dimecres, 5 de gener de 2011

Making Change...

Quizás, el mayor reto de la educación actual, es asumir que debe de existir un cambio

Por Hugo Sáez Perales,
estudiante de Diseño curricular de la EF

Centrémonos en la educación, de hoy y de mañana, actual y del futuro, centrémonos en lo que exponen los grandes contribuidores a la educación mundial, los hombres y mujeres que intentan darnos las claves de cómo poder cambiar la forma de educar hoy en día, pues: ¿Si no sabemos si es posible hacerlo o las maneras que existen para provocar el cambio? ¿Cómo lo haremos nosotros?

Este proyecto, surge, tras ver y analizar vídeos del programa Redes, en concreto estos dos: No me molestes, mamá. Estoy aprendiendo (Marc Prensky) y Crear hoy, las escuelas del mañana (Richard Gerver) de los cuales, me he servido para intentar explicar los pros y los contras de todas estas innovaciones posibles que se deben hacer en la educación.

Las nuevas tecnologías, como ordenadores y videojuegos, nos ayudarán a trabajar en equipo y a conocer mejor lo que significa la innovación disruptiva. Pero la gente pensará, ¿Por qué los videojuegos? Pues porque nos dan sensaciones nuevas y placer, nos implican en lo que hacemos en el momento, una de las razones importantes, es que tienen reglas, y unos objetivos, lo cual, nos motiva a seguir con él, y por supuesto, aparte de todo, si el juego nos llega a emocionar, nos garantiza que lo recordemos y que lo aprendamos.

La motivación: ésta es la función más importante de la escuela hoy en día, y ese reto lo tienen los profesores, pues deben motivar a los alumnos, consiguiendo luego una mayor atención, y ese mencionado placer por el aprendizaje. Muchos aplican una forma de enseñanza “antiglosada” porque desconocen las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, o simplemente no se quieren introducir en este campo. Estos profesores, aplican una enseñanza de hace dos siglos, sometida a los resultados académicos, y a las famosas agendas políticas. Esto nos da qué pensar, pues estos dos factores, son los que determinan la educación en nuestro país, y teniendo en cuenta los cambios de gobierno que existen, y con ello, todas las reformas educativas que ha habido, debe de ser alarmante seguir realizando nuevas reformas, en ocasiones peores que las anteriores. También el sistema es el que rige que los resultados marquen la pauta, simplemente como punto de control, porque si no, no se podría concebir el progreso dentro del sistema educativo.

Uno de los principales objetivos dentro de la enseñanza es según Richard Gerver, “devolver la pasión por la enseñanza a los profesores y el placer del aprendizaje a los alumnos” y que “la enseñanza, sea un vehículo para la capacitación y no para la opresión”.

El nuevo concepto de educación impartido en aulas de nueva generación, tendrá el objetivo de, la enseñanza global, una enseñanza basada en la interrelación de conocimientos, impartidos en una gran asignatura y, ¿qué competencias se necesita en estas nuevas aulas? Pues competencias como: descubrir sus propias emociones y gestionarlas. Actualmente también se nos exigen nuevas habilidades, de pensamiento crítico, de empatía, de transferencia del conocimiento, creatividad, innovación, y todo esto se trabaja dentro de la dinámica del aula. Una forma nueva de aplicar el conocimiento, es en base a la respuesta de una pregunta, de esta manera todo el conocimiento impartido a lo largo del tiempo, con las asignaturas de geografía, matemáticas, etc.…se precisa para responder a una pregunta práctica, consiguiendo así aplicar el saber abstracto, y aplicarlo a algo práctico.

Os preguntaréis ¿Y cómo se consigue esto en clases masificadas? Pues uno de los componentes más importantes, es que esta tecnología se puede aplicar de formas diversas, para que en el mismo momento, existan diferentes formas de aprendizaje, pero todas tengan un mismo objetivo, consiguiendo desmasificarlo.

¿Y qué decimos del profesor? Él, es el que posee el entusiasmo, la pasión por transmitir conocimientos y es esta, la que debemos transmitir a nuestros alumnos, pero cada vez más la vocación del profesorado se va diluyendo así como su ímpetu, pues están directamente condicionados al resultado.

Mi pregunta es: ¿cómo partiendo de ideas y conceptos abstractos, podemos transformarlas en aprendizaje? En resumen; creo que es un objetivo perfecto, aunque muy complicado de llevar a cabo, y esto lo digo por lo que se decía de la sociedad, que actualmente, se tiene una visión mala respecto a estas nuevas tecnologías. Así pues, ¿qué opino yo? Que el sistema actual seguirá, pero pequeños colegios, universidades, escuelas infantiles… comenzarán a impartir este modelo nuevo de enseñanza, basado en lo comentado anteriormente, con competencias nuevas, enfocado a nuevas necesidades y con la ayuda de los nuevos materiales, y eso se realizará, porque el fin último, es que la educación y el aprendizaje, sea algo motivador, divertido, y que esté en concordancia con la generación actual.

Post relacionat amb este (actualització del 9-1-2011):
Com creus que seria la teua vida si fores una tortuga?, de José Vicente Giménez

5 comentaris:

Alejandro Calderón ha dit...

¡Me parece un buen post!

Las nuevas tecnologías son ya parte nosotros, con nuestros amigos y cada día más, en nuestros hogares. La ciencia está avanzando y nosotros, sino queremos quedarnos atrás, debemos avanzar con ella.

Estoy contigo Hugo, ¿Qué hay de malo en incorporar las nuevas tecnologías a la educación? Las aulas llenas de alumnos cansados de escuchar la lección del profesor subido en su atril y más cansado está ese profesor que imparte la misma lección y cuenta las mismas bromas y chascarrillos año tras año.

Modernicémonos amigos, llenemos las aulas de ordenadores, trabajemos en la red, con material interactivo. Podemos aprender mucho y estoy totalmente de acuerdo con Hugo, seriamos unos alumnos motivados.
No es igual desde luego ir a clase donde el profesor imparte una clase magistral, que a otra donde buscamos aquí y allá en internet, comparando opiniones entre compañeros y , al fin y al cabo, aprendemos lo mismo o incluso más.

El problema, es de dinero únicamente. Antes no se hacía, (Falsa fue aquella propuesta partidista que otorgaba un ordenador a cada estudiante) cuando las cosas iban relativamente bien, cuanto ni más ahora que tenemos una crisis de caballo. Tan real como desgraciadamente será una utopía verlo, por lo menos en los años que nos quedan de estudiantes.

miri6_peke ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
jose ha dit...

Hola!
En primer lugar quiero felicitar a Hugo por su post! Me parece un tema acertado y los videos muy interesantes.

Por una parte, tenemos que entender que nos encontramos en una época de cambio en la que las nuevas tecnologías se abren paso y cada día que pasa hacemos más uso de ellas. En educación por tanto, no podemos utilizar métodos de otro siglo en aulas del siglo XXI. Es necesario que se introduzcan nuevas tecnologías para adaptar la educación a los tiempos que corren.

Hugo habla de la motivación. Me parece fundamental que los profesores motiven a sus alumnos y, para ello, los docentes tienen que aprender a despertar el interés de sus alumnos hacia lo que se enseña. Creo que hay que cambiar la visión que se tiene del docente como instructor y debe pasar a ser el guía dentro del proceso de enseñanza del alumno.

La propuesta educativa en la que se basan algunos centros innovadores tiene como objetivo dar un giro por completo en los métodos pedagógicos dando importancia al proceso de aprendizaje y no tanto al conocimiento en sí, es decir, lo que importa no es la meta del viaje sino lo que se hace durante el recorrido.

En mi opinión, es un poco utópico que se cambie por completo la visión y los métodos de enseñanza pero con la ayuda de las nuevas tecnologías y con la motivación de nuestros alumnos conseguiremos mejorar poco a poco la educación.

En definitiva, tenemos que ser partícipes y poner nuestro granito de arena para conseguir “The change”.

A2-09- OBESIDAD ha dit...

¡Hola a todos! Que decir de todo lo que habeis escrito en este espacio... me parecen aportaciones muy buenas tanto la de Hugo como las de Jose y Alejandro, estoy de acuerdo con vosotros en que no podemos quedarnos atrás, es imprescindible la incorporación de las tecnologías a los sistemas de aprendizaje actual ya que son una forma distinta de transimitir conocimientos y creo que puede captar muy bien la atención. Pero mi pregunta és: ¿Hasta que punto es buena dicha inclusión?
La pregunta se me ocurre debido al hecho de ver frecuentemente como en clases en las que se deja utilizar ordenador muchos alumnos lo utilizan para chatear en las redes sociales, mirar noticias deportivas... y creo que esta no es una forma de involucrarse con el desarrollo de las clases... ¿que opinais?

IGNACIO OLCINA GIMENEZ

belenuxq ha dit...

Muy buen post el de Hugo, era de extrañar que no surgiera un post con estas características porque, llevamos años escuchando que la enseñanza se iba a modernizar pero, de momento, sigue estancada en la enseñanza de hace siglos con algunas modificaciones, por ello, agradezco el post que ha realizado nuestro compañero Hugo.
En primer lugar, como han dicho mis compañeros, sería muy buena forma de “enganchar” a los alumnos a aprender usando nuevas tecnologías pero que, el máximo problema es la economía de cada centro escolar. Olvidando este problema económico que tan de moda está, me gustaría destacar algunas opiniones mías acerca de la tecnología.
Es cierto que si la enseñanza se llevase a cabo mediante ordenadores, todos los alumnos estarían más motivados, porque lo que está de moda hoy en día son las redes sociales, por tanto, los alumnos verían en esa enseñanza una “escusa” para mientras están en clase, evadirse un poco y meterse en esas redes, como bien ha dicho Ignacio. La solución que propondría es, que todas esas páginas estuviesen bloqueadas, que ningún alumno, pudiese entrar con los ordenadores de la escuela, que simplemente estuviesen activados de tal forma que se pudiese hacer uso docente, nada más.
A parte de esto, de pensar que es una buena alternativa para volver a motivar a los alumnos, también se me ocurren millones de ideas que, tal vez, no sean buenas, para nosotros, los licenciados en Educación Fisca y futuros docentes, como por ejemplo… ¿No creéis que estamos cavando nuestra propia tumba? De momento, lo que queremos es la motivación de los alumnos y para ellos, optar por nuevas tecnologías que ayuden al profesor a realizar la clase correctamente, es decir, tenemos en clase, profesor y su ayuda tecnológica; dentro de un tiempo, ¿no pensáis que se puede sustituir al docente por un ordenador que vaya dando las lecciones de clase? Ahora tendríamos: a los alumnos en clase, tal vez, un “vigilante” para que no se comportasen mal, y a “Don ordenador” dando la clase; y, por último, acabaría la escolarización desde casa, donde en muchos países se ha puesto de moda y se esfumarían los centro docentes.
Después de todas estas suposiciones mías, ¿Dónde estamos nosotros los docentes en ese último momento?