dissabte, 8 de gener de 2011

Educar mediante el deporte

Por Vicente Calpe Gómez,
estudiante de Diseño curricular de la EF

Mi post trata sobre la película Coach Carter (2005), dirigida por Thomas Carter, protagonizada por Samuel L. Jackson y basada en hechos reales.

A priori parece complicado poder extraer conclusiones educativas de una película, pero la verdad es que la trama de Coach Carter está muy relacionada con el potencial transformador que tienen las actividades físicas, en este caso el baloncesto. Voy a hacer un breve resumen de la película para luego poder profundizar en los puntos que más interesan a nuestro cometido, aunque no voy a contar más detalles de los necesarios ya que os recomiendo que la veáis.

Ken Carter toma las riendas de un equipo de baloncesto de barrio descarriado (balance de 4 victorias y 22 derrotas en la temporada anterior) llamado Michigan. La primera acción que Carter lleva a cabo como entrenador es la de redactar y entregar una serie de contratos a los jugadores en los que les exige mantener unos mínimos académicos para poder jugar en el equipo. Michigan empieza a ganar partidos, pero Carter encuentra problemas a la hora de realizar el seguimiento académico de sus jugadores, ya que la directora del centro no presta demasiada atención a sus peticiones. La temporada sigue avanzando, el equipo sigue ganando y Carter sigue sin poder comprobar si los términos de su contrato están siendo llevados a cabo. Finalmente consigue los informes académicos de los jóvenes, y descubre que no todos ellos acuden a todas las clases ni se mantienen en la media académica estipulada, por lo que decide cerrar el pabellón del instituto suspendiendo entrenamientos y algunos de los partidos más importantes de la temporada cuando el equipo había ganado todos los partidos hasta el momento.
Y hasta aquí puedo leer.

Visto de esta manera, parece la típica “americanada” (el entrenador coge al equipo de jóvenes afroamericanos del barrio pobre y lo convierte en campeón), sin embargo, sigo creyendo que es una película de la que se pueden extraer conclusiones educativas válidas, por lo que os presento un link para ver la película online y los fragmentos de la misma que me parecen más interesantes:

Link para ver la película
Fragmentos interesantes:
- Padres 19:22-20:43
- Directora 38:20-39:00
- Fair play 45:00-45:33
- Directora 53:15-54:07
- Directora 01:20:25-01:21:13
- Discurso 01:37:42-01:38:13
- Directora 01:40:13-01:40:42

Como consideraciones previas, hay que señalar que no es posible comparar la Educación Física con el deporte americano a nivel de institutos, que tendría su equivalencia en el sistema español en clubes insertados en institutos más o menos; y también comentar que al tratarse de una película –eso sí, basada en hechos reales–, es necesario tomar cierta distancia a la hora de hacer comentarios y/o extraer conclusiones.

Entrando ya en materia, creo que en las escenas mostradas, se refleja de manera bastante clara el desdén y la actitud que muchos colectivos (padres, directores, consejos escolares…) muestran hacia la Educación Física. Mucha gente aún piensa que somos gente con chándal y silbato que ha de hacer sudar a sus hijos para que se desfoguen y puedan rendir en las materias verdaderamente importantes.

Otro aspecto que me parece interesante, es el tratamiento que se hace sobre el tema del fair play en la película. En uno de los fragmentos aparece el tema, pero a lo largo del film existen otros detalles (forma de Carter de dirigirse a los árbitros, hacer dar la mano a los rivales al finalizar los partidos) que son dignos de mención. Sin embargo, considero que el punto más relevante de la película es la concepción que tiene Carter sobre el baloncesto, ya que no concibe el deporte como un fin en sí mismo y sí como un medio supeditado a un fin superior: el de formar personas. Sacrifica una temporada perfecta para que sus jugadores puedan disponer de una mínima oportunidad que les permita labrarse un futuro digno a pesar de las múltiples presiones externas. No obstante, esta afirmación debe ser realizada con precaución, ya que no todos los fines son válidos para supeditar a ellos las actividades físicas y éstas, deben poseer un valor intrínseco y por lo tanto ser valiosas en sí mismas.

No es necesario hacer firmar contratos ni cerrar gimnasios para conseguir nuestros propósitos. Pero mediante la enseñanza de las actividades físicas sí que debemos intentar educar a personas y formarlas, inculcarles una serie de valores que despierten en ellas un espíritu crítico que les permita llegar más allá de lo que la sociedad espera de ellas para que puedan vivir su vida de manera plena y libre.

9 comentaris:

russo_555 ha dit...

En primer lloc, felicitarte per l'artícle, t'ho has "currat" molt.

Pel que fa a l'artícle, crec que la teua opinió és molt acertada. Nosaltres, mitjançant l'activitat física, hem d'intentar inculcar valors com els que has nomenat. De fet, crec que no hi ha millor manera per a fer-ho que d'aquesta manera, perque normalment els xiquets/es disfruten amb l'esport, i si anem introduïnt xicotets detalls, com el de saludar als rivals, o ser respetuós amb ells, conseguim que inconcientment ho relacionen amb una part més de l'esport, o una norma, que complirán cada cop que realitzen l'activitat física.

El que vull dir és que és més fàcil aprendre en un àmbit on t'ho passes bé (com l'esport), que no en un on no és així.

Josep Mª Santamatilde Peris

A2-09- OBESIDAD ha dit...

¡Hola a todos los seguidores! Decirte Vicente que creo que has acertado en tu elección y en la forma de expresarnos tu punto de vista. Yo tamnbién he visto la película, ya hace tiempo, y la verdad es que me impacto ya que esta no es de las típicas americanadas que estamos acostumbrados a ver todos, sino que nos muestra un equipo y un entrenador el cual prioriza una serie de valores por delante de todo como puede es el hacer pensar que hay toda una vida por delante y que para ello hay que trabajar y esforzarse (por ejemplo el cumplir con sus deberes academicos). A parte decir que se puede ver como la actividad física es un medio "excelente" para transmitir valores como es el juego limpio, el saludar al oponente como bien dice mi compañero Josep y sobretodo el de convivir con mas gente y crear vinculos de compañerismo y lucha por un mismo objetivo.
Es por ello que concluyo que tu elección, Vicente, es muy acertada ya que puede ser una forma o estrategía de abrir los ojos a todos aquellos interesados en el ámbito de educación física como medio o vehiculo en la transmisión de valores.

IGNACIO OLCINA GIMENEZ

A2-09- OBESIDAD ha dit...

¡Gran película y gran post de nuestro compañero Vicente!
Gracias al recordatorio de esta película “Coach Carter, podemos extraer muchos valores que con la Educación Física se pueden conseguir. Aunque es una utopía comparar los campeonatos universitarios americanos con los españoles en este caso, puedo decir personalmente que aquí no se valora nada la figura del deportista universitario.
En América tienen becas para los deportistas y las ausencias en clases y exámenes están justificadas por el máximo organismo de la propia universidad (cambio de exámenes). Por el contrario, aquí en España (en concreto en la propia FCAFE) no sabéis la cantidad de problemas que ponen a la hora de que vayas a jugar en el equipo universitario. Muchos profesores no les sirve de nada ni los mismos justificantes de la propia universidad, con lo que si tienes alguna práctica simplemente te la cuentan como falta. Por estas cosas pienso hay un menor nivel en estas ligas ya que la gente no está suficiente motivada y no arriesga a que se les pueda complicar asignaturas de la carrera ya que profesores no tienen en cuenta nada de esto.
Con esto no quiero decir que seas un “Dios” gracias a jugar en cualquier equipo universitario y que tengas ventajas sobre los demás, pero sí que te den facilidades y que tengan en cuenta los permisos por parte de la universidad, ya que cuesta sacrificio poder llegar hasta ahí. Ya que si los propios profesores de la carrera FCAFE no dan pie y no motivan a poder estar en estos equipos ¿Quién lo va hacer? ¿No creéis qué es contradictorio?
Para terminar, decir como bien sabemos todos que la combinación de los resultados académicos puedan llevar a poder hacer lo que quieres, es decir, practicar deporte, la gente estará más motivada a la hora de formarse ya que aparte estará formando su propio futuro.

Antonio Reina Gutiérrez

sandy_rc8 ha dit...

¡Esta película es una pasada! ¡Me encanta!
Mi padre, que es profesor de E.F. me preguntó si conocía alguna película de la que se pudiera extraer "jugo" para realizar una actividad en clase con sus alumnos. Le di unos cuantos títulos y entre ellas estaba esta película. Días después, le pregunté como le había funcionado la actividad con la película y me dijo que sus alumnos habían sacado unas ideas muy interesantes y que el debate posterior fue muy enriquecedor para todos.

Sandra Roig Castellar

Sara ha dit...

Como hemos podido comprobar el uso de recursos poco tradicionales como en este caso son las películas, o los fragmentos de estas hoy en día adquieren mayor valor en el proceso de enseñanza hacia nuestros alumnos. En algunas asignaturas de la carrera, nos han puesto fragmentos de películas que amplían conceptos teóricos y nos facilitan el entendimiento y en su fruto el aprendizaje de estos. Quizá el uso de este tipo de herramientas en la EF y en otras asignaturas ayuden al alumno a extraer los valores que marcaran el camino que deben seguir.

Coach Carter, entre otras muchas es una película que caracteriza al deporte de los valores que deberían predominar no solo en el juego sino en la vida real, por ello felicito al autor del post ya que nos ha mostrado otra herramienta que podremos utilizar en nuestro futuro como docentes, entrenadores, técnicos, gestores, etc., de un modo satisfactorio. Estas películas hay veces que exageran mucho las cosas y comparto que no es igual el modo de entender el deporte universitario aquí que en otros países, pero a veces son las exageraciones las que hacen que te quedes con algo, ya que si no se “monumentase” no te quedarías con nada.

Sara Pérez Cano

Marcelo ha dit...

Por una parte me gustaría comentar, que en EEUU es casi imposible que una persona pobre pueda acceder a la universidad dado que los precios de las mismas son casi absurdos. El deporte es una de las pocas posibilidades para muchos alumnos para acceder a los estudios universitarios. Con lo que me quedo de la película es el intento de profesor de transmitir conceptos como respeto a los horarios, a los compañeros y disciplina a unos chavales que claramente antes de su llegada no tenían respeto a nada ni a su futuro. Se puede criticar la conducta del profesor de la película,dado que utilizaba una estricta disciplina física y los castigos corporales como la solución para tratar a chavales conflictivos, pero la situación no era tampoco de las más fáciles. El entrenador Carter no es el mejor ejemplo para la practica docente que desarrollaremos en nuestras clases.

sanvic1987 ha dit...

He querido realizar un comentario de este post por que me parecía interesante la película y los valores que se dan en ella por parte del protagonista y sus alumnos, la verdad es que no la he visto entera, solo los trozos de ella, que Vicent nos ha aconsejado que veamos y la verdad me parece una película que tiene que ver mucho con la realidad.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es la inculcación de valores de el profesor a sus alumnos y creo que es la educación física una de las asignaturas dentro del curriculum escolar, que más se puede acercarse a inculcar estos valores y formar a personas tanto intelectual como físicamente. Ya que el profesor en este caso es el entrenador de baloncesto esta en contacto con ellos sabe cuales son los problemas que tiene el grupo y solo el es capaz de cambiar ese sistema de enseñanza adaptándolo o en este caso poniendo una serie de normas para que sus alumnos/ jugadores tomen una autonomía y desarrollen el proceso de enseñanza aprendizaje de la mejor manera posible. En las clases de educación física que están dentro del curriculum escolar están orientadas a desarrollar la mejora global de la persona, tanto cognitiva, motriz, expresivamente, hacia un bienestar social, físico y mental.

Es por ello que estos valores solo se pueden dar en la asignatura de educación física por el contexto donde se desarrollan. En este sentido estamos aun dentro de un cambio que no se ha completado todavía que es el que la asignatura de educación física se iguale a las demás asignaturas que forman el curriculum escolar, porque creo que aun falta asimilar de la importancia y los valores que he comentada antes que nos transmite esta asignatura y los profesores tenemos que ser los primeros en contribuir para que se consiga el reconocimiento que se merece.

Para acabar y como dice mi compañero el Ruso que mejor manera que aprender con algo que te gusta, como es el deporte, a aprender en ámbito donde estas incomodo.


Santiago Villanueva Castelló.

Rafa Monzo Garcia ha dit...

Primero que nada enhorabuena por el post y por tener la gran idea de hacerlo relacionado con una pelicula,ya que considero que el cine es algo que gusta a todo el mundo, y si es cine y deporte,pues mucho mejor :)

Pero vamos a lo realmente importante, solo tengo que decir que vicente esta realmente en lo cierto en todo lo que expone.
Nuestro gran objetivo como futuros educadores es el de conseguir inculcar en nuestros alumnos algunos de los valores que presenta el entrenador Carter, y aunque hay muchisimos mas que estan a la orden del dia pero que no se representan en la pelicula si que es una buena base y un buen fragmento de lo que nosotros debemos y podremos conseguir.

Rafa Monzo Garcia

Albero ha dit...

En primer lugar felicitarte por el post que has realizado y en segundo darte las gracias por darme a conocer esta película. La verdad es que a mí me encantan estas películas en las que el deporte se plantea de forma aparentemente utópica como transformadora de aspectos sociales. A este respecto quería añadir mis dos películas preferidas que utilizan el deporte de un modo similar. Éstas son Titanes, hicieron historia (2000) y, la reciente y conocida Invictus (2009). Ambas tienen en común que, en un contexto y dimensionalidad distintos, utilizan el deporte para dar solución a problemas racistas.

Otro punto común es que las dos, como la pelñicula que se nos presenta en el post, está basada en hechos reales. Con esto se nos demuestra que nada es tan malo ni tan bueno, simplemente que el deporte se nos puede plantear como un arma de doble filo. Por un lado puede ser un excelente recurso para mejorar y potenciar la educación de los alumnos pero, mal planteado puede arruinar la educación y, quizás, la vida de una persona. Además, hemos de darnos cuenta también que orientar el deporte hacia el rendimiento no quiere decir abandonar culaquier aspecto educativo sino lo contrario, ambos factores deben converger en el deporte. Por tanto, lo más importante es seleccionar y/o formar meticulosamente a quien se le cede esta valiosa y, a la vez, peligrosa arma llamade deporte.