dimarts, 10 d’abril de 2012

Reformas educativas. Cambio tras cambio

Per Raúl Folgado Asunción,
estudiant de Planificació i avaluació de l'AF i l'Esport

Hoy por hoy, nuestras leyes educativas están estrechamente ligadas a las ideologías políticas que se imponen en el Gobierno. Como sabemos, en los últimos años se está dando un bipartidismo protagonizado por parte del PP y el PSOE. Su incapacidad de diálogo para llegar a un acuerdo que acerque las posturas nos lleva a un círculo vicioso, cada vez que se da el relevo de la Jefatura del Estado se cambia la ley de educación.

En 2004-2005 el porcentaje de jóvenes que no finalizaba los estudios de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y, por tanto, no conseguía el título de graduado en secundaria era del 34% (MEC, 2006). Se están dando multitud de factores que producen la existencia de este altísimo porcentaje, de ahí los continuos cambios de las leyes educativas con el fin de erradicar esta negativa línea. Sin embargo, la inestabilidad que esto supone es otro de esos factores que impiden la mejoría en las escuelas.


A continuación, siguiendo un orden cronológico, expongo las distintas leyes en educación que hemos tenido desde 1990. Fue en ese mismo año cuando el gobierno socialista de Felipe González promulgó la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE), sustituyendo a la Ley General de Educación de 1970; fue considerada como el mayor proyecto de escuela inclusiva en la historia del Sistema Educativo Español. Los cambios más vistosos respecto a la legislación anterior fueron el establecimiento de una larga enseñanza básica, de carácter obligatorio y gratuito, que comprendía dos etapas bien diferenciadas: la Educación Primaria, de 6 a 12 años, y la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), de 12 a 16. Este nuevo plan de estudios retrasaba dos años la posible incorporación de los alumnos a una formación profesional y dejaba reducido el Bachillerato a un par de cursos escolares. Dichos aspectos no eran del agrado del PP que en el año 2000, tras conseguir la mayoría absoluta en su segunda legislatura con Aznar, emprendería un proceso para sustituir la LOGSE por la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE). Finalmente entraba en vigor en diciembre de 2002, manteniendo la estructura de los cursos de educación obligatoria pero con profundas modificaciones que daban la opción de finalizar la educación escolar con antelación, de adelantar la especialización de los estudios (ramas o itinerarios a partir de 3º de ESO) y otorgando mayor poder autoritario a los profesores. Otra característica es la imposición de la religión como materia evaluable. Poco tiempo estuvo entre nosotros la LOCE puesto que en las elecciones del 2004 el PSOE recuperó el gobierno y rechazó la implantación de ésta ya que difería de sus ideales. Zapatero, el nuevo Presidente, impulsó la Ley Orgánica de Educación (LOE) apoyándose en las bases de la antigua LOGSE. Cambiaba la religión como materia de libre elección, se pasaba curso con dos asignaturas pendientes y en casos excepcionales con tres, dando responsabilidad a los profesores según las actitudes y aptitudes del alumnado, y, como principal novedad, la implantación de una nueva asignatura: Educación para la Ciudadanía.

Todos los cambios y las reformas que se han llevado a cabo no se han visto traducidos en mejoras y, tras las elecciones generales de noviembre, una nueva tendencia política nos espera y, con ello, una nueva ley de educación. Sin embargo, declaraciones desde el PP no auguran mejoras. Pilar Barreiro, cabeza de lista del PP en Murcia, decía en La Opinión de Murcia: “lo asombroso es que, mientras nuestros hijos sacan las peores notas en matemáticas, en lengua o en inglés de Europa, a estos señores sólo le ha preocupado imponer Ciudadanía y discutir si se dice miembras o miembros”. Barreiro añadió que el PP pretende que las materias instrumentales como la lengua y las matemáticas tengan una prioridad absoluta y reforzará la figura del profesor reconociéndolo por ley como autoridad pública. Tras leer esto, mi única interpretación posible a estas posturas es que se le quiere otorgar al profesor mayor poder autoritario para hacer frente a los problemas disciplinares y de exigencia en el rendimiento escolar que se le planteen. Por ejemplo, si un niño insulta al profesor, éste estará en su derecho de expulsarlo sin dar ningún tipo de explicación, “yo soy el profesor y se hace lo que yo digo”. De esta forma se rechaza cualquier crítica constructiva que haga mejorar al alumno. ¿No han pensado que se deben atacar estas actitudes desde sus orígenes para que no se lleguen a dar situaciones como la que se ha planteado? ¿No es la Educación para la Ciudadanía un método para conseguirlo?

La mejor opción sería llegar a un acuerdo entre los distintos partidos políticos para conseguir una ley de educación que contenga las mejores aportaciones de cada parte y, a partir de ella, lograr la estabilidad necesaria para que evolucione a la vez que progresa la sociedad.

Enlaces relacionados:
-          Ministerio de educación: http://www.educacion.gob.es/portada.html


Bibliografía:

· Benito, A. (2007). La LOE ante el fracaso, la repetición y el abandono escolar. Revista Iberoamaericana de Educación, 43 (7).
· Barreiro: ´El mayor recorte en educación lo hizo Rubalcaba´. Laopinióndemurcia.es. Recuperado el 29 de Noviembre de 2011, de: http://www.laopiniondemurcia.es/elecciones-generales-2011/20n-murcia/2011/11/06/barreiro-mayor-recorte-educacion-hizo-rubalcaba/362417.html
· Ministerio de Educación. Recuperado el 28 de Noviembre de 2011, de: http://www.educacion.gob.es/portada.html
· Delibes, A. (2011). La LOE derogará una ley fantasma. La Ilustración liberal, 25. Recuperado el 28 de Noviembre de 2011, de: http://www.ilustracionliberal.com/25/la-loe-derogara-una-ley-fantasma-alicia-delibes.html

10 comentaris:

Marc Gimeno ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Marc Gimeno ha dit...

Hola Raúl, me ha encantado tu publicación i estoy totalmente de acuerdo con lo que has escrito respecto a lo que ha supuesto la continua implantación de leyes en educación, tal como hablamos en clase y que tantas veces repite el profesor, en la educación y las formas de dirigir la clase la ideología es lo que marca el camino elegido por el docente a la hora de impartir los conceptos y orientar los conocimientos. Así pues, creo que lo que ha supuesto esta nueva reforma impuesta por el gobierno y sin ningún apoyo es uno de los mayores retrocesos (o el mayor) que podíamos sufrir. Por una parte el descenso de docentes lleva consigo una masificación de las aulas y una mayor dificultad para los profesores además de disminuir el mayor acercamiento profesor-alumno, siguiendo este modelo volvemos a la época en la cual nuestros padres iban a clase ( a eso se le llama empeorar las cosas ) en la cual la situación del docente era de completo autoritarismo. No digo que ahora no deban de ejercer control sobre los alumnos, ya que en ciertas edades y puntualmente con algunos alumnos, se hace imposible no mantener una postura firme en cuanto a comportamiento pero flexible a la hora de favorecer la integración y orientación hacia la tarea por parte del alumno. Siguiendo con este tema, no entiendo el por qué se ofrece educación para la ciudadanía o religión, me es inverosímil; es difícil entender como se promueven asignaturas sin intentar asentar las bases de lo que ya se tiene (construimos la casa por el tejado) aunque sea con buena intención por mejorar la integración de los alumnos en la sociedad, aunque todos sabemos que todos no están en las mismas condiciones fuera del aula y se les intente ofrecer otra visión de la sociedad, pienso que esa es parte de la responsabilidad de cada profesor, tenga o no tenga docencia con ellos; y con el tema de la religión en las aulas, creo que no se debería de impartir esa asignatura en los centros públicos puesto que estamos en un estado laico, por lo que se debería favorecer la introducción de ninguna religión en la educación, sin que si los padres o los alumnos consideran necesarios aprender algo de teología, que vayan a los sitios adecuados pero siempre como actividades extraescolares, porque si no siempre estamos en el mismo camino, el de favorecer a las grandes masas y perjudicar a las minorías (por que no se imparte el budismo o el hinduismo?) . Por qué mucha gente no conoce a Gandhi (Indio) y si a otros personajes ficticios que vivieron en el antiguo Egipto e Irán, la diferencia es que a estos dos últimos les dio a conocer una magnífica obra de ciencia ficción que mueve millones de personas y cifras inimaginables de bienes.
Por otra parte, quiero remarcar, para aquellos que no se hayan dado cuenta aun, que la sanidad pública española (una de las mejores valoradas en el mundo) se está pervirtiendo con los recortes y pervirtiendo intentando imponer una pequeña tasa por este servicio, cuando con los impuestos ya se está contribuyendo a ella, esto es el principio y según los actuales dirigentes “temporal”, no obstante marca un precedente y una aproximación hacia otros sistemas sanitarios que desamparan a los que menos tienen (con un poco de empatía, cualquiera de estos dirigentes no hubiera hecho estos cambios, pero es lo que nos esta tocando) como por ejemplo el de la gran potencia mundial Estados Unidos, que bueno es ser el país que mayores recursos invierte en el sector militar, y luego que la gente se muera por no poderle hacer un trasplante, cuando la tecnología actual permite hacerlo sin problemas (Que bueno es ser el MÁS FUERTE).
Como conclusión, no digo que no se deba de ajustar y hacer cambios en la educación y en la sanidad, si estos son para mejor, pero por favor, si son para peor es mejor que el que tenga esas preciosas ideas las digan para que el resto de personas conscientes les recuerden que debemos evolucionar no involucionar, y así se dé cuenta de lo que realmente supone lo que afirma.

Jorge M B ha dit...

En primer lugar, al igual que ha hecho mi compañero, felicitar a Raúl por el post, que dentro de todo el contenido político que entraña el tema de las leyes educativas ha sabido ser lo mas objetivo políticamente hablando.

En primer lugar, quería dar mi punto de vista sobre el tema de las continuas reformas tanto, en este caso, leyes educativas, como todo tipo de leyes que afectan a cultura, legalidad, sanidad, interior, etc. Pienso que INDEPENDIENTEMENTE del partido político que gobierne un estado, las leyes que rigen las dependencias de un sistema han de ser renovadas cuando las necesidades o los tiempos así lo exigen. Aclarando esto, pienso que a día de hoy la Ley General de Educación de 1970 estaría en amplios términos obsoleta pero manteniendo una base que en nuestra época actual (año 2012, 42 años después) podría seguir funcionando.
La Educación General Básica (EGB), así como el Bachiller Unificado Polivalente (BUP), tienen mucho en común con el actual sistema estudiantil, difiriendo claro esta de la actual ESO, o la mayor optatividad en cursos mas tempranos que con aquel sistema o con la ya citada tanto en el post como en el comentario de mi compañero Marc “Educación para la ciudadanía”.
Ahora aclaro lo que quiero decir con que las leyes han de ser renovadas cuando la necesidad o los tiempos lo exigen. Un partido político que llega al poder e intenta abordar la renovación de el entramado legal de la educación porque en 30 años este ha sido el ABC y jamás se ha planteado su reformulación, pienso que no anda del todo mal encaminado. En 30 años, y más cuando se sale de un sistema político dictatorial pienso que hay que abordar la educación con nuevas ideas (aunque tal y como he dicho antes, la base sea buena). Lo que es un error, por no decir inadmisible es que con otro cambio político posterior no se trabaje en continuar esta primera reforma, es mas, que lo que pase es que se bloquee este avance y se reformule una nueva reforma legal de la educación, no muy lejana, pero a la vez distinta a la que se estaba construyendo. Y lo que es aun peor, es que esta situación se repita 3 veces cada vez que los gobiernos del país van cambiando. Con esto lo que se consigue es que ninguna ley educativa llegue a cuajar en el sistema y poder así ver si era acertada o se debían mejorar cuestiones.

Por resumirlo de algún modo, pienso que desde la primera LOGSE, hasta la actual LOE, el estado debería haber trabajado mas por considerar lo que la educación y los alumnos necesitan; y menos por ir quitando letras de las siglas con reformas casi siempre innecesarias, trabajando en unión para poner la educación española a la altura de la cabeza europea. Doy la razón a las palabras de Pilar Barreiro, presente en el post de Raúl.
Un trabajo, no sólo en educación, sino en todas las dependencias que forman el entramado legal de un sistema a nivel conjunto entre los partidos, solucionarían problemas de cara a continuas reformas y se centrarían en los verdaderamente protagonistas de toda esta encrucijada: el alumnado.

Lara Requena ha dit...

Estic totalment d´acord amb els meus companys, però trobe que la única manera que ambdós governs juntarien idees per tal de “solucionar” l´educació a Espanya sería si ambdós tragueren beneficis d´això, com que la llei li otorga el poder només a un, aquesta unió es impensable. A més, no està bé possar tots els politics al mateix sac, però pel que fa a dia de hui pocs renunciarien al seu sou si així pogueren d´ur el sistema educatiu al cap de les llistes europees. De cara a unes eleccions tant PP com PSOE tenen la formula màgica per a tots els àmbits. I una vegada al poder “no todo lo que brilla es oro”. Si el fet d´elaborar una llei entre dos partits sembla imposible, fugint del bipartidisme, s´aconseguiria entre cinc o sis? Teóricament sería més democràtic, no? Cap dels dos partits que se disputen al llarg de la historia el govern, renunciaria a aquest bipartidisme, però ho farien els altres partits minoritaris d´estar al seu lloc? I quedar-se sense paga vitalicia? Sense poder absolut?

Si a nivell nacional existix aquest clar bipartidisme, a nivell autonomic, on a més es donen els tripartidismes en certes comunitats...el pes de l´educació recau entre tres partits politics els quals volen imposar per davant de tot els seus ideals. Sincerament pense que està molt bé tindre uns ideals, de fet cal tindre´ls i ser ferms a aquests, però no trobeu que en aspectes tan importants com l´educació, caldria ser un poc més objectius? El que és injust és que allò tan universal, com és l´educació tinga que ser gestionat per allò que fins a dia de hui només porta a guerres i revoltes, la política. Aleshores perqué no en lloc de intentar canviar quin partit ho gestiona...ens preguntem si realment són aquests qui ho han de gestionar?

Marc Andreu Martínez ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Marc Andreu Martínez ha dit...

Primerament, m’agradaria felicitar a Raúl pel post. Aquest plasma amb exactitud la controvèrsia educativa del nostre país, des de l’obsoleta “Llei General d’Educació” (implantada en 1970), fins a l’actual “LOE” (instaurada per Zapatero en 2004).

A continuació, he d’exposar que estic totalment d’acord amb l’opinió de Jorge; el partit polític que governe s’ha de centrar en millorar i adaptar la llei educativa vigent en funció de les necessitats temporals i de l’alumnat.

No cal ser un erudit per adonar-se del conflicte educatiu actual. Ambdós partits preponderants, PP i PSOE, mantenen una guerra freda en diferents matèries: educació, sanitat, justícia, etc. Quan alternativament arriben al poder modifiquen i, en alguns casos, enderroquen les lleis de l’oponent amb l’objectiu de lucrar-se. El que verdaderament els interessa es transmetre la seua ideologia. Per a fer-ho doten de caràcter lectiu a unes determinades assignatures com la “Religió” (tots som conscients de l’estreta relació que hi ha entre el Partit Popular i la religió) o “l’Educació per a la Ciutadania” (en el cas del Partit Socialista).

La inevitable victòria “popular” del 20 del novembre posa, una vegada mes, en jaque a l’educació; dos son els fronts: la imminent nova Llei Orgànica (que dota de mes poder autoritari als professors) i la possible privatització del molts centres públics. Davant d’açò, l’única solució que hi ha com a estudiant es la manifestació. Però, pareix ser, que el pròxim objectiu del govern es limitar aquest dret.

Per finalitzar, sintetitzaré el text en una frase: “quan es vela per l’interès individual i el col•lectiu queda relegat en un segon plànol, estem abocats al fracàs”.

Judit ha dit...

“Reformas educativas. Cambio tras cambio” mai estaria tan d’acord elegint un títol per a aquest post. Des de l’any 1970 han sigut 12 les reformes que a patit l’educació en el nostre país: LGE, LOECE, LODE, LOGSE, LOPED... Això significa que moltes, la gran majoria, de les generacions d’estudiants de tots aquests anys han patit canvis en el sistema educatiu mentre la seua educació estava portant-se a terme (fins i tot varies reformes per a alguns).

Abans que se m’oblide felicitar al meu company Raul, ja que ha fet un post molt interesant sobre un tema molt transcendent dels que molts coneixem algunes coses, però en desconeixem moltes altres. I llegint-lo potser que ens desperte a alguns/es l’interès per a conèixer més sobre aquest contingut.

Seguint amb les reformes i els canvis, l’actual ministre d’educació a presentat noves propostes decidit a acabar amb la situació en la que ens trobem (com el fracàs escolar, que molt be s’ha explicat al post) i “abandonar la mediocritat, en favor de l’esforç, el mèrit i la satisfacció pel treball ben fet”. I a més, substituir l’assignatura d’educació per a la ciutadania, que tanta polèmica a donat per altra nova: Educació cívica i constitucional. No s’adonen que substituint el nom d’una assignatura per un altre no es canvia res? O no volen adonar-se? No seria millor analitzar ben be el contingut d’aquesta assignatura deixant com paper secundari la seua denominació?

La clau de l’educació és la formació integra dels individus, que indaguen per ells mateix sobre ells o sobre el món que els permeta descobrir i desenvolupar habilitats intel•lectuals, artístics, emocionals i socials per al seu autoconeixement, accés al món laboral i vida adulta. Per a que siga possible, l’Estat ha de garantir una educació de qualitat per a TOTS els ciutadans.
El govern i les persones encarregades de fer açò (independentment del partit polític del que es tracte) ho saben, aleshores, perquè no ho fan? Volen fer-ho de veritat? preval açò sobre els seus interessos i les seues conveniències? és veritat quan l’actual ministre diu que “vol abandonar la mediocritat”?

Bé, el que queda clar és que fer una reforma seguida d’altra des d’un despatx no és la solució als problemes reals que es viuen a les aules.

Adrian Navarro ha dit...

L’educació és un tema clau en qualsevol de les legislatures parlamentàries que es succeeixen en l’Estat espanyol. Com bé s’ha comentat al post, amb l’entrada d’un nou govern contrari ideològicament amb l’anterior, sorgeix un nou canvi en el sistema educatiu. Per què? Cadascun dels partits que obtenen el poder es preocupen més per deixar el seu segell abans que per molestar-se en comprovar quines són les vertaderes carències i necessitats de l’alumnat, és a dir, per fer les coses a la seua manera siga quin siga el preu que s’haja de pagar.

Trobe que l’educació és molt més important que la ideologia partidista, i que deuria ser la base per al raciocini conseqüent, personal i individualitzat. De cap de les maneres la indústria educativa en que està esdevenint un panorama que ens afecta a tots i cadascú de nosaltres. Quants plans educatius havem cursat els que començarem ara fa quasi 20 anys la nostra educació? D’entre 3 i 4, i per a què? No s’ha aconseguit veure cap efecte a llarg termini, tot i que sincerament no se si paga la pena. No es deixen reposar com diu Jorge cap d’aquests plans.

Però el problema d’aquest entramat educatiu en el que es juga amb els estudiants i també en aquells que van a l’escola però no estudien, va més enllà del repòs del que parlava abans. El principal problema és la falta de compromís de les autoritats (competents i incompetents) amb el que realment importa. Com diu Lara, en matèria d’educació cal ser una mica més objectius, buscar el consens polític i social en favor de l’ensenyament i de l’aprenentatge en els centres educatius. Aquesta és, al meu parèixer, la base de tota la societat. I pel camí que semblen prendre les coses actualment amb l’augment de l’autoritat per part del professor anem avocats a una situació que em recorda a una època en la que “yo soy el profesor, y lo que yo digo va a misa”.

Lilian Moscardó Bataller ha dit...

La clau de l’educació és la formació d’individus íntegres que indaguen per ells mateixos per a descobrir i desenvolupar habilitats intel•lectuals, artístiques, emocionals i socials per al seu autoconeixement y accés al món laboral. Tant avuí en dia com en un passat, l’Estat ha garantit una educació de qualitat per a tots els ciutadans. Però és eixa la realitat?

Des de 1970, dotze lleis orgàniques sobre educació han sigut aprovades, i actualment s’està plantejant la reforma número tretze per tal de “resoldre els problemes del sistema”. Són moltes reformes i poc avanços en l’ensenyança a España. Tots els partits volen implantar les seues creences i principis, quan el manament d’un partit s’acaba el següent també realitza reformes per tal de millorar l’ensenyança segons els seus fonaments, però ningun dels principis duts ha terme en l’estat del manament ha solucionat la mediocritat de l’educació espanyola.

Està més que clar que una reforma educativa des d’un despatx pareix ser que no és la millor solució a la realitat que es viu actualment a les aules. Volen millorar l’educació reduint el nombre de professors, però a la vegada disminuir els grups de pràctiques amb imaginaris professors que saben anglès i valencià... aleshores pense que caldria més professorat a les aules i cada vegada més especialitzat. Volen millorar l’educació amb la següent metodologia: preparar als estudiants per a un examen que determina i prenga la decisió del seu futur a les universitats i posterior laboral. Volen millorar l’educació amb un professorat autoritari en el que predomine la norma, la recuperació de la tarima, els límits i per conseqüència els alumnes passius. Volen millorar l’educació mitjançant la memorització, repetició, assimilació...

Des del meu punt de vista els polítics no entenen d’educació, no saben les metodologies en les que realment s’aprèn i s’interioritza; el problema es que veuen les deficiencies educatives però no son capaços de buscar la solució. El problema es la manca de creativitat espanyola i el seu gran poder d’imitació frustrat.

Daniel Alambiaga Marín ha dit...

Hay temas tan importantes, como la educación, que necesitan del mayor consenso entre los partidos políticos para evitar la situación que tan bien nos ha descrito Raúl.

Si los políticos, independientemente de su ideología fuesen capaces de llegar a acuerdos en el parlamento, para que cada reforma o proyecto de ley en la enseñanza tuviese una amplia mayoría y apoyo parlamentario no tendría sentido que cuando hubiese un cambio político, el sistema educativo fuese objeto de una gran reforma porque lo consideran algo opuesto a sus ideas.

A partir de la gran reforma educativa que se llevo a cabo en los años noventa, con la entrada de la LOGSE, cada vez que ha habido un cambio político se han intentado hacer modificaciones con mayor o menor éxito y con mayor o menor duración.

Pienso que en temas tan importantes, como la educación o la sanidad, los políticos deberían “CURRARSELO” un poco más y desplegar toda su capacidad de diálogo y entendimiento para conseguir aunar opiniones y ofrecer a los ciudadanos unas reformas y una leyes con el mayor consenso posible, y no escudándose sólo en sus propios votos. Probablemente, así nos evitaríamos tantos cambios cada cuatro u ocho años.

Daniel Alambiaga Marín