diumenge, 27 de novembre de 2011

La viabilidad del estilo de enseñanza recíproca

Por Daniel Argente Sanchis,
estudiante de Metodología de la enseñanza de la AF y el Deporte

Mi finalidad con este artículo es hacer reflexionar sobre la viabilidad del estilo de enseñanza recíproca, propuesto por Muska Mosston, al aplicar la teoría de éste a la práctica y si lo es, en qué tipo de tareas o contexto de enseñanza-aprendizaje es aconsejable utilizarlo. Para ello, al final citare qué beneficios e inconvenientes aporta este estilo y qué conclusión extraigo yo del mismo.

La forma de trabajo representativa del estilo, se caracteriza por la organización normalmente por parejas de los alumnos, donde uno adquiere el rol de ejecutante y otro de observador. Por otra parte, el trabajo del profesor se centra especialmente en la fase del preimpacto de la sesión, en ella, el docente prepara y diseña una ficha de criterios que servirá al observador para dar un feedback preciso, haciendo énfasis sobre aquellos aspectos específicos de la tarea que son más problemáticos para la ejecución y sobre los que deberá polarizar la atención.

De este modo, mientras que el ejecutante toma las decisiones en la fase de impacto, el observador, lo hace durante la misma o en el postimpacto. El rol del observador es lo más innovador de este estilo y es lo más difícil de llevar a la práctica sobretodo en las primeras sesiones. Por ello, voy a detenerme en un párrafo a especificar cuál debe ser su comportamiento y en qué puntos estriba su importancia.

El observador, en primer lugar, observará la realización de la tarea por parte del ejecutante, siempre centrando la atención sobre aquellos aspectos específicos más problemáticos de la ejecución. Seguidamente, la observación será comparada y contrastada con los criterios marcados por el profesor en la ficha donde se explicitan los criterios de obrservación. A partir de ello, éste decidirá si la ejecución ha sido correcta o no, para finalmente sacar conclusiones y comunicar un feedback inmediato y preciso al ejecutante. Esto en consecuencia, proporciona un papel más activo cognitivamente a los alumnos.


Ahora que ya conocemos en la teoría de que trata el estilo de la enseñanza recíproca, voy a enumerar cuáles son, en mi opinión, tanto los aspectos positivos como negativos de este estilo de enseñanza.

Aspectos positivos:

Aporta sobre los estilos de enseñanza con menor implicación del alumnado y mayor directividad por parte del profesorado:

• Implicación más directa de los alumnos en su aprendizaje y en el de su compañero, lo cual incrementa la motivación.

• Proporciona un feedback individual e inmediato, haciendo posible un aprendizaje significativo.

• Genera interacciones exclusivas. Fomentando: la socialización, la paciencia, la tolerancia o la dignidad.

• Desarrolla capacidades de observación, análisis, atención, responsabilidad en el trabajo, colaboración y autonomía.

Aspectos negativos:

• El ejecutante no tiene capacidad de decisión, realiza una tarea atendiendo un modelo.

• Los feedback son dados por no especialistas. No aseguramos observaciones correctas.

• No se consigue un alta demanda motriz, ya que se centra en aspectos como saber interactuar o utilizar la comunicación verbal u en otros cognitivos como tomar decisiones a partir de observar-analizar o utilizar fichas de criterios. Supone un 50% de la clase no activa motrizmente en el mismo momento.

En mi opinión, este estilo da un salto cualitativo importante sobre los estilos del mando directo y la asignación de tareas. En él, se desarrollan nuevos roles e interacciones debido al traspasado de poder por parte del profesor hacia el alumnado. Ello, favorece los canales de autonomía del alumno e incentiva que éste se implique de forma más directa en la sesión práctica. Esto, hace viable esté estilo en la práctica.

Por contra, para que se de el cese de responsabilidad, es imprescindible que se cumpla una serie de condiciones como que el alumnado sea responsable o que el profesor confíe en la capacidad del alumnado, interesándose en que éste aprenda los nuevos roles en la toma de decisiones adicionales sin importarle el tiempo que le sea necesario. Esto requiere que se den una serie de características como el respeto a la hora de dar y recibir el feedback, la honradez o incluso a veces la empatía. Por todo ello, este estilo potencia el canal emocional al máximo. Sin embargo, limita la viabilidad de este estilo de enseñanza en la práctica a un perfil tanto de alumno como de profesor concreto.

Una vez conocido el estilo y siendo conscientes de cuáles son sus ventajas y desventajas me gustaría motivar a la gente que lea este post a debatir la viabilidad del estilo en función de la experiencia vivida tanto como docentes como alumnos.

Para saber más sobre este estilo de enseñanza:

- Mosston, M. y Ashworth, S.(2001).
La enseñanza de la educación física. La reforma de los estilos de enseñanza. Barcelona: Hispano Europea.

- López-Cózar, R. (2008). Aplicación de la enseñanza recíproca en una sesión de Educación Física para 1º Bachillerato: fútbol sala.
Lecturas: EF y deportes, 119.

- Cuéllar, M. J. y Delgado, M.A. (2000) Estudio sobre los estilos de enseñanza en Educación Física.
Lecturas: EF y deportes, 25.

28 comentaris:

Aitor Martín ha dit...

Al leer el post elaborado por mi compañero Daniel me he percatado de un aspecto del que hasta el momento no había sido consciente, su viabilidad. Como bien se ha descrito, este es un estilo novedoso en cuanto al resto de estilos de instrucción directa, especialmente los de mando directo y asignación de tareas, ya que invita al alumno a participar más activamente en cuanto a lo cognitivo y menos en cuanto a lo motriz. Además, la estructuración y organización que el profesor debe realizar con los alumnos para poder llevarse a cabo este estilo de enseñanza va a suponer un hándicap en numerosas actividades que se planifiquen. De ahí surge la problemática sobre la viabilidad del estilo. Opino que en función de la actividad que se desee plantear a los alumnos el grado de viabilidad del estilo será mayor o menor. Por ejemplo, en una actividad en la que se requiera un cierto control sobre la ejecución debido a motivos de seguridad se podría llevar a cabo propuestas de enseñanza bajo el marco del estilo recíproco. Esto puede observarse en las habilidades gimnásticas, en las que mientras el ejecutante realiza la tarea su compañero observador la analiza y le otorga el feedback sobre la ejecución al instante. Sin embargo, en otro tipo de actividades más globales sería muy complicado dirigir estrategias de enseñanza bajo este estilo. Por ejemplo, si se plantea una actividad relacionada con el trabajo y la resolución de un 2x1 en balonmano, puede formarse la misma estructura de parejas, pero se ha de ser consciente de que la mitad de los alumnos no van a poder participar en la propia actividad cada vez que se realice el ejercicio. Además, los parámetros a analizar son más genéricos en esta ocasión y se le da una dificultad añadida a un observador que desde un principio no es experto. Una posible solución a esto sería escoger a 3-4 jugadores que se queden fuera del juego en cada ejercicio y observen junto con el entrenador la ejecución de sus compañeros, aunque ya no estaríamos hablando de este estilo de enseñanza.
Para finalizar y a modo de conclusión decir que gracias a este post he reparado en un aspecto en el que no siempre somos conscientes cuando estudiamos o exponemos conceptos teóricos en clase. Todo cuando estudiamos a lo largo de la carrera tiene transferencia a la práctica y debemos reflexionar sobre cómo aplicar lo teórico a lo práctico. En esta asignatura, por ejemplo, estamos estudiando diferentes aspectos metodológicos sobre la enseñanza de la actividad física y el deporte, como el análisis de las tareas motrices, aspectos organizativos y estructurales de una sesión, estrategias de organizar el contenido de las sesiones, estilos de enseñanza, etc. Sin embargo, no podemos olvidar que aunque se nos presente por partes, todo esto forma parte de un conjunto único que debemos aplicarlo y utilizarlo de forma que tengamos todos los parámetros que inciden en la enseñanza controlados y correctamente estructurados. Solo de esta manera seremos buenos profesionales de nuestro oficio.

jose miguel Vela ha dit...

Primero felicitar a mi compañero Argente por el post realizado, ya que ha tratado algo tan importante como es la viabilidad de un estilo, que es realmente lo que nos interesa conocer. Saber si luego como profesionales del deporte podemos utilizar este estilo con efectividad.
Me parece un post muy completo en el que se nos indica, todas las características del estilo,sin embargo desde el primer momento, se ha centrado únicamente en el ámbito educativo, tal vez este era su objetivo, pero yo me veo en la obligación de comentar las grandes ventajas que puede tener este estilo en un ámbito como el del rendimiento.

El rendimiento reúne las condiciones necesarias para que este estilo funcione con efectividad, los deportistas generalmente están motivados y gozan de gran experiencia.Un ejemplo claro es el de atletas de élite entrenados por un mismo profesional, en ocasiones los entrenadores crean grupos de entrenamiento y realizan este estilo para que haya feedback de calidad, los atletas tienen gran experiencia y mediante esta ayuda, pueden provocar una mejoría en atletas más noveles, los cuales generalmente estarán dispuestos, motivados a que alguien de más experiencia les proporcione un feedback tan claro, además en un soporte material como el papel, el cual pueden analizar luego mediante la ayuda de otras herramientas como la grabación.

Si me centro en la viabilidad dentro del ámbito escolar debo expresar que este estilo sufriría mucho ya que no se le podría explotar de forma efectiva. Actualmente en pocas clases existe la motivación necesaria para poner en funcionamiento esta herramienta de enseñanza, simplemente te rellenan la hoja y se olvidan de lo que han hecho, sin embargo estoy de acuerdo en que es un salto de calidad respecto a los estilos de mando directo y siempre existirán grupos en los que este estilo pueda funcionar.

En conclusión, opino que la viabilidad de este estilo en el contexto del rendimiento podría tener una aplicación práctica más válida que en la educación, aunque como futuros profesionales debemos luchar para que un estilo con esta calidad se vayan imponiendo frente a estilos más convencionales y este trabajo empieza por la motivación del alumnado por parte del profesor.

Daniel Corona ha dit...

Bueno conforme iba leyendo el post iba entendiendo mejor este estilo, el cual creo que es muy característico. El hecho de formar parejas o tríos donde se le otorga responsabilidad a los alumnos con el rol de observador, es algo novedoso en comparación con otros estilos de enseñanza. Con esto no quiero decir que sea bueno ni malo, como han dicho mis compañeros, está bien que consigan ese grado de autonomía y responsabilidad, pero a la hora de dar feed back no tienen la formación, intención y conocimientos pedagógicos que puede tener el profesor. Aquí quiero detenerme, ya que este estilo de enseñanza creo que daría ciertos problemas a la hora de la práctica, sobretodo en edades tempranas. Creo que para que sea efectivo en la educación escolar, los alumnos deberían de rondar los 16 – 17 años mínimo, ya que ese grado de autonomía y responsabilidad que les otorgamos asignandoles roles teniendo que dar feedback, con la ficha elaborada por el profesor, los compromete motriz e intelectualmente y no siempre responden de la mejor forma o como lo esperábamos que lo hicieran. Personalmente creo que el hecho de rellenar la ficha correctamente pueden afrontarlo sin problemas, pero el de dar feedback a un compañero, con el que a lo mejor no tienen confianza es un paso importante, donde habría que profundizar y explicar la importancia del mismo.

Como a dicho Aitor creo a la hora de trabajar aspectos más globales, tácticos o cognitivos aumenta ligeramente la dificultad de la tarea, tanto para el observador a la hora de dar feedback, como para el profesor a la hora de elaborar un ficha donde queden claros los principios o ideas en los que deben incidir los alumnos, que muchas veces no quieren implicarse en la tarea. Así pues, si es una ficha compleja, donde se trabajen principios concretos, en el ámbito escolar podemos encontrarnos con alumnos de escasa formación y experiencia deportiva que les resulte difícil llevarlo a la práctica.

A pesar de todo quiero decir que si considero que es viable y que realizado correctamente, y con la implicación de los alumnos podemos obtener buenos resultados y relaciones sociales motivantes.

Alexandra Mollon ha dit...

El estilo recíproco es nuevo para la mayoría. Tanto el comportamiento humano, como la sociedad en general van evolucionando, y por ello tenemos que adaptarnos a todos los cambios de la nueva realidad. Por ello, los estilos de enseñanza requieren cambios que tienen que ser aplicados de una forma correcta a los alumnos.
El estilo de enseñanza recíproca tiene por objetivos, participar en procesos de socialización, observar la técnica del compañero desarrollar un feedback, dar una mayor autonomía a los alumnos, etc.
Como ha dicho muy bien el realizador del post, es imprescindible que se cumplan una serie de condiciones que permitan el desarrollo de este estilo de una forma correcta. Se requiere, por una parte, una organización por parte del profesor, el cumplimiento de unos objetivos que pretendan llegar a los alumnos y la seguridad de que la acción que se realiza en la sesión sea congruente con la intención. Y por otra, una predisposición del alumno a la realización de la tarea.
Nosotros, como futuros profesores, debemos intentar que todas estas condiciones sean favorables en la aplicación de nuestra sesión. Para ello, al principio de nuestra sesión deberemos informar al alumno del propósito de este estilo de trabajo por parejas y el conocimiento de el feedback, Posteriormente, se deberá dejar claro cada uno de los roles que realizan dentro de la pareja y se les entregará una ficha realizada por el profesor. El profesor les indicará la técnica a realizar y el compañero observará y apuntará mediante los criterios de la ficha sus observaciones. Durante la realización de éste ejercicio el profesor debe estar activo y participativo para resolver todas las dudas que puedan tener los estudiantes. Para finalizar, el profesor tiene que confiar en las decisiones que hayan tomado los alumnos sobre sus decisiones.
Con todo lo dicho anteriormente , creo que una buena aplicación de este estilo puede servir tanto a deportistas de élite, como a alumnos del instituto, teniendo en cuenta las características de los alumnos y, por supuesto, del profesor.
Para finalizar, creo en la viabilidad del estilo de enseñanza recíproca. Tiene sus aspectos positivos y negativos, pero como todos los estilos de enseñanza y creo, que cada uno de nosotros como posibles futuros profesores, tenemos que adaptar cada estilo de enseñanza que usemos con nuestros alumnos para sacar el mayor rendimiento posible.
Para concluir me gustaría poner esta frase para que reflexionemos:  "No basta con saber la asignatura para dar las clases, para poder ser profesor" (Hernández y Sancho, 1989).

Marc Andreu Martínez ha dit...

La participación directa del alumnado en el proceso de enseñanza-aprendizaje es fundamental, porque potencia valores como la autonomía, la implicación y el esfuerzo. Pero la aplicación de los diferentes estilos de enseñanza participativos está condicionada por una serie de variables como: la edad (citada por el compañero Daniel Corona), la formación, el tipo de tarea y la responsabilidad del grupo.

Según Delgado Noguera, M. A. (1991) los estilos de enseñanza tienen que implicar al alumnado, fomentar la libertad individual, impartir mayor número de conocimientos que resultados, ofrecer conocimiento de resultados de manera inmediata, facilitar la labor del profesor/a y producir un aprendizaje eficaz. El novedoso estilo participativo cumple todos los requisitos anteriores. Este, a su vez, engloba 3 modelos de enseñanza: la recíproca, en grupos reducidos y la microenseñanza.

En el comentario focalizaremos nuestra atención en el primero, “el estilo de enseñanza recíproca”. Como bien ha citado Argente D. este modelo fomenta las relaciones sociales entre compañeros/as y permite ofrecer un feedback inmediato. Respecto a su anatomía encontramos tres papeles claramente diferenciados:

- Ejecutante: comunicación única con el observador, sigue todas las directrices.
- Observador/a: comunicación directa con el tutor i proporciona feedback al ejecutante.
- Profesor/a: observa a ambos pero sólo dialoga con el observador.

Según Ashworth, S. (2001) en contadas ocasiones el profesor/a deberá aplicar directrices a la pareja, formando la “triada”.

Entre las diferentes fases del estilo, la que me resulta más importante, y a la vez difícil, es el momento de “impacto”. El traspaso de decisiones, la distribución de roles y la comunicación del propósito determinarán en gran medida el éxito de la tarea. El profesor deberá incidir en la función del observador/a (puntos clave en que fijarse para la corrección) y tratar aspectos como: la puntuación, el conocimiento de las reglas y la ayuda.

Para concluir, opino que el éxito del estilo reside en gran medida en la predisposición del alumnado. La actitud de los participantes es esencial, porque la libertad sin actitud se transforma en un arma de doble filo. Ha quedado claro que el estilo tiene aspectos positivos (como la participación, la emancipación o la cooperación) pero también negativos (la dificultad de aplicación en edades tempranas o la poca formación del observador). El profesor/a deberá analizar el tipo de alumnado y decidir si es positiva la aplicación de dicho estilo.

2Fcafe Pelota Valenciana ha dit...

Para comenzar, quiero dar mi sincera enhorabuena al compañero Daniel Argente por la realización de este post, que personalmente, me parece un post, muy completo; porque, me ha hecho entender el estilo, y en todo momento, todo lo que estaba leyendo lo comprendía.

El compañero, nos ha hablado de la viabilidad del estilo de enseñanza recíproca, algo, que yo, personalmente no me había ni llegado a plantear, ya que, creo que, tanto yo como algún compañero más, nos centramos en los estilos ``más conocidos ´´, como el mando directo, que son los que más se emplean.
Pienso que los estilos como el mando directo, asignación de tareas…etc, son los que más se emplean, porque en teoría son más fáciles de aplicar, y aún así no se emplean como se debería; pero esto es otro tema, que se tendría que tratar en otro post.

Respecto al tema que nos involucra, la enseñanza recíproca, el post se centra en el tema educativo, es decir, en la enseñanza, que pienso que no sólo servirá para futuros docentes de la educación física, sino también para todas aquellas personas que traten el tema del deporte, como preparadores físicos, gestores del deporte…etc. Porque, creo que se podría aplicar en diversos ámbitos, desde la enseñanza del deporte, hasta como mejorar un aspecto técnico o táctico en un deporte, o cómo organizarnos en una institución deportiva. Si bien es verdad, sería mejor aplicarlo en temas didácticos o de mejora de gestos, movimientos de un deporte, juego…etc.

También, me gustaría destacar un par de cosas; primeramente, el compañero Daniel Corona, destaca de Aitor Martín que este estilo ``a la hora de trabajar aspectos más globales, tácticos o cognitivos aumenta ligeramente la dificultad de la tarea, tanto para el observador a la hora de dar feedback, como para el profesor a la hora de elaborar un ficha donde queden claros los principios o ideas en los que deben incidir los alumnos, que muchas veces no quieren implicarse en la tarea. Así pues, si es una ficha compleja, donde se trabajen principios concretos, en el ámbito escolar podemos encontrarnos con alumnos de escasa formación y experiencia deportiva que les resulte difícil llevarlo a la práctica ´´.
Además, destaco también la aportación del compañero Jose Miguel Vela, que hace sobre este estilo relacionándolo con el rendimiento deportivo. Básicamente nos dice que: ``El rendimiento reúne las condiciones necesarias para que este estilo funcione con efectividad, los deportistas generalmente están motivados y gozan de gran experiencia ´´. Y nos pone el ejemplo de que: `` en ocasiones los entrenadores de atletas de élite, crean grupos de entrenamiento y realizan este estilo para que haya feedback de calidad, los atletas tienen gran experiencia y mediante esta ayuda, pueden provocar una mejoría en atletas más noveles, los cuales generalmente estarán dispuestos, motivados a que alguien de más experiencia les proporcione un feedback tan claro, además en un soporte material como el papel, el cual pueden analizar luego mediante la ayuda de otras herramientas como la grabación ´´.

Para concluir mi comentario, he de decir, que me ha parecido un post prácticamente de nota 10, y en cuanto al estilo de enseñanza, opino lo mismo que José Miguel Vela: ``opino que la viabilidad de este estilo en el contexto del rendimiento podría tener una aplicación práctica más válida que en la educación, aunque como futuros profesionales debemos luchar para que un estilo con esta calidad se vayan imponiendo frente a estilos más convencionales y este trabajo empieza por la motivación del alumnado por parte del profesor ´´. Con el único matiz, que Vela, dice que debemos luchar para que un estilo de esta calidad poco a poco se vaya imponiendo; y yo pienso, que no es que debamos luchar, es que tenemos la obligación, no sólo de luchar por conseguirlo, sino la obligación de conseguirlo y luchar por mejorar este tipo de estilos, desde el ámbito del profesorado, hasta el ámbito del alumnado.


JOSE JAVIER TENDERO PENALBA

Marc Gimeno ha dit...

En primer lugar, cabe decir como ha dicho “Pilota valenciana” que me ha gustado el artículo ya que nos hace reflexionar sobre el método evaluativo que tan raramente proponen los profesores. Bien, queda claro que es una evaluación recíproca (la pareja se evalúa el uno al otro) de la ejecución por lo tanto estamos introduciendo a los alumnos (en el caso de la escuela) en el modelo técnico sin saberlo y esto puede resultar peligroso ya que la calificación más baja de uno afectará al compañero a la hora de la evaluación de este (¿Solo evaluar la técnica? No, no es el mejor modo de hacer reflexionar sobre las mejoras). Ahora pues, el docente debe re planificar la enseñanza antes de hacer participes a los alumnos en la evaluación de ellos mismo y de los compañeros, y con esto quiero expresar la necesidad de que comprendan que la perfecta ejecución no es lo más importante sino la evolución de las persona en el proceso educativo.
Por lo tanto debemos tener en cuenta de que la formación previa en el ámbito de la evaluación hará que los alumnos tomen conciencia de la importancia que tiene, por ello según Stuffelban se debe de dejar claro a los alumnos que la evaluación debe de ser formativa, es decir, que nos sirva para que el evaluado mejore (función autorreguladora). Esta, además, debería estar supervisada por el docente, de tal modo que ayudara a los alumnos que se están evaluando a seguir un camino correcto también haciendo de evaluadores.
Para finalizar cabría decir que es una buena medida el uso de parejas en el aprendizaje que se corrijan y evalúen pero antes de hacerlo deben de estar en un periodo de adaptación y siempre supervisados por el docente.

Luci lu ha dit...

Després de llegir el post i alguns comentaris dels meus companys, he entès perfectament del que consta una ensenyança recíproca, i si, cal dir, que la ensenyança recíproca en l’àmbit de l’Educació Física comporta una sèrie de avantatges que fan que la seua aplicació siga molt recomanable en certs moments. Daniel n’ha anomenat uns quants, i que a mi m’agradaria recalcar: potencia l’autonomia dels alumnes per a l’aprenentatge; l’aprenentatge del contingut específic d’Educació Física serà molt més eficaç, ja que cada alumne rebrà una quantitat molt més alta de feedback que si fora el propi professor el que ho donara; l’ús d’aquest estil allibera al professor de moltes funcions per tant pot anar evolucionant per la classe, avaluant, proporcionant feedback, o assumint qualsevol funció que en altres situacions seria més complicat; per últim, aquest estil d’ensenyança pot ser utilitzat com un recurs per a la qualificació de l’alumnat, és a dir, els resultats recollits en la fulla d’observació serveixen d’avaluació continua dels alumnes.
No obstant, per l’experiència que tinc com alumna, hi ha una sèrie de dificultats i aspectes que Daniel no he vist que ha tingut en compte. Anomenarem els problemes i les possibles solucions a aquests.

• Els alumnes no accepten les crítiques d’un company.
• Els alumnes observadors no saben exactament que tenen que corregir o corregeixen massa trencant la dinàmica de la classe.
• Els alumnes estan perduts perquè no saben exactament el que tenen que fer i tendeixen a desmotivar-se o a voler fer altres coses.

Solucions:
• Necessitem que els alumnes identifiquen els seus companys com a facilitadors de l’aprenentatge, és a dir, que sentisquen que estan sent ajudats per aquests en canvi d’estar sent criticats. Per a fer-ho cal que la funció avaluadora siga dels professors, o si recau sobre els observadors, tinga uns paràmetres molts clars que tots coneixquen. A més, les correccions seran sempre positives i amb un to comprensible. I a que fer-los veure que és millor intentar-ho i equivocar-se que no intentar-ho.
• Hi ha que donar-los clarament una sèrie de paràmetres per a que els observadors tinguen clar el que avaluar.
• El professor ha d’explicar clarament l’objectiu de la sessió i de la tasca. I realitzar una fulla d’observació clara i amb totes les indicacions. Per a evitar la desmotivació, la classe es pot plantejar en forma de joc o realitzar un tipus de competició al final de la classe. Per exemple, a veure que parella realitza al final de la sessió millor el gest.

Per últim, dir que crec en la viabilitat d’aquest estil així com ha dit la meua companya Alexandra, té els seus punts positius i negatius, però el professor ha de saber extraure dels seus alumnes el major rendiment, amb les seues avantatges i desavantatges, en això consisteix ser un bon professor.

Josep Mena ha dit...

De todos los comentarios realizados por mis compañeros, voy a extraer tres observaciones que parecen las más representativas a la hora de poner en práctica éste método.
Primero me gustaría comentar que no estoy demasiado de acuerdo en lo referente a la motivación que genera este tipo de enseñanza recíproca. Pienso que el niño que está observando a su compañero no tiene la motivación de quién está realizando el ejercicio. Esto puede suceder más frecuentemente conforme los alumnos sean más pequeños.
A raíz de la edad, y como ya ha comentado algún compañero, este método de enseñanza pienso que no puede ser aplicado en edades muy tempranas, ya que los niños no poseen la madurez necesaria como para poder proporcionar un feedback completo y detallado que permita al compañero progresar y mejorar en su práctica.
También me gustaría comentar como consecuencia de esto último, que para poder realizar este tipo de enseñanza en edades más avanzadas, los docentes deberían centrarse en proporcionar al alumno esa experiencia que se necesita para poner en práctica el estilo de enseñanza recíproca y, por tanto, que sea viable, durante todos los años escolares.

Lilian Moscardó Bataller ha dit...

En mi parecer, antes que nada, el modelo didáctico propuesto basado en la enseñanza recíproca es un prototipo que primordialmente se debe aplicar en edades avanzadas y desde mi punto de vista lo fijaría mayoritariamente en la enseñanza del deporte de alto rendimiento.

Como bien afirma el libro escrito por Antonio Galera, Manual didáctico de la educación física. Una perspectiva constructivista moderna: “en educación infantil, la noción de grupo está muy desdibujada por el egocentrismo infantil, por lo que no sería recomendable utilizar estos modelos y la relación de enseñanza/aprendizaje quedaría sintetizada a la interacción profesora alumno multilateral”. Pienso que pueden haber muchos tipos de observadores en una clase de educación física, esto es que cada niño presenta unas peculiaridades diferentes: unos son egoístas y calificarían basándose en sus propios criterios, criterios basados en la empatía o no por sus compañeros; otros son despistados, la información inmediata se le olvidaría y no conseguirían focalizar las cuestiones más relevantes, otros demasiado bondadosos… de manera que para proporcionar una información correcta y detallada al alumno practicante sería complicado. Sin embargo, si lo que pretendemos es una educación global, esto es, una educación basada en los valores de la educación física, me parece interesante la propuesta por el hecho de que los alumnos observadores se sientan importantes y responsables, ya que de ellos depende el feedback que su compañero recibirá, si este es malo el alumno ejecutor no podrá avanzar y mejorar en la práctica. Es por eso que pienso que la edad de los alumnos para poder transmitir el modelo debería ser lo bastante madura porque de no ser así el modelo aplicado resultaría un verdadero desastre. Refuerzo mi argumento siguiendo con el libro nombrado anteriormente, que considera importante este modelo en edades más evolucionadas, en el se dice: “ los argumentos didácticos que se pueden emplear para justificar este tránsito son, por un lado, el de la progresiva socialización de las personas alumnas en edades más avanzadas, que paulatinamente permitirá liberar a la persona profesora de una función reguladora del orden, y por otro, el mejor conocimiento y confianza de los alumnos entre sí, lo que les facilita la aceptación del feedback individualizados”.

Por otro lado, creo que es importante que el alumno observador inmediatamente y posteriormente pase a ser el ejecutor una vez terminado el momento de impacto. Ya que de este modo la información le será muy vigente y a mi parecer podrá realizarse una autoevaluación de sus capacidades. Si el modelo se desarrolla en contextos escolares con edades relativamente altas, considero oportuno que las parejas estén formadas por un alumno más avanzado que el otro de manera que ambos se complementen, es decir, colaborar con los demás si se desea progresar, ayudar a los compañeros para que aprendan y de este modo el más fuerte también mejora (principio del Judo).

Por último decir que este modelo de instrucción directa me parece que es restringido en la enseñanza física educativa ya que a mi parecer únicamente pueden aprenderse los aspectos técnicos analíticos propios de un deporte. Creo que resultaría interesante que se aplicara a los aspectos tácticos de juego como son el desmarque, la visión de espacios… pero des de mi punto de vista parece un aspecto bastante complejo. En general me parece un modelo interesante aplicado a las características anteriormente descritas: edades avanzadas y preferiblemente en deportes de alto rendimiento en los cuales se suele buscar la eficacia técnica principalmente.

daniel bermudez ha dit...

En primer lugar dar la enhorabuena a mi compañero Daniel Argente por el post realizado donde nos demuestra la verdadera importancia de conocer un estilo desde su viabilidad.
Para empezar a debatir si este estilo de enseñanza es ¨ bueno o malo¨ tenemos que centrarnos en el objetivo que pretendamos realizar en nuestros alumnos. Este estilo se concibe en parejas o tríos y se basa en pasar feed back inmediato, al ser los propios alumnos ejecutantes y observadores alternadamente. Los dos aspectos más importantes son, las relaciones sociales entre compañeros y las condiciones para ofrecer feed back inmediato. En esto último vamos a centrarnos. Tenemos que destacar que la interacción entre compañeros ejecutantes y observadores ha de ser fluida y con la confianza necesaria para llevar a cabo un feed back optimo. Si el observador, el cual tiene que proporcionar información sobre la tarea que se está ejecutando, no tiene relación con el ejecutante, el feed back puede estar condicionado de una manera que no produzca ningún beneficio al ejecutador.
También destacaremos que los observadores que tienen que ofrecer un feedback al ejecutante, deben de conocer previamente la tarea que se está realizando para poder corregir, explicar o informar según los criterios dados por el profesor previamente, al alumno que realiza la tarea. Para que el observador cumpla su rol, debe decidir a través de sus conocimientos, si la ejecución es correcta o no y comunicar los resultados al ejecutante.
A continuación destacaremos el comportamiento que deben de llevar a cabo los alumnos. El profesor no puede estar pendiente de observar la ejecución que están llevando a cabo todos los grupos de observadores y ejecutantes, por ello los alumnos deberán ayudar al profesor en esta evaluación de un modo crítico y objetivo. Otro aspecto a tener en cuenta en esta viabilidad de la enseñanza recíproca será la elaboración de una ficha por medio del profesor, que será pasada al observador, donde queden claros los objetivos y con un nivel adecuado dependiendo el tipo de ejecutante que vaya a realizar la tarea.

Para finalizar diremos que el avance para lograr comprender este estilo de enseñanza está en la evaluación, a través del conocimiento de los resultados, permitiendo la participación activa del alumno en la enseñanza.

vicent vidal ha dit...

En primer lloc, encara que aquest tipus d’ensenyança no es la més coneguda, ni la més utilitzada dins l’àmbit de l’Educació Física, no hi ha cap dubte que resulta d’allò més interessant.

Com s’exposa a l’article mitjançant aquest model d’ensenyança aconseguim una participació més directa dels alumnes en l’aprenentatge. A més fomentem el desenvolupament de la capacitat d’observació, així com un major coneixement del contingut a aprendre.

A banda d’aquestes característiques principals, trobem que aplicant aquesta ensenyança recíproca podem desenvolupar capacitats d’anàlisis, atenció, responsabilitat en el treball, ajuda, col•laboració i autonomia. Per tant es fomenta el companyerisme i la cooperació i possiblement s’aconseguirà un increment en la motivació dels alumnes, ja que tindran una major implicació dins l’aprenentatge.

Amb la qual cosa, podem dir que l’ensenyança recíproca ens aporta bastants beneficis que no podrem abastar amb la mateixa efectivitat amb altre tipus d’ensenyança.

Llavors, com s’ha qüestionat Daniel al article, es viable l’aplicació d’aquest tipus d’ensenyament?

Doncs l’aplicació d’aquest model pot ser perfectament viable, però deixant clar que, també té una serie d’inconvenients que hi ha que tindre en compte. Dins d’aquests inconvenients per a mi destaca el fet que, el feedback el proporcionara un altre alumne (no es un especialista), per tant pense que el professor tindrà que aportar unes indicacions prèvies el més completes i clares possibles.

Aquesta ensenyança també limita les relacions grupals, ja que, la practica es realitza per parelles, així com, no afavoreix la dissonància cognitiva per part de l’executant.

Per tant per a poder aplicar aquesta ensenyança recíproca d’una manera eficaç tindríem que potenciar l’implicació dels alumnes, ja que, d’això dependrà en part l’èxit. A més com hem dit abans, els alumnes no son especialistes, per tant deurem aplicar el mètode d’una manera clara i progressiva. Per aconseguir açò, jo crec que es deuria aplicar una observació i una execució progressiva i es tindria que ensenyar als alumnes a observar centrant la atenció en els punts claus de l’execució, de manera que no es centren en punts insignificants per al feedback. També crec que, abans de començar es deuria deixar clar els punts claus que volem observar així com la tasca que deu realitzar tant l’executant com l’observador.

Per últim, com han dit alguns companys, l’ensenyança recíproca té característiques positives i negatives, com tots els tipus d’ensenyament. Amb la qual cosa, l’èxit depèn en gran part de com aconseguisca el professor solucionar els problemes que s’encontre durant l’aplicació de l’aprenentatge.

abel palao ha dit...

El mundo de la educación física nos permite realizar diferentes estilo de enseñanza a nuestros alumnos. En esta ocasión, lo que se pretende es mostrar la puesta en práctica del estilo de enseñanza "enseñanza recíproca", el cual se realiza en parejas, siendo uno el ejecutante de la tarea y otro el observador.

A mi, personalmente, según mis vivencias con este estilo de enseñanza, me parece un método eficaz en cuanto al aprendizaje de conceptos, ya que el observador es el que realmente aprende a la hora de sacar conclusiones sobre la realización de la actividad que ha hecho su compañero. Esto le ayudará al observador a abrir su mente y progresar en aspectos cognitivos de esa tarea que no había tratado anteriormente.

El ejecutante de la tarea no hace otra cosa que realizar la actividad según se lo ha explicado el profesor y ,el observador, a partir de los aspectos específicos de la ejecución y comparando éstos con los criterios establecidos por el profesor, realiza un feedback a su compañero, diciéndole lo que hecho bien y mal, según lo haya visto.

Con este tipo de aprendizaje se fomenta la creatividad del observador en el feedback que hace a su compañero, su capacidad de explicar con detalle el análisis de lo observado y, si la actividad es exitosa, puede llegar a motivar a los alumnos.

Para terminar este comentario, quiero dejar claro que lo importante es la actitud que tengan los alumnos a la hora de realizar esta actividad, es decir, las ganas y el interés que le pongan al ejecutarla, es lo que les va a ayudar a conseguir el buen funcionamiento y el éxito de este estilo de enseñanza.

Adrian Navarro ha dit...

L’estil d’ensenyança recíproca com be s’exposa en el post, te efectes positius, però també de negatius. En aquesta línia m’agradaria fer una parada en els que pense que poden crear un punt de controvèrsia.

Primerament, és cert que el que amb aquest mètode l’alumne cobra major importància en el procés de correcció, i açò mateix pot provocar que siga més conscient del que realment es demana en l’activitat, és a dir, que al veure enumerats els punts a corregir o valorar, tinga major informació de manera més detallada sobre el que se li demana. D’altra banda aquesta mateixa partició del grup de treball en dos subgrups, executors i correctors, fa que la meitat dels alumnes no tinguen un temps d’activació motriu durant, almenys, la meitat de la sessió.

Ara bé, cal sacrificar l’acte motor en pro del mètode d’ensenyança recíproca? Doncs bé, com en aquesta vida, tot es relatiu, i tot atendrà a les necessitats i els objectius de la nostra tasca, segons el meu parèixer. D’aquesta forma, aquest model serà molt més eficaç si el que es pretén es incentivar el que en el text ha estat catalogat com a aspectes positius. Si el que es pretén es una major participació de tot el grup a l’uníson dins de l’acte motriu, aleshores caldrà buscar una alternativa que s’adeqüe a les necessitats i exigències de la pràctica.

Un altre aspecte, dels negatius, que m’agradaria comentar és el que fa referència a la possibilitat d’una especialització menor en el procés de feedback. Potser una possible solució a aquest problema siga dividir, en cas que s’hi puga, el grup entre aquells que tenen un major domini de la tècnica motriu, i que siguen aquests els encarregats de corregir la resta. Açò no obstant, ens du de nou a la falta de compromís motor sobre la tasca, ja que aquests que dominen la tècnica no tindrien a penes errades. De nou, la tria de l’estil d’ensenyança passarà per la finalitat de la tasca, ja que aquest variarà si el que es pretén és una millora significativa en l’acte motor, o per contra, una major atenció per part de l’alumnat.

Jesús Jiménez Salvador ha dit...

Como explica Daniel Argente, existen distintas ventajas e inconvenientes en el estilo de enseñanza recíproco. Creo importante incidir en los inconvenientes y si es posible aportar una serie de recomendaciones que se podrían seguir con la finalidad de eliminarlos o por lo menos disminuir su efecto sobre el aprendizaje del alumno.

El primer inconveniente es que el alumno no tiene capacidad de decisión, sino que realiza una tarea siguiendo a un determinado modelo técnico. Esto se podría solucionar realizando dos observaciones. La primera en la que el alumno realizara el gesto técnico con total libertad y en el que el compañero anotara una serie de aspectos que a su parecer han sido erróneos y a continuación realizar una nueva observación en la que el profesor antes que nada, explica mas detenidamente la técnica del movimiento y señala que aspectos se deben corregir. Por lo tanto recibirían feed-back los dos alumnos, el observador al darse cuenta que aspectos ha de corregir y no ha corregido y el ejecutor al terminar las dos observaciones.

Es importante que prestemos una gran importancia al grado de dificultad de la hoja de observaciones con la que dotamos al alumno. Como bien dice Daniel Argente, estos alumnos no son especialistas por lo tanto la información dada en estas hojas debe ser lo mas fácil y clara posible. Si conseguimos esto, podría aumentar el nivel de fiabilidad de la observación reduciendo el efecto negativo que supone la falta de profesionalidad del alumnado.

Para finalizar, decir que considero necesaria la aportación e investigación de nuevos estilos de enseñanza dentro de la educación física sobretodo si se alejan de los estilos tradicionales de repetición y mando directo. Los nuevos estilos deben ir encaminados a al autoaprendizaje del alumno mediante feedback (como es el caso), ensayo-error etc.
Este tipo de estilo de enseñanza permitirán que el aprendizaje sea más motivante y dotarán de más importancia al proceso de que al propio resultado.

Juegos ha dit...

Daniel Perales Gómez.

Creo que es interesante la posibilidad de debatir sobre los estilos de enseñanza, conocer las opiniones sobre los mismos para a la hora de aplicarlos, conocer de antemano la cantidad de éxito que pueda tener su resultado.
Así pues, mi opinion sobre este estilo y apoyándome en su práctica en una asignatura de este año, la verdad es que no ha sido muy positiva.
Se trata de la asignatura de natación, donde después de realizar una serie de ejercicios para mejorar la técnica de un estilo en concreto. Así, por parejas al finalizar la clase, uno tenía que realizar los ejercicios propuestos en clase, y el compañero desde fuera observaba los diferentes errores. Así, opino como bien ha dicho Daniel Argente, que el problema que supone es que no se dan observaciones correctas ya que estan dadas por no especialistas. Esta claro que nosotros tenemos una pequeña base sobre cuales son los errrores que debemos eliminar del ejercicio, pero estoy seguro que se nos escapan muchos otros que no podemos proporcionar al compañero. Es más, si que vemos algunos errores, pero a la hora de transmitirselo al compañero, ¿cómo le decimos la manera de solucionarlo? ¿qué soluciones le damos si no somos especialistas?

Por otro lado, como ha dicho una compañera en un comentario anterior, es un estilo aplicable a gente adulta, y sobretodo a gente como nosotros que aspiramos a ser profesores o entrenadores, donde el corregir errores va a ser una parte fundamental. Para ello si que me parece un buen estilo, porque nos dará una base de cómo observar, como proporcionar un feedback, etc.

Por otra parte, para los niños o adolescentes pienso que es un estilo que puede provocar un "abandono" (en sentido de falta de ganas) a la hora de la práctica de actividad física. Al ser un estilo aplicable a acciones sobretodo analíticas, resulta pesado estar observando como el compañero hace unas acciones, y al mismo tiempo resulta pesado hacer unas acciones analíticas. La mayoría de los niños y adolescentes lo que quiere es jugar, divertirse; y pienso que este estilo no nos lo proporciona.

Para finalizar, agradecer el trabajo realizado por mi compañero Daniel Argente al redactar este post, que como he dicho al comienzo de mi comentario, nos sirve para debatir aspectos aplicables en nuestro futuro docente.

Javier Benavent ha dit...

Felicito a mi compañero Daniel Argente por realizar este post y ofrecernos la posibilidad de debatir sobre los estilos de enseñanza, en este caso, sobre el estilo de enseñanza recíproca.
Basándome en el post realizado por nuestro compañero y lo aprendido en clase de Metodología de la enseñanza de la AF y el Deporte, mi opinión sobre este estilo no es muy positiva puesto que al tener que ofrecer los mismos alumnos las correcciones a sus compañeros los errores no se pueden corregir a la perfección.
Por otro lado, como también han comentado mis compañeros anteriormente, es un estilo que se aplica a gente adulta que ya tenga experiencia para corregir a sus compañeros, puesto que si se aplica a niños pequeños éstos, bajo mi punto de vista, no tienen la suficiente experiencia para observar los errores que hacen los compañeros en dicha actividad.
Para ello, el profesor debe saber, conocer y confiar en la capacidad de sus alumnos para realizar pasar a realizar este estilo abandonando los modelos anteriores a éste como son el mando directo y la asignación de tareas.
Pero en este estilo, no son todo cosas negativas, también hay aspectos positivos que me parecen muy interesante a la hora de ejecutar este estilo de enseñanza en una clase como que los alumnos participen de forma más activa en su aprendizaje, proporcionando al compañero un feedback positivo para corregir sus errores y así también fomentar la socialización etc.

Para finalizar y como he dicho anteriormente, mi opinión sobre este estilo de enseñanza no es muy positiva puesto que al conocer los otros estilos de enseñanza de Muska Mosston veo más propicio utilizar otros estilos de enseñanza en una clase de E.F que el de enseñanza recíproca.

Paco Salvador ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Paco Salvador ha dit...

En primer lugar quería agradecer a Daniel Argente por este post y darnos la oportunidad de debatir la viabilidad de este estilo, que al fin y al cabo creo que es lo que realmente importa de los estilos de enseñanza.

Como han comentado ya anteriormente, estoy de acuerdo en que este estilo se debe realizar en edades ya adultas. He de decir que estoy totalmente de acuerdo con el comentario de José Miguel Vela en el que dice que le ve una mejor aplicación en el ámbito de rendimiento que en el escolar.

Por otro lado voy a comentar un aspecto que no estoy muy de acuerdo con el post de Daniel Argente, en el que comentando los aspectos positivos del estilo nos indica el siguiente: "Implicación más directa de los alumnos en su aprendizaje y en el de su compañero, lo cual incrementa la motivación". En mi opinión, al igual que ha comentado Josep Mena, a la gran mayoría lo que les motiva es la realización del ejercicio. Por este motivo considero que el papel del observador a muchos les aburre y en ocasiones "pasan" del ejercicio de su compañero. De esta forma el feedback que le proporcionará no será de gran ayuda y estaremos perjudicando al que realmente quiere aprender.

Dicho esto, este estilo sólo lo veo viable en gente muy madura, que sea responsable y se implique tanto en su aprendizaje como en el de su compañero, si no es así, este estilo puede ser una pérdida de tiempo en el que gente que quiere aprender esté siendo perjudicada por otros y le estemos "quitando" el feedback que le puede proporcionar un profesional, el profesor.

Como conclusión decir que a este estilo, le veo muy poca viabilidad en el ámbito escolar, en todo caso en edades más adultas y que sean suficiente maduros para darles esta responsabilidad de implicarse en su aprendizaje y sobre todo que sean conscientes de la importancia y responsabilidad que se les da al otorgarles la capacidad de proporcionar feedback al compañero e implicarse en su aprendizaje. Si nuestros alumnos son conscientes de esto puede ser un estilo muy interesante de aplicar por sus aspectos positivos (mayor implicación, socialización, desarrollar capacidades de observación y análisis, etc,). En definitiva, la ACTITUD del alumnado en este estilo es incluso más imprescindible que en otros, donde el profesor puede tener un mayor control y corregir estos problemas.

Javier Estellés Portolés ha dit...

Tras la lectura de este post, dedicado al análisis de un estilo de enseñanza como es el de la enseñanza recíproca y cuyo objetivo es el de hacer reflexionar acerca de la viabilidad de dicho estilo, he llegado a mi propia conclusión, que reafirma más si cabe la idea y opinión que ya tenía de antemano.

No cabe duda de que con la aparición de un estilo de enseñanza como es éste, se traspasa una mayor responsabilidad y autonomía a los alumnos y de esta forma fomenta de alguna manera su proceso de maduración y libertad en la ejecución; pero, ¿es realmente el más adecuado a emplear en un proceso tan importante como es el de enseñanza-aprendizaje? ¿Cumple todos los requisitos fundamentales para la aprehensión de la tarea propuesta?

Personalmente, soy de los que piensan que se trata de un estilo de enseñanza realmente innovador y con un alto valor educativo, pero que a la hora de enseñar una habilidad o tarea en concreto, resulta un tanto deficiente en cuanto a la efectividad de enseñanza se refiere; o dicho de otra manera, que existen otros estilos de enseñanza mucho más completos y eficientes a la hora de enseñar a un niño cómo desarrollar o ejecutar cierta habilidad o tarea.

Los principales inconvenientes que encuentro en este estilo de enseñanza recíproca son los siguientes:

• Desarrollo del proceso de enseñanza poco constante y un tanto interrumpido, de ahí que haya poco tiempo efectivo de ejecución por parte del ejecutante.

• Personalmente, considero que se le otorga demasiada autonomía y responsabilidad al alumno en un proceso tan complejo a la vez que importante como es el de enseñanza-aprendizaje.

• Se trata de un estilo que tiende a ser un tanto monótono tanto para el observador como para el ejecutante, donde no hay una gran diversidad de posibilidades de ejecución y donde la tarea está ya previamente establecida, sin posibilidad de variantes.

• Tras la experiencia que tengo como alumno en el uso de este estilo de enseñanza, pienso que muchas veces no existe toda la sinceridad necesaria y que se acostumbra a dar el caso de que el observador, por falta de confianza con el ejecutante, no proporciona todo el feedback que debería dar. Es decir, que por ‘miedo’ y por no hacer sentir mal al ejecutante, no le dice todas las cosas que ha hecho mal y debería mejorar. De esta forma no se avanza todo lo que se debería y no se logra el objetivo principal de este estilo, que es la enseñanza recíproca.

• Otro ligero inconveniente que encuentro es que al estar los alumnos distribuidos por parejas, queda una clase un tanto dispersa y por tanto más difícil de controlar por parte del profesor.

• Como último apunte, mencionar que debido al proporcionamiento del feedback y al constante cambio de roles (observador-ejecutante) hace que se trate a veces de un proceso un tanto lento.

Así pues, tras la exposición de mi visión acerca de este estilo de enseñanza, me gustaría concluir realizando una pequeña conclusión dejando claro mi punto de vista. Considero que se trata de un estilo de enseñanza excelente para situaciones en las que el grado de confianza entre los alumnos sea alto y de esta manera sean sinceros y proporcionen todo el feedback necesario al ejecutante, sin ‘miedo’ a decirles lo que han hecho mal y deben mejorar. También pienso que es importante que se lleve a cabo en situaciones en que la tarea/habilidad esté ya consolidada y se trate meramente de un proceso de perfeccionamiento. De esta manera, no importa que el proceso sea un tanto lento y que no sea todo lo efectivo que debería ser, ya que como hemos dicho, sería una situación de perfeccionamiento de una habilidad donde ya se tienen unas bases y donde el objetivo es mejorar únicamente ciertos matices de la acción.

De lo contrario, en situaciones donde los alumnos parten de un nivel cero (o cercano a cero) en cuanto a nivel de ejecución se refiere, considero que no se trata de un estilo de enseñanza realmente efectivo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Ines Cebrian Sanchez ha dit...

Después haber visto y trabajado en clase este estilo de enseñanza, haber leído el libro de Mosston, M. y Ashworth, S y el articulo de mi compañero, coincida con el en las ventajas en inconvenientes de este estilo.
Según mi parecer este estilo debería utilizarse en las sesiones en las que se trabajas el perfeccionamiento de algún deporte o un gesto técnico. Ya que no veo muy adecuado la utilización de este estilo en sesiones en las que por ejemplo se inicia un deporte o se enseña un gesto técnico ya que los alumno que no están familiarizados no tienen el conocimiento suficiente para opinar sobre la correcta o no ejecución de un gesto dar indicaciones sobre como mejorar la realización del gesto. Además de todo esto para utilizar este estilo de enseñanza deberíamos conocer bien al grupo con el que vamos a trabajar este estilo ya que puede resultar dañino en alumnos poco responsables que no saben dar la información de forma correcta y pueden perjudicar psicológicamente a su compañero consciente o inconscientemente. o por el contrario por no querer herirle no le dice lo que esta mal.
Si tenemos todo esto en cuenta podemos utilizar este estilo ya que resultara beneficioso para los alumnos que aparte de como bien ha dicho Daniel potenciar las relaciones sociales, el alumno ve los fallos que tiene el compañero, comprende mejor el gesto, piensa en como lo realiza el y si tiene los mismo fallos, como solucionarlos, aprende a dar información a la gente sobre ellos mismo (como darla, las palabras que debe escoger la forma de comunicarla...) y experimentan aunque sea en una pequeña parte la sensación de ser profesor y tener el control y la responsabilidad de saber enseñar y realizar un movimiento.

Jorge Santolaya Penalba ha dit...

Cualquier estilo de enseñanza que elijamos para nuestro desarrollo de las clases va a tener una serie de ventajas y de inconvenientes que hay que tener en muy en cuenta en cada momento, atendiendo al objetivo que pretendemos conseguir y haciendo posteriormente una correcta elección del estilo que vamos a aplicar. Cada estilo de enseñanza tiene una importancia y es normal que cada uno de nosotros prefiera uno o le vea aspectos más negativos a otro. Esto dependerá en gran medida de las experiencias que tengamos: un ejemplo claro es el del comentario realizado por Daniel Perales, que tiene una concepción y una opinión de este estilo de enseñanza basado en su experiencia propia en las clases de natación.
Con el párrafo anterior he querido dar a entender que es muy difícil elegir un estilo con el que causemos una buena sensación a todos nuestros alumnos o jugadores ya que estos son personas y las personas son diferentes.
Por lo que respecta al estilo de enseñanza/aprendizaje recíproco, he de decir que no es uno de mis preferidos y precisamente no lo es por las razones que he explicado anteriormente: mi experiencia.
Para empezar diré que este estilo de enseñanza solamente me parece adecuado para aquellos deportes en los que exista una gran demanda técnica. Aun así, algo tan importante como la técnica en los deportes técnicos creo que debería enseñarla directamente el profesor/entrenador, ya que el alumno no conoce a la perfección ese tipo de ejercicio y puede ser que se le escapen aspectos importantes y claves para la realización correcta de la acción. Sí que es verdad que con ello y con la corrección, logramos por parte del observador y del ejecutante un aprendizaje del gesto técnico pero para ello el nivel de responsabilidad de los alumnos tiene que ser muy elevado.
Como se nombra en el libro de Muska Mosston y Sara Ashworth, el estilo recíproco crea una realidad para lograr una serie de objetivos intrínsecos, que forman parte de dos aspectos importantes que posee este estilo: las relaciones sociales entre compañeros y las condiciones para ofrecer feedback inmediato.
En cuanto al incremento de relaciones sociales entre los compañeros estoy totalmente de acuerdo. Por otra parte, también es cierto que se ofrece un feedback inmediato, pero no creo que sea el más apropiado.
Para finalizar, soy partidario del alumno independiente, del máximo nivel afectivo, cooperativo y social en una actividad al igual de que haya una gran demanda física y cognitiva por parte de los alumnos. Cualquier estilo bien aplicado creo que es correcto, pero debemos tener en cuenta en todo momento cuáles son nuestros objetivos, con qué medios cuento y sobretodo y lo más importante cómo son los alumnos a los que quiero enseñarles algo.

Paco Salvador ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Paco Salvador ha dit...

Este comentario ha sido realizado por José Alberto Micó, que me ha dicho que tiene problemas para comentar y por tanto lo hace desde mi perfil.

José Alberto Micó:

En primer lugar, decir que el artículo de nuestro compañero es bastante interesante ya que pone de manifiesto el empleo del estilo de Enseñanza recíproca. Así pues, después de haber leído el libro de Mosston, M. y Ashworth, S. tenemos una base sobre este estilo, y profundizando en los inconvenientes de este estilo (mencionadas algunas por compañeros), y lo comentaremos sobre aspectos de primaria e incluso hasta los 14 años, etapa que coincide con la iniciación deportiva específica (Seirul•lo).
Inconvenientes:
Establecer una correcta progresión en los aspectos claves a observar, conocimiento de resultados por “no especialistas”. Limita las relaciones alumno-grupo. No favorece la disonancia cognitiva. Necesidad de entrenar para asegurarnos observaciones correctas. No se consigue un alto desarrollo motriz ni un tiempo útil de práctica motriz elevada.
Así pues, mencionando lo siguiente, podemos establecer que algunos, por no decir la mayoría de los alumnos de estas edades, no están capacitados para ofrecer feedback completo y repleto de informaciones extrínsecas al ejecutante. En concreto, este aspecto, bajo mi punto de vista es “inapropiado” para estas edades ya que el profesor se despreocupa por momentos de alguna parte del grupo y la responsabilidad de la ejecución recae sobre el observador. Esto sucede sobretodo en especialidades gimnásticas, donde no se realiza este estilo hasta que no están en la etapa de perfeccionamiento, e incluso así se dejaría de dar feedback por auténticos especialistas.
Con esto, se toma conciencia de que en etapas tempranas no es recomendable dar mucha autonomía e independencia a los alumnos.

Gonzalo Gutiérrez ha dit...

Para empezar mi comentario quiero felicitar a mi compañero Daniel Argente por el magnífico post que ha publicado. Está muy claro lo que nos quiere transmitir poniendo pros y contras del estilo de enseñanza además de añadir un video donde facilita aun más si cabe el entendimiento de esta técnica. Bien después de esto paso a dar mi opinión sobre este estilo:
La enseñanza reciproca, como cualquier otro tipo de enseñanza tienes sus pros y sus contras, pero estos pros y contras se acentúan mucho mas según los alumnos a los que les estemos aplicando este estilo, me refiero a según su edad. Lo más normal es que si queremos trabajar con este estilo de enseñanza utilicemos alumnos de edades más o menos tempranas y como ha explicado mi compañero solo existe un 50% de acción real sobre la tarea ya que mientras que uno está realizando el ejercicio el otro alumno solo está observando, corriendo el peligro de que pueda distraerse, no prestar la suficiente atención, etc.
Por otro lado si el profesor tiene demasiados alumnos no podrá estar corrigiendo la acción del alumno ejecutante y, si realiza algún movimiento erróneo no podrá estar el profesor para corregirlo, este movimiento puede ser interpretado como bueno para el alumno observador y realizarlo pensando que está bien hecha la acción, con el resultado de coger un mal habito en el ejercicio que se esté realizando. Pero claro, si los dos alumnos hacen perfectamente la acción no haría falta realizar este tipo de enseñanza porque ya sabrían realizar la el movimiento/ejercicio/acción perfectamente.
Además si realizamos este tipo de enseñanza deberemos hacer demasiadas paradas para que el alumno ejecutante pase a ser observador y viceversa, con lo que perderemos bastante tiempo en parar, cambiar y volver a empezar, sabiendo que si son demasiados alumnos puede haber demasiado revuelo durante ese cambio.
Por lo tanto y según mi opinión y experiencia (no realizando este tipo de enseñanza pero si con niños pequeños) no utilizaría la enseñanza reciproca a no ser que este muy seguro de que mis alumnos van a tener un compromiso motor muy alto realizando todas las acciones perfectamente.

Francis Paricio ha dit...

Francis Paricio.

En primer lugar, dar la enhorabuena a nuestro compañero Daniel Argente por el artículo publicado, en el que se trata un tema importante sobre uno de los estilos de enseñanza, en este caso reciproca.

Creo que con el resto de comentarios ya se ha valorado la eficacia de este estilo, por ello mi publicación va a ir orientada a un apartado más concreto, la participación de los alumnos y los roles.

Debemos tener en cuenta que es un estilo de enseñanza participativo, por lo que fundamentalmente, se caracteriza por la participación directa de los alumnos en el proceso de enseñanza- aprendizaje.

En mi opinión, necesitaríamos una progresión en cuanto a su aplicación, por lo que este método debe tener más características en su participación como:
-Una mayor emancipación de los alumnos.
-Mayor toma de decisiones.
-La edad.
-Tipo de tarea.
-Responsabilidad del grupo.

En concreto, para poner en marcha este estilo hay que asegurarse de que la participación se productiva. Por lo que hay que tener muy claro lo que se va hacer, también acostumbrar al alumno a observar y por último, fomentar la atención selectiva y su capacidad de análisis. Para ello, son fundamentales los siguientes pasos: programar las observaciones y elegir los puntos a observar significativos, dejar claro lo correcto e incorrecto, especificar en cada ejercicio que han de realizar, utilizar estrategias de práctica que polaricen la atención, preparar unas hojas de tareas, establecer cambios de roles de ejecutante a observador, el profesor nunca se dirigirá al ejecutante salvo excepción, que se dirigirá al núcleo básico central y este se dirigirá hacia el ejecutante.

La participación me parece el elemento más importante en este estilo de enseñanza, ya que el éxito de de este mismo, depende del grado de implicación y responsabilidad del alumno. Todo esto hace que sea delicado, por eso entiendo que Daniel nos haya planteado la viabilidad del estilo de enseñanza recíproca, ya que todos los aspectos rodean al alumnado (Un alumno ejecutará la acción, otro la dirigirá y otro apuntará o hará la evaluación).

maxi ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
maxi ha dit...

Aques tipus de estil de enseñança te com a objectius implicar més als alumnes en el aprenentatge, es una bona forma de aquells alumnes que no poden realizar un dia l´activitat, que puguen fer una fitxa com a observadors, aixina estarán atents a la clase.

També implica oferir un coneixement de resultats inmediat, y facilitar la labor del profesor.
Com han dit els meus companys aquest estil es pot utilitzar quan no tens tot l´espai que t´agradaria, per tant com el profesor no pot atendre a tots els alumnes, es una bona forma de ajudarlo, aques metode es un dels pocs on l´alumne que sap pot ensenyar els coneixements que coneix al company, aixi apren a responsabiliçar-se, i posar-se en la pell del profesor.

Aquest estil, ja s´ha donat en clase i com em vist en clase l´organització es realitza per parelles, executant i observador, pero quant el profesor es relaciona es forma la “triada”, executant, observador y profesor. El profesor observa a executant i observador pero soles es comunica amb l´observador.

La Finalitat d'este estil són: Fomentar les relacions socials entre companys, crear condicions per a oferir feedback, elaborar adequadament les tasques i ser capaços de distingir i donar consell als companys.

Per un altre costat el contingut de l'estil seriosa, tindre moltes oportunitats per a fer una tasca amb un observador personal, proporcionar feedback immediat a un company (sense necessitat d'un professor) , comentar a un company aspectes específics de la tasca i practicar una tasca baix feedback i ser capaç de rectificar.

Rols que s'exercixen durant la tasca són: donar i rebre feedback, participar en les fases del procés: observar com realitza una tasca, comparar-la i contrastar-la (segons uns criteris preestablits) , traure conclusions i comunicar-ho a l'executant, desenrotllar actituds com la paciència, tolerància i dignitat, experimentar la satisfacció d'una bona execució i desenrotllar un vincle social