como de algunas otras asignaturas optativas, la justificación a esto era que así tendrían más tiempo para sus estudios y para ponerse al día, ya que entrenaban mucho y no tenían tiempo para estudiar. Ahora analizo esto, y me pregunto, si fuera el padre de estos niños, ¿me sentiría orgulloso de la educación que están recibiendo mis hijos? Yo ahora por ejemplo, no me sentiría nada orgulloso, ya que están privando de una completa educación a mis hijos.
Por otro lado, el caso contrario me ocurrió a mi persona, estudiando 2º de Bachillerato y compitiendo en una liga nacional, cada fin de semana debía trasladarme a un lugar de España a disputar los partidos pertinentes a cada jornada, una semana se adelantó un partido de liga a un miércoles, justo el día que tenía examen de matemáticas.

Albero ha dit...

La verdad es que sorprenden cosas como estas. Sorprenden que a los que se le supone, a diferencia de algunos padres, más entienden de Educación redacten algo de tal incoherencia. Sorprende que estos personajes sean capaces de contradecirse de este modo. Ya se ha hecho mucho hincapié en los perjuicios que se producen en el deportista de élite pero yo voy a centrarme principalmente en dos aspectos: la supuesta búsqueda de la diversidad y la contradicción entre el currículum y éste tipo de barbaries.

En cuanto al primer aspecto, ahora se habla mucho de la diversidad, de que en la escuela se da la diversidad y hay que buscar la integración de todos y cada uno de los alumnos. ¿Qué hace esta ley? Justo segregar en lugar de integrar. Esta situación priva de todas aquellas oportunidades que se podrían dar en clase en las que los alumnos podrían aprender de este alumno de “élite” y éste a su vez de aquellos, de quienes, para mí, tiene mucho que aprender. ¿Sólo hay que integrar a los menos capaces y segregar a los más capaces? Todos tienen que aprender a convivir y a compartir espacio, tiempo y aprendizajes, algo que se va a perder con estas decisiones.

Por otra parte, lo que más me sorprende es la contradicción que se produce. Primero se redacta un currículum general en el que aparecen unos contenidos variados que buscan el desarrollo general del alumno y, luego, en cambio, se convalidan…o más bien se privan estos contenidos por una capacidad totalmente específica y unilateral que, probablemente, en lugar de beneficiar el futuro desarrollo del alumno va a perjudicarle. En fin, simplemente un sinsentido.

Por último quería añadir dos puntos. El primero es que quizás este entrenador con el que hablaba Ànima tendría que echar un vistazo a los principios del entrenamiento y recordar algunos como el de la unidad funcional, la multilateralidad o la variabilidad, entre otros, y se daría cuenta que hacer actividades diferentes a la específica de competición no tendría, ni mucho menos, porqué perjudicarle sino más bien, a largo plazo, todo lo contrario. Y el segundo, y aunque sea tirarse piedras al propio tejado, creo que aunque dicha norma sea de reciente creación, este tipo de circunstancias lleva realizándose desde hace tiempo de forma oficial(como el caso de Toni) y de formas no tan oficiales gracias a “profesores de EF” que tampoco han sabido distinguir la EDUCACIÓN FÍSICA con el RENDIMIENTO DEPORTIVO y permitían escaquearse al alumno más aventajado de la realización de algunas clases...triste pero real.