diumenge, 7 de novembre de 2010

¿Qué es la educación?

Por Samuel López Carril,
estudiante de Teoría y práctica del currículum de la EF

Post surgido fruto de la lectura completa del libro de Savater El valor de educar y del intercambio de ideas con la compañera Elena López Cañada

La educación es… afán del ser humano. Una combinación de amor y pedagogía en la cual se comparte con el semejante una serie de conocimientos, y mediante este intercambio cada individuo va fraguando una identidad personal que es irrepetible. Mediante la educación, el mundo que rodea al educando va cobrando un sentido, unos significados hasta entonces desconocidos. Consiste en dotar al aprendiz de las herramientas necesarias para que no deje de sentirse perplejo ante lo que le rodea, que nunca deje de cuestionarse el porqué de las cosas, enriqueciéndolo al darle la llave de lo que le envuelve, para que pueda explorar el entorno y encuentre respuestas a esos interrogantes.

La educación es… confrontación de ideas. Es erróneo el defender unas ideas personales con copyright que no puedan ser debatidas y puestas patas arriba por los semejantes. No, la educación debe de velar por el compañerismo y la cooperación, con tal de intercambiar las opiniones entre los seres humanos, para que entre las distintas aportaciones, crear una serie de conocimientos que pertenezcan a todos. De esta forma se consigue que la sociedad avance de forma democrática y que simultáneamente pueda crecer individualmente cada ser humano, formándose como persona, y desarrollando su potencial.

La educación es… humanista, propia del ser humano. Todos son capaces de enseñar y de aprender algo. Esa humanización consiste en fomentar e ilustrar el uso de la razón, don que nos diferencia del resto de animales. Mediante el uso de ésta, el hombre actúa de acuerdo con su ser. Por ello, la educación debe de perseguir unos principios racionales que ayuden a la convivencia de las distintas sociedades. A pesar de la diversidad racial, todas éstas tienen en común el don de la razón, y éste es el aspecto que debe imperar ante cualquier conflicto racial o de otra índole. Una educación humanista debe de potenciar la capacidad observadora, de abstraer, deducir, argumentar…con tal de desarrollar el espíritu crítico de cada persona que lo aleje de realizar actos irracionales (lamentablemente tan frecuentes a lo largo de la historia de nuestra especie) no propios de su esencia.

La educación es… histórica. Los ideales transmitidos por cada sociedad dependen de lo que para cada una de ellas poseía el interés de ser transmitido. Lo que tenía valor para su continuidad. Por ello la educación varía a través de las épocas y de unas culturas a otras. Dentro de cada sociedad se educa a sus pequeños en función de la plenitud humana que se pretende alcanzar. Por ello, es recomendable conocer el pasado, ya que el presente ha sido fruto de una larga evolución de tradiciones educativas, que han ido variando ante los distintos avatares de la evolución del ser humano.

La educación es… universal. Todos y cada uno de los seres humanos deben tener acceso a una educación desde la infancia. Sean de la raza que sean, tengan el sexo que tengan, o el nivel socioeconómico en el cual les haya tocado existir. De tal forma que la universalización de la educación, permita una mayor y verdadera movilidad social, con la finalidad de que no se abra más la brecha entre los más ricos y los más pobres.

La educación es… libertad. A pesar de que ésta implica un cierto elemento coactivo, de pugna de voluntades. No se puede negar que al fin y al cabo cada sociedad impone una forma de humanidad a su imagen y semejanza. Mediante la educación, se le proporciona al educando una serie de herramientas simbólicas con las que posteriormente explorará el mundo que le rodea a su antojo, y decidirá de forma libre su postura ante las distintas situaciones que afrontará a lo largo de su vida.

La educación es… apetito. Un deseo por aprender más y más. El proceso educativo no concluye en la escuela o en la universidad, sino que dura toda la vida. El bien educado reconoce que no lo está del todo, y por ello no deja nunca de querer estarlo. Se tiene que despertar la llama que hay dentro de cada educando con tal de que no deje de cuestionarse el porqué de las cosas, y el sentido simbólico que se les da. No deben de conformarse con ser espectadores de su proceso educativo, sino que deben tomar un protagonismo, para que llegado el momento del relevo generacional, estén preparados para defender un mundo plural, humano, en democracia y en libertad.

La educación es… en última instancia, la quinta esencia del ser humano, tratando de garantizarle una vida digna a él y sus semejantes, y su sentido como diría Savater (1997:97) es el “conservar y transmitir el amor intelectual a lo humano”. Vista la importancia de la educación, luchemos por no abandonarla a su suerte, garanticemos una educación universal de calidad que dignifique la vida del ser humano.

Referencia bibliográfica:Savater F. (1997). El valor de educar. Barcelona: Ariel.

1 comentari:

Alejandro Calderón ha dit...

Genial post Samu! Has sabido captar la esencia de la educación de una forma extraordinaria.
Creo que el libro en el que se ha basado Samuel para hacer este post, debería ser obligatorio para todo aquel que se quiera dedicar a la docencia. En mi opinión a Samuel le ha faltado una definición de la educación y me gustaría expresarla

La educación es…cambio. Cambio, porque en una sociedad como la nuestra, que se encuentra en crisis, es la mejor inversión de futuro.

Me llamo la atención una afirmación de George Leonard que dice así “"Respuestas correctas", especialización, estandarización, competencia estrecha, adquisición ávida, agresión, desapego. Sin ellas, nos ha parecido que la máquina social no podría funcionar. No debemos culpar a las escuelas de crueldad cuando sólo han cumplido con lo que la sociedad les ha pedido.

Pero la razón por la que necesitamos una reforma radical de la educación es que las demandas de la sociedad están cambiando radicalmente. No cabe duda de que las características humanas que hoy en día se inculcan dejarán de ser funcionales. Ya se han tornado inapropiadas y destructivas. Si la educación continúa siendo como solía, la humanidad terminará destruyéndose tarde o temprano.”

Las personas, debemos adelantarnos a los progresos tecnológicos si queremos evitar que se agraven el desempleo, la exclusión social y las desigualdades porque la educación como base de toda sociedad es el instrumento para cambiarla. Es un tema de tal índole que no es solo problema de educadores o de gobiernos, es un problema de todos.

Pienso firmemente que si hay alguien capaz de levantar un país hundido por la crisis que nos asola, somos nosotros, los estudiantes.