dimecres, 2 de febrer de 2011

¿Qué responsabilidad tenemos en las acciones de nuestros alumnos? ¿Cómo actuar ante el maltrato entre compañeros?

Por José Manuel Benavente Cortés,
estudiante de Diseño Curricular de la EF

Las preguntas que forman el título de este artículo me surgieron al ver una película realmente dura, que se basa en los fatídicos hechos de la matanza del Instituto Columbine en EEUU. He de decir que no relata exactamente dicha matanza, sino que se inspira en ella para desarrollar unos acontecimientos similares que me hicieron sentir en algunos momentos una impotencia brutal, agónica. La película en cuestión se llama Klass (The class - La Clase) (2009), rodada en Estonia, y os la recomiendo a todos.


Me llamaron mucho la atención algunas situaciones y comportamientos de los protagonistas de la película, pero sobre todo la actitud de los profesores en cuestión. No importa la asignatura, en Educación Física, Matemáticas, Inglés, etc. cualquier momento es bueno para maltratar a Joseph, el objetivo de toda la clase. Lo más doloroso es ver la parsimonia de todos los profesores que ni se inmutan cuando ven estos actos inmorales. No sé hasta qué punto pueden suceder este tipo de situaciones en nuestras aulas, pero realmente espero que sea las mínimas. Aquí viene la primera pregunta del título, “¿qué responsabilidad tenemos en las acciones de nuestros alumnos?”. Bajo mi punto de vista, los profesores tienen una gran responsabilidad de lo que sucede en las aulas, y por ello, un profesor que no pone límite a las acciones de sus alumnos, o que no se adentra en busca de la solución de los posibles problemas entre ellos, es en parte responsable de los actos de los mismos. No se puede perder el control en situaciones que se pueden convertir en algo tan grave como esto, y por esa razón, se debe conocer a los alumnos y adecuar el tipo de actividades de manera que se facilite una buena relación entre ellos, o que al menos, se impida las situaciones que pueden desencadenar en actos violentos. ¿Qué opináis vosotros? Muchos de nosotros probablemente acabemos en la docencia, y creo que durante la carrera adquirimos muchos conocimientos, pero ¿cómo actuar si nos encontramos una situación así? Yo tengo claro que intentaré evitarlo por todos los medios indagando en el problema para solucionarlo de inmediato, pero son situaciones en las que se pueden perder los nervios y probablemente arrepentirse de haberse metido en medio. Yo creo que merece la pena intentarlo asumiendo las consecuencias, pues si nosotros los futuros docentes no damos ejemplo… ¿quién lo dará?

Por último me gustaría añadir algo más relacionado con nuestra asignatura, y para ello me sirvo de los conocimientos adquiridos hasta el momento y me lanzo a realizar una evaluación subjetiva del comportamiento de los profesores y su relación con los modelos de diseño curricular. En la película, da la sensación de no dar importancia a los profesores el maltrato sufrido por Joseph y al final por Kaspar (debido a su intromisión entre agresores y víctima), dando constancia de que resulta irrelevante de cara a las notas finales. Es un instituto en el que no importa lo que suceda, pues los profesores no parecen tener intención de restar puntos por actitud, o de poner sanciones a los alumnos. En este caso, me atrevería a decir (con algo de descaro y no me malinterpretéis), que estamos ante un modelo técnico, en el que lo importante son los resultados, y en el que la dimensión ética y moral no existe. No tienen relevancia las actitudes de compañerismo, cooperación, participación, compromiso, esfuerzo, etc. puesto que lo que vemos durante la película, es un montón de situaciones gravísimas que pasan por alto los profesores haciendo “la vista gorda” para evitar “mancharse” las manos. Para mí, esto es indignante, y vale, no deja de ser una película, pero no debemos olvidar que está… “basada en hechos reales”.

Espero que alguien viera esta película en su día, porque hay mucho que comentar sobre ella, y si no, os recomiendo totalmente que la veáis puesto que os hará reflexionar de verdad y preguntaros si realmente estamos preparados para afrontar situaciones de este tipo. Sin más, espero que os guste.