dimarts, 15 de maig de 2012

Normal que los chinos nos superen en todo, !!si hacen trampas!!

Per Ana Mª Engo Grau,
estudiant de Metodologia de l'Ensenyança de l'AF i l'Esport

Hoy he leído un artículo en lasprovincias.es que me ha despertado la curiosidad: “Alumnos chinos se inyectan aminoácidos vía intravenosa en clase”.


(foto de www.lasprovincias.es)

Un instituto de la provincia central de Hubei, en China, ha facilitado a sus estudiantes aminoácidos que se inyectan vía intravenosa en clase, mientras estudian para preparar la prueba de Selectividad de junio, a fin de que afronten con "más energía" estos exámenes. Es el llamado "Gao Kao" ("alto examen" en mandarín), el equivalente a la prueba de Selectividad española y al Baccalauréat francés, el que tanta preocupación y quebraderos de cabeza proporciona a los jóvenes chinos hasta el punto de dormir 6 horas diarias para poder sacar la máxima nota posible y salir de ese infierno al que se encuentran sometidos.

Los resultados de la selectividad pueden cambiar el rumbo de tu vida en China: el "Gao Kao" (Examen Nacional de Ingreso y Admisión en las Universidades Superiores) puede cambiar tu destino. Si vienes de una familia pobre, puedes encontrar un buen trabajo y cambiar tu condición dependiendo de esa nota, tal y cómo explicó mi compañera Beatriu Verdoy en el post titulado Sueños Chinos, publicado en 2011 en esta misma revista. Como dice mi compañera, China está inmersa en un sistema económico y una mentalidad puramente capitalista y esto es causa y efecto de la educación, por los principios competitivos y feroces que la rigen; pero llegar al extremo del dopaje de los escolares chinos en plena aula ya me parece excesivo y que traspasa los límites de la moralidad y del raciocinio ya que se antepone el éxito y la eficiencia a la salud de los jóvenes estudiantes tal y como sucede generalmente en el deporte de alto rendimiento.

Las circunstancias entre el joven occidental y el chino son abismales: mientras para el estudiante francés o español, el periodo de la Universidad suele recordarse como una etapa dorada, en China el índice de suicidios es alto entre los estudiantes, por la presión ante el fracaso y el deshonor a su familia.

Siguiendo en la línea del capitalismo chino y su sistema educativo militarista y feroz abordaremos el tema del paralelismo existente entre la educación y el deporte de élite en el país del extremo oriente. China ha conseguido arrebatar el liderazgo a Estados unidos en Beijing 2008, ¿qué es lo que ha llevado a China a la cima del medallero en las olimpiadas? La respuesta es su modo de trabajar, su sistema deportivo nacional cargado de totalitarismo donde se refleja la ambición de la dictadura “comunista” al igual que se refleja en el sistema educativo.

El régimen chino admite sin ningún problema que su único objetivo es ganar medallas olímpicas por encima de todo, perdiendo así la filosofía del deporte y de la competición sana hasta llegar al punto de arriesgar la salud y la vida personal de los atletas alentándoles a seguir este camino de sacrificio y plena dedicación con eslóganes como “Vencer por la Patria”. Debido al excesivo entrenamiento en su juventud y al dopaje encubierto que hay en China, algunos atletas desarrollan enfermedades duraderas o pueden incluso quedar discapacitados; se dice que en China se retiran 3000 atletas al año.

Tal y como ya he dicho a lo largo del texto, la educación sigue el mismo camino que el deporte de alto rendimiento, arriesgando la salud de los alumnos por conseguir la máxima eficiencia sin importarles las consecuencias que pueda acarrear este sistema totalitario y feroz basado en el producto donde lo único que importan son los resultados, tal y como decía Ken Robinson en su vídeo "Paradigma del sistema educativo", dónde explicaba que nuestro sistema educativo consiste en producir niños tal y como se producen en una fábrica sus productos; mediante una cadena de montaje donde todos pasan por un mismo proceso y salen ya empaquetados y preparados para transportar a su nuevo destino.

Y si nosotros nos quejamos por nuestra situación, en qué situación se encuentran los orientales, que no se conforman con utilizar a los niños como productos sino que les inyectan sustancias peligrosas para incrementar su rendimiento?

 Con este post no pretendo decir que nuestro sistema educativo sea el más correcto y estoy de acuerdo en que se trabaje para conseguir que nos centremos más en el proceso del alumno y no en el producto, en educar más allá de enseñar, en la adaptabilidad al alumno, la heterogeneidad, etc. Simplemente me ha parecido curioso e insólito y he querido compartirlo con vosotros.

BIBLIOGRAFIA:


- Cai Yongmei (2008). Atletas descartables: El oscuro trasfondo tras del oro china. www.la gran época.com

- Méndez, D. (2011). Ya está aquí el gaokao 2011. Zczaichina (the spanish website about China)

13 comentaris:

Alonsovlc ha dit...

Tengo que decir que cuando vi esta noticia por la televisión me quedé diciendo, NO PUEDE SER.
El cambio que hay de un lugar del mundo a otro, mientras aquí los padres tienen que obligar a los hijos no a que estudien, sino incluso a que vayan a clase, en otros lugares como en China los jóvenes hacen lo posible por ser los mejores, y por querer ayudar a sus familias.

La verdad que no veo bien lo de la inyección de aminoácidos, porque como bien ha dicho Ana Mº eso no puede ser muy bueno.

Yo pienso que esto lo hacen por 2 razones:
1- Sabemos que las bolsas que se inyectan los alumnos se los proporciona el instituto, y yo me temo que lo harán para que dichos alumnos tengan mejor nota en su "selectivo" y así el "glamour" del instituto sea más elevado y tenga una mayor demanda de estudiantes (esto es una opinión mía)

2- El hecho de que los jóvenes chinos intenten sacar el mayor partido a su estudio, y hagan todo lo posible para conseguirlo. Y la verdad que no sabemos a ciencia cierta todo lo que harán, aquí ha salido este ejemplo en éste instituto, pero habrán en muchos otros donde se hagan cosas incluso peores que estas y mas dañinas.

Como bien he leído yo en un artículo de "el periódico" estos alumnos tienen pánico al fracaso y al deshonor de ahí que hagan estas cosas.

También decir que mientras que en España somos "unos cuantos" los que hacemos las selectividad allí son millones y millones, y no todos tendrán la misma suerte.

Supongo que irán saliendo a la luz mas maneras de estudiar, por ahora me quedo con la manera española

Referencias bibliográficas: www.elperiodico.com

maxi ha dit...

Máximo Vilallba Ronda

He encontrado, un articulo que habrá del esfuerzo que realizan los estudiantes chinos, pero en sentido positivo, algunas razones que dan, para obtener tanto éxito son los siguientes:

- La clave se halla simplemente en la importancia y la veneración que los chinos conceden tradicionalmente a la educación. Desde los tiempos imperiales, la preparación para los exámenes imperiales, que daban acceso a un cargo oficial en la administración, con el prestigio consecuente, era enormemente valorada.

- la llegada de los exámenes globales de acceso a la universidad o a la secundaria, que constituyen todo un fenómeno masivo para el cual los estudiantes se preparan arduamente, a veces incluso con gran sufrimiento y desgaste psicológico

En mi opinión, cada uno utiliza su método para estudiar, esta claro que el utilizar el dopaje no tiene que ser sano, pero no esta prohibido, por tanto, porque no?. A quien no le gustaría que le dieran una pastilla, y así podría saber la lección, antes o con mayor facilidad, yo creo que a todos.

Sobre el deporte en china, pienso que no solo la cantidad, sino la calidad de los entrenamientos por la competencia que tienen entre ellos. Viendo algún reportaje de como entrenan, he visto también una selección de los mejores, al tener tantos donde elegir, es normal que el nivel sea tan alto. Antiguamente era la Unión Soviética quien conseguía la mayoría de medallas, lo único que han echo los chinos a sido copiar su modelo y lo adoptaron.

maxi ha dit...

El enlace de la noticia es el siguiente:
http://spanish.china.org.cn/china/txt/2011-10/14/content_23627511.htm

Jorge M B ha dit...

En primer lugar, me gustaría felicitar a la compañera Ana Mª por este artículo que nos acerca una vez más los sistemas orientales para que su población destaque en algo.

Esta claro que en comparación, la educación española no ha llegado a esos extremos, pero porque la sociedad en la que nos hayamos AÚN no lo requiere, pero pienso que tal y como van las cosas es cuestión de tiempo.
En China, un estudiante de una familia modesta puede cambiar su estatus con una buena nota de "Gao Kao". Es relativamente, y recalco "relativamente" comprensible que si vives en un sistema donde una nota numérica puede sacarte de un nivel social complicado pongas en riesgo tu salud por alcanzar esta nota.
Sin asemejarse a tales niveles, que está pasando en nuestro país? Cada vez, las carreras universitarias tienen menos salida laboral, la crisis económica acaba con más y más puestos de trabajo, y ahora para los jóvenes valientes y capaces que continúan con los estudios, las tasas de matrículas universitarias llegan a subir hasta un 116%. Pensáis que si conseguir un puesto seguro de trabajo medianamente valorado dependiera de una sola nota de examen, el 80% de los españoles no se dejarían la salud en esa nota?

No, nuestro sistema educativo no esta como el chino. Tampoco como el alemán y ambos formamos parte de la Comunidad Europea. Sí, es cierto que nuestro sistema educativo aún no esta tan mal... aún.

carles machancoses ha dit...

En fi, per barbaritats que no siga.
Jo, com el company Alonso, també vaig veure aquesta notícia en televisió, als inormatius d'algun canal que ara no recorde. La veritat que en paprt em va sorprendre, però per altra part no. Per què dic açò? Perquè aquest tipus de notícies d'eixa zona d'Àsia cada vegada són més freqüents.
La veritat que no entenc molt bé aquest afan de perfecció que s'ha posat de moda en Xina. Tots érem ja sabedors del que passava en l'economia xinesa, on els treballadors treballen una gran quantitat d'hores a preus molt baixos, de manera que el mercat xinés és el que més exporta mundialment. En aquest tipus de sistema econòmic els treballadors careixen de drets, de vacances, de descans, etc. No obstant, sembla que açò a ells no els importa sempre que el seu país continue en aquest progrés econòmic. És a dir, sembla que a aquests ciutadans des de ben menuts se'ls ha inculcat el bé del país per damunt del bé propi.
Per tot açò, aquest pensament de la societat xinesa, supose que sorgirà del sistema educatiu del país. A les aules és on comença aquest afan de perfecció nomenat abans. Sembla que aquest país té una obsessió malaltissa per millorar i desenvoluparse, de fet està arribant poc a poc a ser la primera potència econòmica mundial. Així dons, hi ha gent que pensa que Xina és un exemple a seguir econòmicament parlant, ja que està experimentant un enorme progrés. No obstant, els drets dels treballadors es veuen molt afectats. Està qualsevol país preparat per a un sistema laboral d'aquest tipus? Jo pense que no, els xinesos semblen extraterrestres.
En definitiva, pense que per a tots els que pensen que els mètodes d'aquest país són un exemple a seguir...que miren la notícia per la que comença l'article d'Ana Mª.
Fins on estem disposats a aplegar per a optimitzar els resultats? Tornant a l'inici, és molt fort que una institució pública destinada a l'educació mostre tal falta de moral. En fi, el món s'està tornant boig.

Paula Llorens Rodriguez ha dit...

Al ver los últimos artículos de la revista-blog me ha parecido que son todos realmente interesantes, pero me he decidido a escribir en este porque es un tema que me interesa en gran medida dada la relación que mantiene con una sociedad que me asombra y a la vez me decepciona constantemente.

Igual que describí en el post de nuestra compañera Bea del año pasado, la sociedad oriental tiene muchos valores de los que deberíamos aprender y otros muchos que deberíamos evitar que se diesen en nuestra sociedad.

Los orientales tienen una gran capacidad de sacrificio, de mejora continua y de afán por superarse día a día y estos son valores muy positivos de su cultura y realmente admirables. Lo malo llega cuando ves la otra cara de la moneda (como siempre hay un lado malo y uno bueno) y te das cuenta de que se han pasado de la raya.

El hecho de que estén inyectándose aminoácidos en vena para rendir más y para ser más eficientes roza la locura puesto que están anteponiendo sus notas a su salud. ¿Cómo puede ser que una persona pase a pensar que sus notas valen más que su salud?

Desgraciadamente, ejemplos de esta visión del mundo encontramos continuamente también en nuestro país, como ha dicho Ana Mari en este post en los deportes de rendimiento.

Yo quiero resaltar también la estética que suele ir en contra siempre de lo que tenemos por naturaleza. Por ejemplo, el pelo, el color de piel, el peso y muchas más cosas se ven afectadas por este motivo. Los gimnasios están más llenos que nunca porque las personas quieren tener una buena apariencia física que se supone que demuestra una buena salud. Pero como en todos los casos hay personas que cruzan la línea de la locura y se toman hormonas para ser más musculosos o quemadores de grasas para estar más delgados.

Tanto la educación como el deporte, son ámbitos para trasmitir valores positivos y no negativos como vemos continuamente en cualquier sociedad, y me alegro al ver que mediante este blog o en clase, muchos de mis compañeros se dan cuenta de estas situaciones y están dispuestos a cambiar la visión del deporte y la educación para que estén dentro de la salud y trasmitan valores positivos.

Jose Manuel Aibar ha dit...

jajajaja, Perdonad que me de por reir pero hasta día de hoy yo pensaba que los aminoácidos ayudaban a la recuperación muscular y evitar el catabolismo...

Esto, como diría mi padre, es rizar el rizo. ¿hasta que punto somos capaces de conseguir nuestros objetivos? ¿hasta que punto olvidamos lo que es sano y lo que no?

Y esto, si lo relacionamos con el mundo del deporte, ya roza lo impensable. por experiencia propia os puedo decir que en la sala de musculación la gente hace auténticas animaladas. y con esto no me refiero a la suplementación o ingesta de batidos etc, me refiero a llegar al extremo de pincharse productos como clembuterol en la zona abdominal. sustancia que compran en cualquier VETERINARIA!! sinceramente, esto es muy lamentable. yo soy el primero que se preocupa de mi apariencia física, y lo sabéis, pero para llegar a estos límites te debe importar bien poco tu Salud.

Como dice muy bien mi compañera Paula, el deporte debe servir como transmisor de valores positivos, algo educativo. Es una lástima que muchos de estos comentarios solo sirvan de reflexión para los que tenemos las ideas claras... pero estos temas son difíciles de digerir para aquellas personas obsesionadas con la estética mucho más alla de la salud.

Joan Furió ha dit...

No negaré que es impactante esta foto en la que un grupo de alumnos chinos están estudiando y al mismo tiempo se inyectan aminoácidos de los goteros que cuelgan del techo. Parece ser que los chinos llevan a cabo esta práctica, desde que se supo que la mente de las ratas era más ágil después de administrarles aminoácidos por vía intravenosa, porque funcionan como neurotransmisores y estimulan el funcionamiento neuronal.

Muchos expertos están en contra de esta práctica porque solo se aconseja la vía intravenosa a los pacientes que no pueden tragar. Zuo Xuezhi, nutricionista del Hospital Tongji, pone en duda los beneficios de los aminoácidos en la memoria. Y Sun Zhongshi, experto de la Agencia Nacional de Alimentos y Medicinas asegura que "No está comprobado que los aminoácidos puedan mejorar la memoria. Algunos de los estudiantes podrían haber terminado con mareos y náuseas", y va más allá diciendo que “el riesgo de coger infecciones es muy alto, porque una clase no es un lugar apropiado para la aplicación de inyecciones intravenosas. Y además un exceso de aminoácidos o proteínas, pueden provocar efectos nocivos, como pérdida de calcio, atrofia hepática y renal, etc”.

Es cierto que los aminoácidos son imprescindibles para vivir, porque son necesarios para el crecimiento; para formar y mantener los tejidos orgánicos; intervienen en el metabolismo energético, tienen una acción antiestrés y reducen los efectos nocivos que provocan ciertas enfermedades. Por tanto, es obvio que nuestro organismo los necesita y que su déficit provoca alteraciones tanto físicas como mentales como: reducción de la energía, alteraciones en el sueño, fatiga crónica, alteraciones digestivas, ansiedad y estrés, por citar solo algunos ejemplos.

Ahora bien, no podemos decir que esta práctica sea dopaje y atacar a los chinos, cuando en nuestro país, los aminoácidos se consumen por culturistas para incrementar la masa muscular. Y si vamos un poco más lejos, no nos podemos olvidar de las “pastillas milagrosas” que ayudan a estudiar y los complejos vitamínicos, de compra legal en la farmacia, para ayudarnos con el estrés de los exámenes finales.

El peligro de este método es mucho más escandaloso porque no sabemos si estos estudiantes se inyectan los aminoácidos voluntariamente o son obligados por la escuela; si se está utilizando a los estudiantes chinos como conejillos de indias o si los preparados que se están inyectando contienen otras sustancias prohibidas.

Lo realmente censurable de todo esto es la presión a la que están sometidos estos estudiantes chinos ante el gao kao, ese examen que les puede “cambiar la vida” si logran aprobarlo, porque, además, este examen es una de las principales causas de suicidios entre la población joven que no puede soportar el estrés que supone preparar esta prueba (siete por cada mil jóvenes se quita la vida) por la presión ante el fracaso y el deshonor a su familia). Este es el caso reciente de una alumna de secundaria que salto de un edificio en Xian, quedándose parapléjica y sufriendo importantes daños en la columna. La joven explicó que la razón de su suicidio fue que no podía soportar tener que estudiar 18 horas al día. “Odio la escuela y no me hace querer a mis profesores y compañeros, ya que sólo se centra en la tasa de éxito de entrada a la universidad. Por ello, no deseo sacrificar mi vida por tan poco provechoso beneficio”, puntualizó.

(continua)

Joan Furió ha dit...

Como los efectos positivos de la administración vía intravenosa de aminoácidos es todavía desconocida, lo mejor es incorporar los aminoácidos a la dieta a través de alimentos. Hay una lista de alimentos naturales que contienen aminoácidos tales como: almendras, semillas de girasol crudas, arroz integral, pan integral, spaghetti de harina integral, germen de trigo entre otros. También hay productos animales que los contienen, por eso se considera recomendable consumir de manera frecuente alimentos como: la leche, la clara de huevo, queso blanco, carne de res, pollo, pavo, pescado, cordero, entre otros.

Por tanto, es necesario ingerir todos los aminoácidos necesarios, pero a partir de una correcta alimentación. Esa es la opción más saludable.

abel palao ha dit...

Al contrario que mi compañero Alonso, yo me acabo de enterar de esta noticia por medio de la revista didactica_afe.blogspot.com.es y gracias a la publicación de este post que ha colgado Ana Mª.

Desde mi punto de vista y desde el punto de vista de los españoles supongo, la noticia parece lamentable. Y digo parece porque en España, no ha salido una noticia ,o yo no me he enterado, de este calibre. Me parece que lo que está haciendo el instituto de la provincia central de Hubei, en China, con sus alumnos es explotación infantil o juvenil. No me parece ético ni moral que el propio instituto facilite aminoácidos para que sus alumnos obtengan un mejor resultado en el "Gao Kao" (Selectividad en China), ya que se está poniendo en peligro la vida de miles de jóvenes chinos debido al interés de la nota en "Gao Kao".

Anteriormente, he comentado que la noticia parecía lamentable. Me explico. Por una parte, es una barbaridad lo que están haciendo con estos chicos y chicas chinos al inyectarle esta sustancia para mejorar su rendimiento. Por otra parte, debido a que la nota que obtengan en el examen "Gao Kao" es imprescindible en su vida y puede hacer que te cambie la vida completamente, no comparto su opinión pero puedo llegar a entenderlo.

Una familia de china que no tenga una aceptable o suficiente economía para abastecer y encaminar a sus hijos hacia el futuro, teniendo problemas económicos en todos los meses, tienen que buscar soluciones a sus problemas para solventarlos de la mejor manera posible o de cualquier forma posible. Por ello, puedo llegar a entender que se tomen estas medidas en dicho instituto para que los alumnos que provienen de las familias más desfavorecidas, tenga más probabilidades de sacar una buena nota en el examen de "Gao Kao". Además, los estudiantes chinos, a diferencia de los estudiantes de muchos países, estudian bajo una presión sobrehumana, que es la de no defraudar a tu familia, sino honrarla, evitando ante todo el fracaso escolar.

Debido al sistema económico capitalista y a la dura disciplina que es impartida por el sistema educativo en China de obtener los mejores resultados sin hacer caso a las consecuencias o las causas para conseguir estos resultados, se puede entender esta noticia.

Para acabar, quiero decir que espero que esta noticia que me ha llegado hoy a mí desde esta revista, no me vuelva a llegar referida a la población española, ya que la crisis económica se está haciendo de notar. Por último, si nuestras familias estuvieran muy mal económicamente, tan mal como las más desfavorecidas de China, ¿seríamos capaces de inyectarnos aminoácidos para sacar adelante a los nuestros?

Edgar ha dit...

Després d'haver llegit aquest post, el primer que hem ve al cap és el dopatge en l'esport. Ja que tan a l’esport com a l’educació el que es pretén es traure el màxim rendiment del que estan fent, és a dir, a l’educació que rendisguen al màxim possible per ha poder traure la màxima nota, igual que a l’esport que a guanyar o ser el millor.

Tot açò pel que fa a la meua opinió és immoral e inhumà, tot i que s’aprofiten dels alumnes, i de la mateixa manera estan posant en perill la vida de milers d’alumnes, sols per a poder traure un màxim rendiment i una millor nota en el "Gao Kao".

En el futur quan aquest alumnes hagen aplegat a un nivell superior, tindran que seguir prenent aquesta substancia, tot i que si no ho fan, pot ser no tingen el mateix rendiment, ja que el seu rendiment es menor.

La pregunta que jo hem faig es: ¿deurien de seguir donant-los eixa substancia o no? si deixem de donar-los-la, deixaran de aprovar i per tant no valdran per a seguir en la carrera?

Joan Ribera ha dit...

Aquesta notícia em pareix impactant, ja que estan jugant amb la salut de les persones amb l'únic objectiu del rendiment acadèmic. Està molt relacionat amb el dopatge de l'esport d'alt rendiment, ja que, el que busquen és millorar el rendiment fent el que faça falta, encara que afecte negativament a la seua salut.
Però, deixant a una banda els inconvenients merament fisiològics del consum d'aquestes substàncies, què hem digueu de les connotacions morals que hi ha darrere d'aquesta notícia? Què busquen a les escoles d'aquest país, educar o el rendiment a qualsevol preu?
L'escola és una imatge pública, que ha de donar exemple i formar persones però, aquesta imatge és un bon exemple per a la societat? Jo crec que no, l'escola té un valor molt més important que el simple rendiment acadèmic, i proporciona d'uns valors i principis a les persones per que siguen unes persones justes, lliures i autònomes.
A més, la relació que els estan donant d'èxit amb substàncies externes em pareix molt perillosa. Si ho apliquem a l'esport, i més en un país on l'esport d'alt rendiment té tanta importància, crec que estan incitant al dopatge als esportistes. Tant l'esport com l'educació han d'anar de la mà en la lluita contra el dopatge, ja que són dos pilars importants de la societat.

Alex Valle ha dit...

Pienso que este artículo, el cual no deja de parecerme insólito, es una clara muestra de cómo funciona la sociedad en China. Un país que se guía por el patriotismo, el orgullo colectivo y la firmeza, en el que los niños chinos intentan llegar al equipo nacional porque si lo consiguen significará la gloria, social y económica. Para ellos y para sus familias, mayoritariamente procedentes del mundo rural.
Me parece una barbaridad el hecho de que las escuelas tengan el consentimiento de utilizar productos peligrosos con los niños con la intención de buscar el éxito. Son evidentes las diferencias sociales entre nosotros y los chinos, cierto es que el nivel de exigencia al que nosotros estamos sometidos no es muy elevado y no pasaría nada si este aumentara un poco, pero llegar a los extremos a los que se llega en China por el simple hecho de valorar el éxito como la única forma de ser válido para una sociedad me parece algo fuera de lugar.
En este país comunista, bajo mi punto de vista, rozan la explotación. Los menores no reciben una buena educación, son sometidos a entrenamientos durísimos, el amparo legal es mínimo y las ayudas para una posterior reinserción en la sociedad tras abandonar el deporte profesional son nulas.
El método de preparación que usan ciertos entrenadore creo que supera los límites mínimos humanamente tolerables.